Despliega el menú
Ocio y Cultura

Agoney: "En OT se aprende mucho, pero terminas acabadísimo física y mentalmente"

El exconcursante de Operación Triunfo 2017 cierra su gira en solitario en el Teatro de las Esquinas de Zaragoza.

Agoney, exconcursante de OT 2017, cierra su gira en Zaragoza.
Agoney, exconcursante de OT 2017, cierra su gira en Zaragoza.
Instagram

Agoney, exconcursante y sexto clasificado del concurso de RTVE Operación Triunfo 2017, llega a Zaragoza para ofrecer el último concierto de su gira en solitario. La cita es este viernes, 14 de diciembre, a las 22 horas, en el Teatro de las Esquinas.

Has dicho en Twitter que “lo que pase en Zaragoza se queda en Zaragoza”, ¿qué va a pasar? ¿va a haber alguna sorpresa?

Sonarán muchas más canciones que en otros conciertos. Es el último de la pequeña gira que hice ligada a Operación Triunfo, un punto y aparte que hago en mi carrera, y lo quiero disfrutar de una manera diferente. Quiero que la gente me mire a los ojos y pueda disfrutar de verdad, que no me miren a través de una pantalla. A veces, la gente está en directo y me acerco y ni me miran a los ojos, es un poco frío.

Vienes a Zaragoza por el apoyo de tus fans a través de la iniciativa #FanFunding de ‘Shows on demand’ y ha sido una de las ciudades más votadas, tienes muchos seguidores aquí…

Es muy fuerte. Cuando me propusieron esta gira, me quedé embobado mirando el ordenador porque solo veía números y decía ‘¿qué son estos números?’, y me explicaron que eran las cifras de los votos que hacían los fans para llevarme a su ciudad. Yo dije ‘¿cómo puede existir algo tan maravilloso?’ (risas). Para mí es un honor ir a las ciudades donde sé que me quieren escuchar, no vas a ciegas, vas sabiendo que el público de esa ciudad te quiere, y para mí es un honor cerrar en Zaragoza.

Tu participación en Operación Triunfo 2017 te ha hecho pasar de 0 a 100 en muy poco tiempo, ¿qué ha cambiado y qué sigue igual en tu vida?

Yo intento que todo siga igual para mantener un poco la cabeza en su sitio, lo necesito. De hecho, cuando estoy mucho tiempo seguido en sitios que no conozco, con gente que no conozco… me agobio un poco. Entonces, aunque trabaje unas semanas fuera de casa, intento siempre volver unos días, encerrarme en mi habitación y sentirme yo mismo, estar con mi perrita, con mi familia, haciéndome la comida… seguir igual que siempre. Y, claro, en lo profesional claro que ha cambiado todo porque la gente me escucha porque quiere y eso es lo que yo quería conseguir.

¿Cómo se vive el concurso desde dentro?

Ahora que tengo la posibilidad de verlo desde fuera, parece tan fácil… Es muy duro y me resulta curioso lo fácil que se ve desde fuera. Se aprende mucho, pero llevas un agotamiento terrible, tanto física como mentalmente, y terminas el programa acabadísimo, entonces necesitas recuperarte y dormir un poquito para asimilar todo y darte cuenta de todo lo que has aprendido.

Ahora tienes un single, ‘Quizás’, que ha sido nº1 de iTunes y que tiene cerca de 4 millones de visualizaciones en Youtube…

Es muy bonito. En mi cabeza solo hay una palabra y es trabajo. Los números para mí no significan tanto como llegar a un escenario y ver la cara de la gente, allí es donde yo realmente me doy cuenta de si las cosas van bien o no. Los números para las discográficas…

¿Te da miedo que ese éxito se acabe?

No, porque estoy haciendo lo que me gusta, ya lo hacía antes de entrar a OT. Es un paso más que hago. Lo que me da miedo es no ser feliz. Justo cuando salí de la academia era cuando más conciertos había y de todo, y era cuando menos feliz estaba porque estaba muy alejado de mi familia, estaba un poco triste, no sabía muy bien qué estaba pasando en el mundo… Pero ahora que estoy con los pies nuevamente en la tierra y puedo estar con mi familia y trabajar, ahora sí que soy feliz.

