Despliega el menú
Ocio y Cultura

El primer cuadro creado por un algoritmo que se subasta, vendido por 379.000 euros

'Edmond de Belamy’, un retrato firmado por un programa que fue diseñado por Obvious, un grupo de artistas e informáticos, triunfa en Christie’s de Nueva York

La obra 'Edmond de Belamy' se vendió por 432.500 dólares.
La obra 'Edmond de Belamy' se vendió por 432.500 dólares.
Obvious

Si ya era discutido definir la palabra ‘arte’ y diferenciar lo que lo es de lo que no, ahora una nueva variable se suma a este debate: la inteligencia artificial. Capaz de derrotar a grandes maestros de ajedrez, ha sido puesta al servicio de la creación plástica por un conjunto francés de artistas contemporáneos, programadores y, según dicen ellos mismos, "amigos".

Su nombre es Obvious y uno de sus miembros, Gauthier Vernier, explicó a la cadena estadounidense CNN cómo se dieron cuenta de que "los algoritmos eran capaces de crear nuevas imágenes. Nos quedamos asombrados con su potencial".

Lleva un año de actividad y Obvious saltó este jueves a la palestra internacional (madrugada del viernes en España) gracias a todo un hito: la subasta de uno de sus cuadros por 432.500 dólares (379.000 euros), 40 veces más de su valor inicial estimado de 10.000 dólares. La obra se titula ‘Retrato de Edmond de Belamy’ y fue vendida por Christie’s en Nueva York tras más de seis minutos de pujas. Para Christie’s, esta venta «señala la llegada del arte creado por inteligencia artificial al mundo de las subastas».

Inspiración y creación

El ‘autor’ de ‘Edmond de Belamy’, un programa informático, firma su obra con un seudónimo: ‘min G max D x [log (D(x))] + z [log(1 -- D (G(z)))]’. No son caracteres al azar, sino una sección del algoritmo que emplea.

Dicho algoritmo tiene dos partes, según explicó otro miembro del grupo: Hugo Caselles-Dupré. "Por una parte, está el Generador, y por otra, el Discriminador. Alimentamos el sistema con información de 15.000 retratos pintados entre el siglo XIV y el siglo XX. El Generador crea una nueva imagen basado en eso, y el Discriminador intenta localizar las diferencias entre una imagen creada por humanos y una imagen creada por el Generador. El objetivo es engañar al Discriminador para que piense que las nuevas imágenes son retratos reales". Cuando el sistema ha ‘ideado’ la pintura, se emplea una impresora de inyección para plasmar la imagen sobre un lienzo.

El proceso de este algoritmo es más parecido al que realizan los artistas de lo que se podría pensar, según sus creadores. "El sistema mira los retratos igual que como lo haría un pintor. Es como caminar por un museo para inspirarse, solo que nosotros alimentamos el algoritmo con esos cuadros, y el algoritmo realiza esa creación visual", explicó Vernier.

Este cuadro forma parte de una serie realizada por Obvious de once retratos de miembros de la misma familia ficticia, todos ellos nobles pertenecientes al árbol genealógico de los De Belamy. Los lienzos van desde los más realistas hasta otros más abstractos, aunque mantienen una estética similar.

Tecnología y arte

Según Juan Domingo Tardós, profesor de Inteligencia Artificial en la Universidad de Zaragoza, lo que ha hecho Obvious "no es inconcebible". "En los próximos años veremos cosas sorprendentes. Cuando vimos el primer sistema que era capaz de detectar cáncer de piel –y lo hace mejor que muchos dermatólogos–, nos quedamos con la boca abierta. En los últimos años han cuajado las técnicas necesarias para hacer este avance espectacular", afirma Tardós.

La discusión sobre si ‘Retrato de Edmond de Belamy’ es arte o no es compleja, pero, para el profesor, estaríamos hablando de otra materia. "El truco está en que el programa aprende de los humanos. El sistema es capaz de aprender los patrones de esas obras de arte y hacer variaciones, pero la mayoría no tendrán una apariencia aceptable o no serán inteligibles".

Otro interrogante que se abre es quién es el autor de este cuadro. "Si el artista es el que crea la imagen, entonces sería la máquina. Si el artista es el que tiene la visión y quiere compartir con el mundo un mensaje, entonces seríamos nosotros", afirma Casselles-Dupré, dejando aún más abierto el debate.

Aún con todo, a pesar del éxito de la primera subasta de una obra de Obvious, y al contrario que en otros combates máquina-humano como los del ajedrez, de momento los segundos siguen ganando. Pero por poco: en la misma sesión en Christie’s, solo una creación de Andy Warhol, la serie de serigrafías ‘Myths’, fue vendida por más dinero, 780.500 dólares.

Etiquetas
Comentarios