Despliega el menú
Ocio y Cultura

Encarni Corrales: "La improvisación es un teatro vivo y actual, me da la vida"

La actriz es directora artística de Zaragoza Improvisa, que ahora se celebra con 45 participantes de España, Francia, Colombia y Argentina.

Encarni Corrales, actriz y pionera en el teatro de la improvisación.
Encarni Corrales, actriz y pionera en el teatro de la improvisación.
Guillermo Mestre

No he preparado la entrevista.

Ni yo tampoco.

Entonces, ¿improvisamos?

Por favor, improvisa.

¿Qué cree que debería de preguntarle para empezar?

¿Quién es Encarni Corrales?

Adelante.

Soy una sevillana que se vino a Zaragoza por amor a un maño y por amor al arte. Decidí dejar las carreras de Psicopedagogía y de maestra de Infantil para dedicarme al teatro, siempre presente en mi familia como integrante de la Agrupación Álvarez Quintero.

En las artes escénicas desde niña.

El teatro lo he visto siempre de pequeña como algo muy cercano, haciendo los deberes en el camerino, yendo de bolos... Al llegar a Zaragoza monté la compañía Teatro Indigesto (2007) con J. J. Sánchez, Alberto Salvador, Laura Tejero y Vicente Velázquez.

Y, entonces, le picó el gusanillo del teatro espontáneo, la ‘impro’.

La ‘impro’ se nutre del teatro vanguardista, contemporáneo, clásico... es algo que me da la vida porque es un arte vivo y actual.

¿Qué es la ‘impro’?

Se hace con los actores y el público en directo, sobre la marcha. Un arte donde no solo eres actriz, sino también directora, dramaturga,... No somos de hacer subir mucho al público al escenario, pero sí buscamos su participación como impulsor del espectáculo.

¿Es un género sin guión?

Tiene un esqueleto. El guión puede ser lo que preocupa a un personaje, sus lugares... Exige entrenamiento físico, conocer la actualidad, saber qué le preocupa al ciudadano, casi siempre, con una estructura cinematográfica. Por ejemplo, sabemos antes de empezar la función que tenemos que hablar del café, del tranvía y de la mujer. Previamente me documento, pero no sé qué diré, aunque seguro que todo estará argumentado. No es lo mismo que estar en un bar con los amigos... Todos improvisamos para llegar a fin de mes, pero aquí hay siempre una profesionalización de la disciplina artística.

¿Quiénes improvisan en Aragón?

Hay muy buena improvisación y muy diferente. Cada compañía tiene su sello y estilo particular. Club Desastre, que fueron pioneros en el Juan Sebastián Bar de Zaragoza, aportan un formato de juegos; Improbicha, muy al estilo Chejov, es un teatro más tranquilo; están Brainstorming y los Puntos Je. También se han envenenado con la ‘impro’ actores como Alfonso Palomares, Laura Gómez-Lacueva, Marisol Aznar, José Luis Esteban y Diego Peña, entre otros.

¿Qué momento vive el género?

En Aragón, y a nivel nacional, muy bueno. El público viene al teatro a vivir una experiencia. Es un teatro muy actual que está generando nuevos públicos.

¿Hay también mujeres?

Hay muchas en las artes escénicas que son muy buenas. Tienen que salir, ¡que se animen a improvisar!

Teatro Indigesto aconstumbra a llenar las salas. ¿Por qué triunfa la ‘impro’?

Es un teatro que escucha a la sociedad, como lo hicieron en su día Lorca, Valle-Inclán,... Está impregnado de las nuevas tecnologías y de las redes sociales. Además, le hace sentirse al público dentro del espectáculo como ‘voyeur’ o como partícipe.

¿Es un arte justamente valorado?

Llenamos teatros, la gente se emociona y se sorprende. Poco a poco, se está haciendo un hueco, pero queda mucho camino por recorrer.

Desde el pasado miércoles, se celebra en Zaragoza el certamen Zaragoza Improvisa, del que usted es directora artística. ¿En qué consiste?

Es un encuentro de artistas y aficionados a la improvisación que cuenta con lo mejor de cada casa de España. Es ‘impro’ en estado puro para artistas y público.

¿Es humor?

Es emoción, pero dentro también están la alegría y la felicidad. La improvisación puede ser más dogmática, más de absurdo, de ciencia-ficción, de humor de comedia...

¿Tiene un punto gamberro?

Depende del formato. Teatro Indigesto, sí, lo que nos permite decir, con respeto, cosas que otros no se atreven.

El humorista Dani Mateo tuvo que disculparse por sonarse los mocos en una bandera de España en ‘El intermedio’ de la Sexta.

Hay mucha gente aburrida en el mundo. Coartar la libertad de expresión es un paso atrás para la sociedad. Hay que saber decir las cosas bien documentados, con mucho arte, pero si no te gusta, no lo veas.

Actriz, improvisadora, directora, payasa, cantante..., y también investigadora en psicología clínica con pacientes con trastornos de personalidad y conducta alimentaria… Con este currículo podría hasta ser profesora en la academia del concurso ‘Operación triunfo’.

En según qué programas televisivos no me verán, igual que tampoco delante de una vaquilla. Me dan mucho miedo.

Los próximos meses de diciembre y enero va impartir el IV Taller de Monólogos para Científicos de la Universidad de Zaragoza. ¿La risa es compatible con un científico hablando de nanopartículas o física nuclear?

No solo sino también necesario. Son gente grandiosa por hacer llegar al público al nivel de usuario sus conocimientos con humor o emoción.

Dan charlas en prisiones, hospitales, colegios... con un público especial.

Intento darles a los investigadores herramientas para que sepan escuchar qué tipo de público tienen delante y adaptar así su lenguaje.

A qué otros sectores iría bien este entrenamiento.

A todos porque no sabemos comunicarnos.

¿La risa sirve también para curar el alma?

La risa es vida, una manera de poder comunicar cualquier mensaje positivamente.

Etiquetas
Comentarios