Despliega el menú
Ocio y Cultura

El recuerdo de Labordeta sigue muy vivo

Ana Belén, Los Titiriteros de Binéfar, Mariano Anós, Almudena Grandes, el Padre Ángel y Gervasio Sánchez, premiados por su Fundación.

Paco Paricio, Pilar Amorós, Juana de Grandes, Almudena Grandes, Gervasio Sánchez, Ana Belén, Mariano Anós y el Padre Ángel, en el Teatro Principal, en los IV premios José Antonio Labordeta.
Paco Paricio, Pilar Amorós, Juana de Grandes, Almudena Grandes, Gervasio Sánchez, Ana Belén, Mariano Anós y el Padre Ángel, en el Teatro Principal, en los IV premios José Antonio Labordeta.
Aránzazu Navarro

Un vendaval de emociones recorrió este martes el Teatro Principal. Se celebró la cuarta edición de los premios que otorga la Fundación José Antonio Labordeta y durante su desarrollo quedó claro que el pulso vital de su recuerdo, su música y su poesía sigue siendo intenso.

El grupo La Almeta abrió la gala con ‘Banderas rotas’. No fue la única canción que se escuchó. Luego llegaron ‘Pregón’ y ‘No cojas las acerollas’, y fuera de guión, Los Titiriteros de Binéfar, que recibieron el Premio Aragón por sus 40 años recorriendo medio mundo con sus ‘moñacos’, cantaron ‘Arremójate la tripa’. Paco Paricio anunció, en medio de una trepidante puesta en escena a la que se sumó el cabezudo de Labordeta, que el tema se incluirá en su nuevo disco.

Antes de entregar los galardones, se le rindió un homenaje a Emilio Gastón. Su viuda, Mari Carmen Gascón, compartió anécdotas que los dos protagonistas de la velada vivieron "desde muy pequeños, cuando miraban juntos al cielo". "Se han ido –prosiguió–, pero los demás tenemos que seguir actuando porque el futuro es posible, tal y como decía Emilio en un poema: ‘Seguiré la lucha en subjuntivo como si pudiera o pudiese’.

El galardón a las Artes lo recibió el director y dramaturgo Mariano Anós, uno de los artífices de la profesionalización del teatro independiente en Aragón. Con Labordeta tuvo una relación "muy gratificante en la que nunca faltó el sentido del humor".

De entregar los premios se encargaron jóvenes vinculados a las distintas categorías. La de comunicación fue para periodista Gervasio Sánchez. Habló de la coherencia y de los principios y valores de José Antonio; su intervención tuvo un punto reivindicativo al asegurar que "las armas que se disparan lejos se financian cerca", y la cerró emocionado al recordar a cuatro personas "muy cercanas" que han fallecido en los últimos meses.

El joven poeta David Conde le entregó a la escritora Almudena Grandes el de Literatura. "Me emociona y enorgullece tener un premio que lleva este nombre", dijo. Tras el galardón a Los Titiriteros de Binéfar, llegó el de los Valores Humanos al Padre Ángel. Recién llegado de Ecuador, confesó su deseo de "contagiarse" y querer imitar la vida y el ejemplo del cantautor aragonés.

A la gala asistieron sus hijas, Paula, Ana y Ángela, y su viuda, Juana de Grandes, presidenta de la Fundación, que fue la última en subir al escenario a entregar el galardón a todo una carrera. Lo recibió la actriz y cantante Ana Belén. "No es un premio más –confesó–, lleva el nombre de una persona a la que todos queremos, respetamos y a la que, de alguna forma, tantos tratamos de acercarnos e igualar".

Etiquetas
Comentarios