Dentro y fuera de OT te has convertido en abanderado del colectivo LGTB, ¿crees que ha tenido alguna repercusión en el público?

Yo creo que sí. Las cosas que he hecho las he hecho siempre sin ningún tipo de intención, lo he hecho porque yo creo que es lo correcto y tiro para delante. Justo hace un año de ‘Manos vacías’ y eso simplemente fue un paso, pero ha habido muchos más. Para mí, reivindicar cosas no es simplemente poner un tuit o dar me gusta a algo, es ser uno de los pregoneros del orgullo, es componer una canción sobre la libertad, es defender ese lema del amor, la libertad y la visibilidad.

También has tenido ‘haters’ que te han criticado por tu estética, por ir maquillado…

Este último año he aprendido tanto… Para mí, 2018 ha sido el año más caótico de mi vida, para lo bueno y para lo malo. Lo que más he aprendido este año es a hacer lo que me apetece sin importarme lo que me digan. Coger las cosas buenas y ‘pa fuera lo malo’, como dicen mis compañeras (risas). Así que a quien no le guste, lo siento mucho, ya habrá otros artistas que le puedan gustar y yo seguiré siendo yo.

¿Cómo llevas esa exposición mediática en redes sociales y esa búsqueda constante de la polémica?

Pues ya con risa… Cada paso que doy se analiza. Cuando entré a la academia, había hablado con los Javis en producción y, cuando salí, estaban las cámaras allí y no los saludé porque ya habíamos hablado y había otras personas a las que no había saludado, entonces todo se tergiversa y todo el mundo empieza a comentar ‘ay, que no se saludan, madre mía’. Ya me hace gracia, no presto tanta atención, es lo más sano.

¿Estás siguiendo el programa este año?

Muy poco, afortunadamente eso significa que hay trabajo (risas). Pero un poquito sí que he seguido y obviamente por redes lo que se comenta sí que lo suelo ver.

¿Y quién es tu favorito de esta edición?

Alba me gusta mucho, Marta y Famous. Ellos tres me gustan mucho, tienen algo que me llama la atención. Tengo ganas de conocerlos.

Ha habido mucha polémica con el reparto de canciones para Eurovisión porque hay tres concursantes que se han quedado sin tema, pero en vuestra edición tampoco tuvisteis todos la oportunidad…

Qué va, a mí me dejaron optar a ir a Eurovisión, pero solo con un dueto. Luego, la canción que tenía como solista, que ya se puede escuchar porque la publicó Alberto de Miss Caffeina, tampoco era una canción muy para mí. Es un arma de doble filo porque quizá a una persona le llegan tres temas y a otra solo uno, pero es que a los autores a lo mejor les inspira más componer para esa persona. Es muy complicado.

El año pasado tú querías ir a Eurovisión y te quedaste a las puertas, ¿te gustaría presentarte otro año?

Si hay un tema que sea muy apropiado, que vaya muy acorde a mi voz y que a la gente le guste, yo encantadísimo de ir. Al fin y al cabo, todo lo que sea cantar es muy bonito y representar un país entero con tu voz me parece precioso.

¿Y ahora en qué estás trabajando? ¿cuándo podremos escuchar algo nuevo tuyo?

Ay… Yo cada vez que tengo tiempo libre vengo a casa, enciendo una velita, me siento al piano y me pongo a componer. Voy creando cosas y las voy pasando a mi discográfica, y ya para principios del próximo año van a salir cositas nuevas.

Danos alguna pista, ¿cómo va a ser el estilo, va a seguir la línea de ‘Quizás’?

No, lo que tengo claro es que voy a hacer lo que me apetece. Me han dejado volver a hacer lo que me apetece, así que voy a seguir aprovechando hasta que alguien me corte el grifo.

Etiquetas
Comentarios