Ocio y Cultura

Siete motivos por los que deberías ver al menos una película de terror a la semana

Pese a que muchas personas reaccionan con sensaciones poco agradables, pasar miedo con el cine tiene muchos beneficios.

Ver una película de miedo a la semana aumenta la relación con los demás porque el contacto con otros reconforta.
Ver una película de miedo a la semana aumenta la relación con los demás porque el contacto con otros reconforta.
Freepik

Las reacciones físicas son comunes: escalofríos, carne de gallina, angustia... Seguro que tú también las has sentido mientras ves una película de miedo. A pesar de la negatividad a la que se asocian estas sensaciones, nadie se resiste a ver una cinta de terror. Más allá del placer que supone sufrir 'un poco' con estas películas -más si son basadas en hechos reales-, muchos expertos han confirmado que el miedo generado por diversión ayuda en la producción de hormonas beneficiosas para el organismo. ¿Vas a resistirte a ver alguna de las películas más terroríficas de la historia tras conocer los provechos de hacerlo?

Mejora las relaciones con los demás. El contacto con otras personas cuando pasamos miedo nos reconforta y, por ello, mejora las relaciones con las demás. En muy pocas ocasiones se ven películas de miedo sin compañía.  Ayudan al conocimiento propio. La identificación con ciertos roles de la película lleva al espectador a reflexionar sobre su visión. Así, considerar el crimen una injusticia o una pena merecida pueden ayudar a conocernos a nosotros mismos.  Todo acaba en risas. La risa es muy beneficiosa para la salud física y mental y, en muchas películas de terror, el propio nerviosismo lleva a la risa. Lo mismo ocurre con el pánico en una atracción que desencadena en el entretenimiento.  Más romanticismo. Las relaciones con los demás se mejoran e incluso, puedes ver a tu acompañante más atractivo gracias a la segregación de dopamina, un neurotrasmisor que se activa en situaciones de miedo y también es determinante en el amor.  Sentimiento de poder. La capacidad de retirar los ojos ante una escena terrorífica aporta una sensación de poder única.  Mejora la empatía. Los espectadores se identifican con las emociones de los protagonistas y, como en toda buena obra que se precie, consiguen involucrarse en la historia. Aparece de forma inconsciente la empatía.  ¡Adelgaza! Ver una película de media hora es como dar un paseo de media hora: se queman alrededor de 115 calorías, según reveló un estudio realizado por científicos de la Universidad de Westminster en 2012. Los niveles de adrenalina aumentaban por los episodios de estrés o pánico y ello quitaba el apetito y disparaba el consumo energético. Si prefieres las pequeñas ficciones, también hay series para pasar mucho miedo. Las experiencias terroríficas van más allá de la gran pantalla y hay quienes disfrutan sintiendo el miedo en su propia piel con experiencias como la del primer 'Scream Park' del sur de Europa que llega a Barcelona o visitando alguno de los lugares donde pasar miedo en Aragón.

- Si quieres saber si los cines aragoneses tienen en cartelera alguna película de miedo, consulta los horarios en Heraldo Ocio 

Etiquetas
Comentarios