Despliega el menú
Ocio y Cultura

Rafael Santandreu: “Podría ser completamente feliz solo con agua y comida”

El autor presenta en Zaragoza su último libro, ‘Nada es tan terrible’, un manual de autoterapia basado en la psicología cognitiva.

Rafael Santandreu: “Podría ser completamente feliz solo con agua y comida”
Rafael Santandreu: “Podría ser completamente feliz solo con agua y comida”
José Miguel Marco

Tras ‘El arte de no amargarse la vida’, ‘Las gafas de la felicidad’ o ‘Ser feliz en Alaska’, el psicólogo y bestseller Rafael Santandreu presenta en el Ámbito Cultural El Corte Inglés de Zaragoza su nuevo libro, ‘Nada es tan terrible’ (Grijalbo), del que se han vendido más de 750.000 ejemplares y ha alcanzado ya su tercera edición.

Se trata de un manual de autoterapia basado en la denominada psicología cognitiva, que, según explica, “es la disciplina más eficaz según muestra varios estudios, incluso más potente que tomar antidepresivos”. En concreto, este manual tiene como objetivo eliminar los miedos de nuestra vida, una misión que resulta aparentemente complicada, pero que, asegura, “es completamente factible si se cree y trabaja conscientemente para ello”, garantiza.

“Curiosamente es una de las escuelas más modernas, pero parte de la filosofía de la Grecia Antigua, y más en concreto de Epíteto, filósofo que en el Siglo I afirmó que no nos afecta lo que nos sucede sino lo que nos decimos acerca de lo que nos sucede”, asevera.

Con su jerga particular, el autor desgrana algunos de los grandes causantes de algunos de los problemas que arrasan en la era actual como la depresión o la ansiedad: la ‘terribilitis’ y la ‘necisititis’. “Tendemos a decirnos a nosotros mismos que cualquier adversidad es el fin del mundo, mientras que existen casos de personas fuertes y felices que creen que ni siquiera la muerte lo es”, asegura. Entre ellos, algunos de los ejemplos que cita en su libro, como el psquiatra austriaco Viktor Frankl, que vivió varios años en un campo de exterminio nazi, o Stephen Hawking quien nunca vio límites en su parálisis.

“Una persona deprimida tiene un dialogo interno que perpetúa este estado y, sin embargo, no se da cuenta de que está constantemente quejándose de todo lo que le pasa. En la mayoría de los casos lo que ocurre es que inventamos carencias agudas en lugar de darle una solución”, indica Santandreu. Por eso, asegura que se requiere de un trabajo constante y casi casi diario para aprender a controlar nuestros pensamientos negativos. “Básicamente consiste en revisar tu diálogo interno y aprender a combatir la ‘necesititis’, esa creencia de que necesitas muchas cosas”, afirma.

Pero, ¿de dónde viene el problema?, en opinión del experto de “una sociedad de mercado que nos vuelve hiperexigentes”. “Nunca en la historia de la humanidad se había necesitado cumplir tantas condiciones, tener estudios, hablar varios idiomas, estar delgado, tener pareja y un buen empleo. Si no cumples uno de los requisitos eres prácticamente un gusano”, explica el autor. Sin embargo, la realidad es que no necesitamos tantas cosas como nos han hecho creer: “El ser humano no ha nacido para ser eficaz, ni guapo ni listo; sino para amar, divertirse, hacer el amor o vivir”.

Algo que, asegura, aplica diariamente en su propia vida. “Yo, para ser feliz, no necesito nada más que agua y comida. Estoy convencido de ello y no me asusta pensar en un cambio”, asevera. Para llegar a este grado de convicción, Santandreu confiesa que vivió en sus propias carnes una crisis que le llevaría a dudar de todo. “En aquel momento llegó a mis manos un libro de Albert Ellis que fue como una iluminación para mí, uno de los padres de la psicología conductual. Cuando dejas de temer te atreves a todo y las cosas simplemente cambian”, afirma.

Tenemos que vernos más

Recientemente el psicólogo ha protagonizado un spot viral titulado ‘Tenemos que vernos más’ en el que plantea una pregunta a la audiencia. ¿Cuánto tiempo pasamos con nuestros seres queridos? La respuesta es clara: no el suficiente. “Creo que el éxito del vídeo radica en que se centra en la disonancia existente y la incoherencia entre lo que hacemos y el sistema de valores que nos han impuesto”, asegura.

“Tenemos tal necesidad de tantas cosas que vamos todo el día de culo sin darle importancia a lo que realmente la tiene, y lamentablemente las únicas personas que se dan cuenta son las que han pasado por una situación límite como una enfermedad o un accidente”, reflexiona.

En su opinión, la clave para ser feliz pasa por dos realidades fundamentales, “no quejarse y se capaz de valorar las oportunidades y de disfrutar del momento”. “Realmente no hay nada de lo que quejarse, ni el peor de los casos debería de ser un motivo para hacernos infelices. Creo que se puede ser feliz a pesar de prácticamente todo”, explica. Un discurso que, reconoce, en ciertos casos le ha hecho protagonizar alguna que otra polémica. “Es normal porque va en contra de lo que mucha gente ha creído toda su vida, y si yo tengo razón es que ellos no la tienen y hay gente que no lo tolera”, explica.

“Soy consciente de que mi pensamiento levanta ampollas pero no me importan las críticas, para mí las críticas exageradas provienen de mentes enfermas que lo que necesitan es mi amor y compresión”, asegura.

Etiquetas
Comentarios