Despliega el menú
Ocio y Cultura

Músicos y críticos aragoneses analizan el fenómeno Rosalía

Músicos, críticos y escritores aragoneses analizan el fenómeno de la cantante, tras la publicación de su segundo álbum: 'El mal querer'.

Rosalía, durante su intensa actuación en Bilbao en los MTV Europe Music Awards.
Rosalía, durante su intensa actuación en Bilbao en los MTV Europe Music Awards.
Vincent West /Reuters.

¿Qué está pasando con Rosalía, Rosalía Vila Tobella (San Esteban de Sasroviras, Barcelona, 1993)? Toque lo que toque, lo convierte en oro, en atracción y deslumbramiento, en piedra de idolatría y debate. Deslumbró al mundo, del flamenco y del jazz, con su primer álbum, ‘Los Ángeles’ (2017), realizado en colaboración con el guitarrista y compositor Refree, y con el segundo, ‘El mal querer’, que ha ido administrando a cuentagotas, ya vuela de éxito en éxito: ahí están sus sencillos ‘Malamente’, ‘Pienso en tu mirᒠo ‘Di mi nombre’, que han generado debates, millones de descargas y algo parecido a la veneración. Y este fin de semana ha vuelto a enamorar, o sorprender, en Bilbao, en los MTV Europe Music Awards, donde se comportó como una diva, como una reina del espectáculo o como una llamarada de movimiento, osadía y belleza, y un nuevo emblema del feminismo. Parece que cautivó al público y al mundo aún más que Janet Jackson y Camila Cabello.

¿Cuál es su secreto, por qué impacta tanto? ¿Por qué Rosalía, la misma que cantó de maravilla ‘Aunque es de noche’, basada en un texto de San Juan de la Cruz, suscita polémicas o interrogantes acerca de su apuesta por el flamenco y por un feminismo más o menos frontal? Hemos consultado con algunos expertos aragoneses -compositores, intérpretes, periodistas y escritores- para analizar este ascenso que parece irresistible.

Rosalía, Camila Cabello y Janet Jackson ponen al rojo vivo la gala de los MTV

Rosalía, durante su intensa actuación en Bilbao en los MTV Europe Music Awards. (Reuters)

La cantante y presentadora de Aragón TV Sara Comín es tajante y breve: “Rosalía me parece un torrente fresco, una creadora y un talento descomunal”. Jorge Usón, actor y cantante, es igual de apasionado. Dice: “Rosalía me parece una estrella recién nacida. Yo no la sigo de cerca pero me parece que es genuina en la fusión de música, moda y espectáculo. Creo que llega en el momento preciso, que está muy bien asesorada y que canta y baila muy bien. Es una Madonna de España, una Beyoncé por soleares. Y va a arrasar internacionalmente”. Curiosamente, el escritor, locutor y DJ Miguel Mena coincide en esta apreciación : “Me parece que Rosalía, entre otras muchas, añade otra influencia potente como es Beyoncé”. Usón se explaya con entusiasmo: “Creo que ella se sirve del flamenco estupendamente. Me imagino que los puristas no la querrán pero estoy seguro de que eso a ella la de igual. El flamenco es tan amplio y rico como el jazz y da mil posibilidades. Que alguien venga a reinterpretarlo es buenísimo y enriquecedor. ¡Viva Rosalía!”, afirma con desenfado uno de los protagonistas de ‘Con lo bien que estábamos (Ferretería Esteban)’.

Joaquín Pardinilla es uno de los músicos más completos de los últimos años en Aragón. De los más admirados y respetados. El año pasado ganó el premio de la Música del suplemento ‘Artes & Letras’. “La descubrí en el disco con Raúl Refree. Es un disco que me gusta mucho, algo así como un dúo de Robert Plant y Jimmi Page. Después vi el vídeo de ‘Malamente’ del álbum ‘El mal querer’. Me encantó. La producción de El Guincho es comercial pero con clase. Y ella canta estupendamente, le gusta el flamenco de verdad, y juega con las dos orillas: lo arriesgado (el disco con Refree), y lo descaradamente comercial. Esto último me gusta mucho y me parece muy importante. Las bases son ritmos que proceden del flamenco, del folclore, y algunos de sus temas pueden ser números uno. Es lo importante. Y ella los defiende bien”, señala. Y va más allá: también responde a la cuestiones sobre el fenómeno Rosalía: el carisma, la publicidad, la moda, el feminismo. “¿El fenómeno? La chica vale, pero desconcierta la campaña tan bien estudiada que la ha llevado al estrellato o a unas expectativas quizá exageradas, cuando apenas ha tenido tiempo de demostrar nada”, considera sin acritud alguna.

