Ocio y Cultura
Suscríbete

El coleccionista que disfruta como un niño

Una exposición en Teruel celebra los 20 años del Museo del Juguete de Albarracín.

Eustaquio Castellano –a la izquierda–, con Miguel Iranzo.
Eustaquio Castellano –a la izquierda–, con Miguel Iranzo.
Javier Escriche

"He recopilado los juguetes que me hubiera gustado tener de pequeño". El propietario del Museo del Juguete de Albarracín, Eustaquio Castellano, explica así su empeño en coleccionar piezas vinculadas al juego infantil desde la Antigüedad hasta los años setenta del siglo XX, una labor que ha generado un fondo de 15.000 juguetes. Una parte de esta colección se puede ver desde este miércoles en el Museo Provincial de Teruel con la exposición ‘De muñecas, mecanos y juegos reunidos’, con 120 juguetes aportados por Castellano fabricados entre el siglo XIX y la primera mitad del siglo XX.

Las exposición del Museo Provincial celebra el 20 aniversario del Museo del Juguete de Albarracín. Bicicletas con ruedas metálicas, un fuerte del salvaje oeste, muñecas pintadas a mano, recortables y madelmanes sumergen al espectador en la infancia de hace medio siglo. La muestra se podrá ver hasta el 20 de enero.

Eustaquio Castellano explicó que otra de las motivaciones que le empujan a adquirir juguetes antiguos es su fabricación manual. A su juicio, tiene más interés "una marioneta de cartón que un Scalextric". Durante las dos décadas de andadura, el centro expositivo de Albarracín ha sumado 300.000 visitantes, en su gran mayoría grupos familiares.

‘De muñecas, mecanos y juegos reunidos’ se complementará con talleres didácticos para niños con edades comprendidas entre 3 y 12 años. El diputado delegado del Museo Provincial, Miguel Iranzo, resaltó el carácter singular de la exposición dentro de la línea de trabajo del Museo, centrada en el arte. Iranzo señaló el contraste de la exposición con el juego actual de los niños, basado en "las máquinas y la informática".

Carmen Escriche, del Museo Provincial, recordó los inicios del Museo del Juguete cuando ocupó el Torreón de Ambeles de Teruel, una fortificación medieval que acogió la colección de Castellano entre 1983 y 1986 pero que tuvo que cerrar por los problemas de humedad que amenazaban la conservación de los juguetes, fabricados, básicamente, con cartón, madera, plomo y hojalata. La exposición temporal se organiza en tres apartados: la trayectoria del Museo del Juguete, la fabricación de juguetes y el sexismo en el juguete.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión