Despliega el menú
Ocio y Cultura

Guiños del destino y un libro, 'Tú tan cáncer y yo tan virgo'

La escritora Begoña Oro y el investigador Alberto J. Schuh-macher presentaron esta obra "emotiva, mágica y divertida".

Alberto J. Schuhmacher, Begoña Oro, María Frisa y Ana Palou, en la Real Academia de Medicina.
Alberto J. Schuhmacher, Begoña Oro, María Frisa y Ana Palou, en la Real Academia de Medicina.
Toni Galán

Dos guiños del destino unieron a Begoña Oro y al investigador oncológico Alberto J. Schuhmacher. Ella le conoció en una charla de la Asociación Española contra el Cáncer y le dio las gracias por su trabajo. Al día siguiente, él leyó en HERALDO una entrevista a Begoña Oro y supo que era escritora. Esa fue la semilla y este lunes se recogió la cosecha: el libro ‘Tú tan cáncer y yo tan virgo’ (Ed. Montena).

La puesta de largo se celebró en la Real Academia de Medicina de Zaragoza. Fue un acto "emotivo, mágico y divertido". Así se adjetiva el libro en la contracubierta, tal y como recordó la editora Ana Palou, y así se desarrolló la presentación a partes iguales.

Alberto comentó que le lanzó a la escritora el reto de publicar "un libro para adolescentes sobre el cáncer; si lo hubiera hecho yo habría resultado un manual de oncología molecular, nada que ver con la maravilla que ha quedado".

"Ha sido fácil trabajar juntos –subrayó Begoña Oro– porque he descansado toda la parte científica en él". "Ella me insistía mucho en que tenía ser una historia bonita, de amor y con humor", matizó su compañero. En fin, que entre los dos han conseguido desdramatizar el cáncer. "Este martes en día más de la mitad de los cánceres se curan", insistió Alberto. Y su compañera puso la guinda: "Ya no tiene esa connotación tan tenebrosa y hay que hacerlo saber".

Al hablar de la parte divertida, Begoña Oro comentó que "leyéndolo casi te ríes más que lloras, pero es que la vida es así, se mezcla todo". Sin embargo, a la presentadora, la escritora María Frisa, le conmovió más que le hizo reír, "y eso que tengo el corazón de piedra".

Casi todos los asistentes se fueron con un ejemplar debajo del brazo. Entre otros, el padre de la escritora, el investigador Luis Oro; el bibliófilo José Luis Melero; el decano de Ciencias, Luis Oriol; la concejala Leticia Crespo; José Carlos Aguelo y Elías Sobrecasas, del café El Plata, y ejerciendo de anfitrión, el vicepresidente de la Academia, Gregorio García Julián.

Etiquetas
Comentarios