Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Texas: doblete de llenos en las Esquinas

Mañana tiene lugar el primero de los dos conciertos veraniegos de la banda escocesa en Zaragoza. Volverá el 9 de julio.

Sharleen Spiteri, vocalista de Texas.
Sharleen Spiteri, vocalista de Texas.
J. A./Afp

Cuando un grupo se llama Texas y la fuente de inspiración para el nombre es la segunda parte de ‘París, Texas’, el filme de Wim Wenders, pocas cosas pueden ir mal. En el caso de la banda de Glasgow, que este viernes visita Zaragoza y está liderada desde hace más de tres décadas por Sharleen Spiteri, esta teoría ‘medalaganaria’ se cumple a carta cabal. Texas ofrecerá este sábado en el Teatro de las Esquinas (22.00) el primero de los dos conciertos que ha previsto en Zaragoza este verano. El dato choca, pero hay una explicación: cuando la banda supo el pasado mes de febrero que las entradas para el concierto del 30 de junio se habían agotado en un suspiro, ofreció a los promotores locales la posibilidad de añadir otra fecha. Así fue: el 9 de julio repite en las Esquinas… y también se han agotado ya las entradas.

Ojo al calendario que tienen pautado los escoceses en julio. Van a Gijón este domingo, a León al día siguiente y al Kursaal de San Sebastián el martes. Dos días después (el 5) actúan en Les Eurockéenes de Belfort, el clásico festivalero galo que se desarrolla a la sombra del Ballon D’Alsace, para tomar tierra en casa el viernes (TRSNMT Festival en Glasgow) y pasar el domingo 8 por Albi (a tiro de piedra de Toulouse) para el Pause Guitare, una de esas citas que no se soslayan si están a mano, so pena de caer en herejía. Al día siguiente, 500 kilómetros hasta Zaragoza. A eso se llama sortear el pispás del ‘no hay billetes’ a la remanguillé. Aún hay más: están en el cartel de La Mar de Músicas (Cartagena) el 22 de julio.

Treinta años de brega

Texas dio su primer concierto en la primavera de 1988 en la universidad de Dundee, en Escocia. Su exitazo llegó al año siguiente, con un tema que está en la memoria sonora de todos los humanos residentes en España que anden entre los 40 y 60 tacos: ‘I Don’t Want a Lover’, bandera del primer disco del grupo, ‘Southside’. La letra de esta canción –escrita por Spiteri y el bajista Johnny McElhone, el habitual dúo creativo de la banda– se asienta en el desamor: no huye de la amargura, pero ahonda en el aprendizaje, en saber lo que no se quiere y llamar por su nombre a lo que parecía ser pero nunca fue.

La cosa tiene miga. Sharleen Spiteri habla con su voz hipnótica del velo que se ha caído de sus ojos, y la garra de la canción, sazonada por la contundencia de bajo y batería, hace el resto; se queda en la cabeza todo el día. Es verdad que el tema recibió una promoción brutal de las radiofórmulas, hecho que dibujará un panorama heterogéneo en las butacas de las Esquinas estas dos noches de directo: rockeros de pro, nostálgicos sin alinear y gente que no suele ir a conciertos, gente que esperará con ganas el temazo para recordar los años mozos con emoción. Hay muchas canciones para la morriña: ‘Say What You Want’, ‘Put Your Arms Around Me’, ‘Halo’, ‘In Our Lifetime’, ‘So Called Friend’ –empleada como cabecera del ‘show’ de Ellen DeGeneres durante años– y, sobre todo, ‘Summer Son’.

Texas llenó en Barcelona y Madrid antes de las pasadas Navidades, con Sharleen Spiteri en plena celebración de su primer medio siglo de vida; eran los conciertos de promoción de su último disco, ‘Jump On Board’ (2017), gira que vive ahora un segundo impulso. El corte que encabeza esta producción es ‘Let’s Work It Out’, tema disco de aires setenteros. En directo hay balance: se mezcla bien lo nuevo y lo de siempre.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión