Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Rogelio Alonso: "Los gobernantes han mentido a los españoles sobre el final de ETA"

Alonso (Calatayud, 1970) es autor de ‘La derrota del vencedor. La política antiterrorista del final de ETA’, que presenta hoy a las 19.30 en el Centro Pignatelli.

Rogelio Alonso, hace unos días en Madrid.
Rogelio Alonso, hace unos días en Madrid.
Gervasio Sánchez

Su libro se titula ‘La derrota del vencedor’. ¿Insinúa que el Estado no ha vencido a ETA?

El Estado la debilitó forzándola a detener sus asesinatos, pero renunció al combate político e ideológico necesario para impedir que la violencia les reportara beneficios a quienes la han justificado. ETA ha recibido importantes concesiones que han impedido su verdadera derrota. Las élites políticas repiten que ETA ha sido derrotada para ocultar su falta de voluntad para derrotarla en toda su magnitud.

El exministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba dijo que ETA no ha logrado ninguno de sus objetivos políticos y usted dice en el primer párrafo de su libro que esta afirmación es falsa. ¿Puede explicar por qué?

ETA sigue viva en las instituciones tras legalizarse su brazo político por el fraude de ley de un Tribunal Constitucional que, sin competencia para ello, neutralizó la ilegalización dictada por el Tribunal Supremo. Los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy han aceptado una impunidad política, social, moral y, en muchos casos, penal que le permite a ETA reivindicar su terrorismo como eficaz.

Analiza la política antiterrorista desde 2004 y es muy crítico con los gobiernos del PSOE y del PP.

Los gobernantes han mentido a los gobernados. Ana Iríbar, viuda de Gregorio Ordóñez, lo explicó bien: "Más de 300 asesinatos de ETA sin resolver, el proyecto político de ETA bajo siglas diversas en nuestras instituciones, una organización terrorista que ni se ha entregado ni colabora con la Justicia. No siento ni la derrota de ETA ni la victoria de los demócratas".

¿Son las víctimas las perdedoras de un final que, según usted, falsea la memoria de lo que realmente han vivido?

ETA ya no mata físicamente, pero sigue matando civil, social y políticamente. El terrorismo nacionalista ha deformando el tejido político y social del País Vasco y Navarra. Hoy muchos ciudadanos estarían vivos si hubiesen sido nacionalistas.

Los presos de ETA recibidos como héroes al salir de las cárceles y 300 crímenes sin resolver.

La sociedad del post-terrorismo no es una sociedad decente. Además las víctimas sufren una revictimización al escuchar que ETA ha sido derrotada, una mentira política organizada que banaliza su sufrimiento escondiendo la dejación política que ha permitido este final sucio.

¿Hay una amnesia general para ocultar las graves cesiones políticas al terrorismo, como usted denuncia?

El Gobierno promete que no habrá impunidad mientras Josu Ternera, responsable del atentado contra la Casa Cuartel de Zaragoza, sigue libre porque ni Rajoy ni Zapatero aplicaron las órdenes de captura tras localizarlo los servicios de Inteligencia en Noruega y Suiza. La impunidad no es un desafío para el futuro, ya es una realidad.

En el País Vasco hay 194 ayuntamientos de mayoría nacionalista y solo 14 no nacionalistas. Los concejales del PSOE y el PP apenas llegan al 14% de los que tienen el PNV y Bildu. ¿Han perdido la batalla política los partidos acosados por el terrorismo?

Sí. El terrorismo es violencia física, pero también psicológica y política. El Gobierno se conforma con detener la violencia física eludiendo enfrentarse a las consecuencias políticas del terror. Aún condiciona la violencia los comportamientos en una sociedad en la que el nacionalismo ha impuesto su hegemonía política, social y cultural.

¿Es consciente de que su libro va a levantar ampollas al desviarse del discurso oficial de los partidos mayoritarios, algunas asociaciones de víctimas y periodistas mediáticos?

Desde esos ámbitos se reivindica la batalla por el relato, pero se trata de un pretexto para eludir las responsabilidades presentes. Hacer algo sobre el pasado exige mucho más que establecer un relato correcto que el Gobierno está distorsionando. Exige justicia, esa justicia política e incluso penal que se niega a las víctimas y a toda la sociedad.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión