Despliega el menú
Ocio y Cultura

Siete planes que no se pueden perder los de fuera cuando vienen a las Fiestas del Pilar

¿Invitados este fin de semana? Para ser un perfecto anfitrión, hay que tomar nota de las propuestas más genuinamente pilaristas.

Oktoberfest en el Parque de Atracciones de Zaragoza.
Oktoberfest en el Parque de Atracciones de Zaragoza.
JACOBO RAMóN YASHYN

A tan solo unos días del puente festivo, todas las previsiones apuntan que las plazas y calles de Zaragoza se llenarán este fin de semana, especialmente por la llegada de un gran número de visitantes procedentes de otras localidades de dentro y de fuera de la Comunidad.

La coincidencia de que el 12 de octubre caiga en viernes y los favorables pronósticos metereológicos, que anuncian temperaturas en torno a los 25 grados de máxima, inducen a pensar que serán muchos los que se acerquen estos días a las casas de familiares y amigos o se busquen alojamiento en la amplia red de establecimientos de la ciudad con el objetivo de disfrutar de un ambiente único e inolvidable.

Por ello, a los que les toque el papel de anfitriones les llega el turno de acompañar a sus huéspedes en su periplo por las Fiestas del Pilar. Es muy importante en este cometido marcarse las citas obligadas en el programa, no solo para que se diviertan con la oferta cultural y de ocio, sino para que conozcan, se empapen y se emocionen con las costumbres típicamente aragonesas.

Con este empeño, ofrecemos una selección de las propuestas más arraigadas de las fiestas para no perderse en los próximos días:

Comer del zurrón el día de la Ofrenda de Flores: contemplar el espectacular desfile de oferentes y sus distintas muestras folclóricas en un escenario único es obligado para los que no lo hayan visto nunca. Y hacerlo mientras se almuerza pan y embutido, regado con un poco de vino, en los alrededores de la plaza del Pilar, es una experiencia 100% autóctona. Hacerse una foto con uno de los personajes más entrañables de las fiestas: el Tragachicos, junto con la comparsa de Gigantes y Cabezudos son iconos festivos que se remontan a hace más de un siglo y que forman parte del imaginario colectivo, de manera que una foto con alguno de ellos es un bonito recuerdo. Son los más buscados, además, por el público infantil. Tapear en el Tubo: en realidad es una recomendación que vale para cualquier época del año, aunque qué duda cabe de que el Tubo, durante los pilares, se caracteriza por un especial bullicio, salpicado de alguna jota improvisada y se tiñe de rojo y negro por el omnipresente cachirulo. De los champiñones a las croquetas, pasando por las migas o los huevos rotos, entre otros bocados deliciosos, permitirán cargar las pilas al más puro estilo zaragozano. Brindar al grito de ‘Prost!’ en la Oktoberfest: las jarras de cerveza típicamente alemana, con el menú a base de codillo y otras delicias germanas, así como los sones de una orquesta que parece recién llegada del mismísimo Múnich han conseguido ser una fórmula muy atractiva en el ocio pilarista que, año tras año, gana adeptos en cualquiera de sus dos ubicaciones. Este año, junto al recinto ferial de Valdespartera y en el Parque de Atracciones de Zaragoza. Divertirse a la orilla del Ebro: pasear por la ribera zaragozana a la hora del vermú o a media tarde tiene muchas ventajas. Las propuestas gastronómicas de los ‘food trucks’ junto a la plaza de Europa o la Muestra Aragonesa ubicada en el paseo de Echegaray y Caballero permitirán reponer fuerzas y disfrutar de las sesiones musicales y de las actuaciones teatrales que se sucederán sin darle la espalda al Ebro. Dejarse seducir por el ‘cuerpo jotero’: Quien más, quien menos ha presenciado alguna exhibición jotera durante su periplo festivo. Los bailes y las canciones dicen mucho de la tierra aragonesa y emocionan a numeroso público con su sentimiento y su colorido. En las fuentes de la plaza del Pilar hay muestras de este folclore prácticamente a diario. Comer ternasco en la Carpa Aragón: Guisado, adobado, a la plancha o con guarnición, el ternasco de Aragón reivindica su protagonismo en el parquin de Macanaz y es una de las degustaciones más recurrentes durante el periodo festivo en cualquier restaurante o bar zaragozano. De hecho, es el plato principal de la mayoría de los menús del día del Pilar. La visita a la carpa permite también descubrir juegos tradicionales aragonesas y una amplia oferta musical.- Consulta los actos confirmados de las Fiestas del Pilar

Etiquetas
Comentarios