Pablo Ferrer, cronista musical en estas páginas y en ‘Mondo Sonoro’, entre otros foros, retrata así a la cantante barcelonesa: “Rosalía es una buena noticia para la música. Por talento canoro, chulería, puesta en escena; porque su arte es reverente con los que llegaron antes pero no se parece (ni quiere parecerse) a nadie, porque compararla con La Mala Rodríguez es torpe e injusto, porque sus canciones remueven el alma, porque crea desde el conocimiento y deconstruye desde las tripas. La industria quiere sacar tajada de este filón y es lógico, pero dudo que ella se preste a hacer cosas que no sienta. Antes de hacerlo se volverá a casa, a liarla en el barrio. Los próximos meses, efectivamente, estará en todas partes; pienso quedarme a ver qué ocurre a continuación”.

Miguel Mena estudia su caso y además deja jugosas observaciones a propósito de la importancia del flamenco en nuestra cultura, al que ve como una seña identidad incuestionable. “Llevo unos días viendo vídeos de Rosalía porque ante todo me suscita curiosidad ver cómo ha crecido como fenómeno popular, pues veo que además la siguen mucho en países como Inglaterra o Estados Unidos. Desde luego me parece una artista rompedora y muy icónica de lo que es su generación, sin prejuicios, capaz de meter todo en el saco y tirar ‘p'alante’. Esa mezcla de flamenca y poligonera, de meter en una misma canción el trap y lo jondo, la cultura hip hop, el reggaetón y lo rociero, es inaudito, pero funciona”, dice el autor de ‘El viaje aragonés’, de quien Juanfer Briones acaba de trasladar al cómic su novela ‘Alerta Bécquer’.

Miguel prolonga su reflexión: “Yo creo que, en realidad, es otro triunfo más del flamenco, para mí Rosalía demuestra que el flamenco puede con todo y que es, con diferencia, nuestra música más versátil y más internacional, a la que se puede agarrar desde Medina Azahara a El Último de la Fila, pasando por The Cure (recuerda el tema ‘The Blood’, con guitarras flamencas), Triana o cualquier cantante pop de hoy en día. Sintiéndolo mucho, ni la jota ni la sardana ni la muiñeira ni ninguna otra música popular española han conseguido, y dudo que lo consigan, la capacidad de mezcla y de crecimiento que tiene el flamenco. Me estoy acordando que hasta Los Brincos hicieron un tema que era ‘Flamenco’.

Rosalía es una Madonna de España, una Beyoncé por soleares

Rosalía en Bilbao, en los premios MTV (Efe)

No todo el mundo ha caído, todavía, bajo su influjo, aunque tampoco le hacen ascos. María José Hernández dice: “La he escuchado algo, de forma circunstancial, a través de mi hija. Pero no tengo una opinión formada al respecto y no me parece prudente hablar de ello públicamente. Lo que he escuchado me parece interesante e innovador, y desde luego, ella tiene una voz muy personal, pero poco más puedo decir”, precisa la interprete de ‘Las uvas dulces’.

Algo semejante dice el percusionista Josué Barrés, que regresa de tocar con Carmen París en Tarragona. “Me da un poco de pena, pero estoy un poco desconectado. Rosalía me suena de refilón. Creo que es un poquito transgresora, pero en este momento no la estoy siguiendo y no me atrevo a dar una opinión y menos hacer un análisis. La he visto poco, como en pequeños flashes, insuficientes para hacer un retrato”, dice.

Seguro que Rosalía dará mucho más que hablar. Tiene algo especial: voz, carisma, capacidad de trabajo, persuasión, hermosura y una voz versátil, con diversos registros. Joaquín Pardinilla, más allá de los fuegos de artificio y de la espuma del éxito, observa una detalle: “En cualquier caso: Viva Barcelona. Silvia Pérez Cruz, Maria Arnal y Rosalía. Y en poco tiempo”.

Etiquetas
Comentarios