Despliega el menú
Ocio y Cultura

Sergio Royo: "Escribir me salva cuando siento que nada más lo puede hacer"

El zaragozano, profesor de Inglés, publica su segundo libro, ‘Viviendo en tiempo brutal’ (Pregunta, 2018) y traduce a la poeta americana Lyn Coffin.

Sergio Royo se asoma al exterior y cuenta qué pasa
Sergio Royo: "Escribir me salva cuando siento que nada más lo puede hacer"
José Miguel Marco

Si piensa en la literatura, ¿qué imágenes iniciales le vienen a la cabeza?

Una taza de café, una ventana abierta en un piso y una librería con los libros desordenados

¿Cómo ha vivido su adolescencia y la ciudad, que están muy presentes en sus relatos?

Creo que hablo mucho de la adolescencia y de la juventud porque las tengo todavía recientes. Se forja mucho de lo que somos y vas encontrando tu forma de mirar el mundo. Observo la ciudad, Zaragoza, como quien se detiene en un paisaje de montaña y exploro lo que me causa.

¿Cómo nace el escritor?

Creo que tú no encuentras a la literatura, sino que la literatura te encuentra. Hubo cosas en mi vida que no comprendí, y cuando no comprendes algo, tienes que explorar cómo te sientes. A partir de ahí surgen inquietudes, formas de ver el mundo, y las sacas. En mi caso, la literatura es consecuencia no sé muy bien de qué.

¿Cómo surgió su primer libro, ‘El dolor del cristal’ (Pregunta, 2016), intimista y desgarrador?

De dentro, de muy adentro. Cuando no tienes experiencia para contar historias, lo que cuentas son tus miedos, tus inquietudes más reales.

¿Por qué eligió el género del cuento como expresión?

Porque el cuento es un fogonazo, una idea brillante, que permite focalizar tus esfuerzos durante un tiempo y después pasar a otra historia. Admiro a los aragoneses Carlos Castán y Óscar Sipán; me apasionan en su concepción de la nostalgia. Y admiro a Raymond Carver y Alice Munro, maestros de la brevedad. Los cuatro se fijan en lo cotidiano y en lo que a todos nos inquieta aunque lo hagan desde perspectivas distintas. El cuento tiene que rasgar.

¿Para quién se escribe? ¿Se hace desde la sinceridad, la necesidad o la conciencia artística?

En mi caso, la sinceridad y la necesidad son claves. No tanto la conciencia artística, no me siento y digo: "Estoy creando arte". Escribir me salva cuando siento que nada más lo puede hacer.

En el año 2018 aparecía ‘Viviendo en tiempo brutal’ (Pregunta, 2018), salía de usted mismo y miraba el exterior. ¿Qué pasó?

Me parece que soy más inteligente y más maduro en mi forma de contar las historias y que también exploro más temas. La infidelidad, las dobles caras, el cambio y la incertidumbre, nuestras propias contradicciones. Hay más relatos de personajes, más trama, manteniendo la reflexión que creo que es lo que me define como autor.

¿En qué es brutal este tiempo?

Podríamos ir a lo obvio, la situación precaria y las dificultades para la juventud, la esclavitud tecnológica, la poca personalización, los conflictos ideológicos…, pero más allá de eso, creo que lo brutal de este tiempo no es distinto a lo brutal en tiempos de Pío Baroja: ese "de repente" que te cambia la vida. Es lo que le pasa a los personajes.

¿Cómo ve un joven como usted a los jóvenes?

Es una enorme pregunta. Con recelo, claro, con algo de desconfianza. No sé qué nos lleva a comportarnos como nos comportamos, en redes sociales, en el día a día. Pero creo en el talento y también creo que no todo está perdido: conozco a mucha gente comprometida y que se cuestiona las cosas. Creo que eso es lo primero, cuestionarse el mundo. A partir de ahí, todo es posible.

¿Cómo surgió la idea de publicar ‘Esta vida verde’, la poesía de la norteamericana Lyn Coffin?

Mis editores en Pregunta me lo propusieron. Traduje una antología, con todo lo que eso conlleva. Muchas voces en una, evolución en la obra, diferentes etapas. Es una autora ambiciosa y que bebe mucho de las referencias, muy rica intertextualmente. Traducir es reescribir, es jugar y explorar el lenguaje. Creo que traduciendo creces como escritor, como quien entrena sin darse cuenta de que lo está haciendo.

Estamos en vísperas de Reyes. ¿Qué tres libros nos sugeriría?

‘¿Qué vas a hacer con el resto de tu vida?’, de Laura Ferrero, ‘Mudar de piel’, de Marcos Giralt Torrente, y ‘La pasión’, de Jeanette Winterson.

Etiquetas
Comentarios