Despliega el menú
Ocio y Cultura

El Eccehomo chino, ¿la peor restauración de la historia?

Un santuario de cuevas de la dinastía Tang en Sichuan que data de hace más de mil años ha sido restaurado con colores chillones.

El Eccehomo chino, ¿la peor restauración de la historia?
El Eccehomo chino, ¿la peor restauración de la historia?
Twitter

En todos los países cuecen habas... Y en China a calderadas. Al menos en lo que se refiere a restauración de su patrimonio. Algún "artista" ha convertido un santuario de cuevas de la dinastía Tang en Sichuan en un pastiche al estilo del Eccehomo de Borja en manos de Cecilia Giménez.

"Este es el peor trabajo de restauración que he visto en mi vida, otro santuario de cuevas de la dinastía Tang en Sichuan destruido por unos cuidadores locales osados y con muy mal gusto. No tengo palabras", ha escrito el experto en Historia de Arte, Jin Xu, bastante indignado con el resultado de la denominada "restauración".

Quién sabe si este santuario que data de hace más de mil años acaba recibiendo ahora más visitas gracias al autor de tamaño desmán, como ha ocurrido en Borja, donde el Eccehomo ya ha recibido 200.000 visitas desde que lo hiciera famoso el "arte" de Cecilia.

Una de las últimas historias de restauraciones fallidas en España ha tenido la localidad navarra de Estella como escenario. Una profesora de manualidades fue la artífice, aunque según el arzobispado de Pamplona, el párroco de la iglesia no pretendía restaurar la escultura de San Jorge sino "adecentar un espacio que estaba sucio", contexto en el que encargó los trabajos de pintura.

Ecce Homo a la navarra con el San Jorge de Estella

 También este verano saltó a la palestra la imagen del altar mayor de la parroquia de San Sebastián de Reinosa (Cantabria), que data del siglo XVI, con un dibujo de una cara sonriente y con coloretes que interrumpe un conjunto de ángeles en relieve que rematan el retablo. Y es que entrar en el olimpo de los horrores en la restauración implica ser feo, pero famoso. 

Repintan con vivos colores a lo eccehomo tres tallas del siglo XV



Etiquetas
Comentarios