Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Goyo Jiménez: "Podría decirse que cobro por hacer exhibicionismo"

El popular humorista televisivo Goyo Jiménez (1970), nacido en Melilla y criado en Albacete, actúa mañana, a las 18.30, en el Auditorio de Zaragoza.

Goyo Jiménez es uno de los cómicos más populares del país.
Goyo Jiménez es uno de los cómicos más populares del país.
Jorge Núñez

‘Más difícil todavía’ es el ‘show’ que ofrecerá mañana en Zaragoza. ¿Puede adelantarnos algo?

El espectáculo lo que explica es que estamos en un mundo nuevo, en el que los casos aislados superan a la normalidad. Basta con levantarse por la mañana, ver el panorama. La detención de Zaplana podría ser el último suceso.

Ese tipo de lances, al menos, le ofrecen como humorista buen material para trabajar, ¿no?

Es verdad que tiene esa ventaja. Pero también la desventaja de que les damos argumentos a los que no quieren que se haga humor. Existe mucho ‘amateur’ con autoridad política que provoca más risa que nosotros. ¿Qué se puede hacer contra ellos?

Usted dirá...

Dejar de votarles, supongo. ¿No?

¿Cómo supera los momentos difíciles Goyo Jiménez?

Mira, me he tenido que enfrentar a muchos, tanto personales como profesionales. La única solución que he encontrado en esos casos ha sido echarme unas risas. Y, de momento, me va funcionando.

¿Se autocensura para ser políticamente correcto?

No, pero sí que mido lo que digo. Entiendo que cobro una entrada y no quiero que nadie pase un mal rato. Pero, a partir de ahí, también entiendo que quien viene a verme asume que lo que va a contemplar es un ejercicio de elucubración mental que tiene sus consecuencias.

Entiendo entonces que no cree en los límites del humor.

Creo que los límites están cuando deja de ser humor y pasa a ser una ‘hijoputada’. Mientras esté en los límites de hacer gracia, no creo que haya debate.

Usted es ya un referente en el mundo de los cómicos, pero, ¿quiénes son los suyos?

Siempre he destacado a Faemino y Cansado. Pero, para mí, lo más gracioso es lo que pretende ser dogmáticamente serio, lo relacionado con las creencias humanas. El otro día leí que un hindú decía que no iba a trabajar porque era una reencarnación del dios Visnú. Esto es una cosa seria en la India. En caso de juicio, incluso, podría perder la empresa. La reflexión con la que me quedo es que Visnú tiene cuatro brazos. Y, por ello, la empresa podría pedirle que trabaje el doble.

Ese tipo de anécdotas reales o experiencias personales es lo que triunfa entre el público, ¿no?

Sí. Nos tomamos cosas en serio que no lo son tanto. Las banderas, la patria, la religión... Tienen la seriedad que les queramos dar.

¿Qué rol juega la improvisación a la hora de hacer gracia?

Trascendental. La gente paga por ver algo único, que sucede en el momento. Viene a verte porque valora tu capacidad de ver el mundo sobre la marcha. En el fondo, podría decirse que cobro por hacer exhibicionismo, por decir: «mira, qué bueno soy». O sea, que soy un soberbio de mierda. Y lo que pretendo es que la gente me admire.

¿Se ríe de sí mismo?

Por supuesto, desde el primer momento. Es algo indispensable si quieres reírte de los demás. O con ellos. ¿Cómo no me voy a reír de mí mismo? ¡Si lo mío es para flipar! Cuando veo a los cientos de personas que han pagado por verme me sigo preguntando qué he hecho yo para merecerlo.

Estudió Derecho y Arte Dramático. Curiosa combinación.

No es una mezcla tan rara. Molière estudió Derecho y se dedicó al teatro. Siempre digo que el Derecho calma a los padres. Además, me ha venido muy bien para mi labor empresarial como artista, para ser producto de mí mismo y no depender de lo que los demás quieran hacer conmigo. Y me ha aportado una forma de entender el mundo.

Suele salpicar sus monólogos de referencias antiguas, cultas, pero que siguen presentes.

Aristófanes se hizo mucho en el franquismo porque hablaba mal de la democracia. Llegó la Transición y lo apartaron, porque sonaba franquista. Pero, con el tiempo, hemos visto que la democracia era tan corrupta como cualquier otro régimen. Entonces, la reproducción de los mismos fenómenos hace que las cosas se repitan. No estamos inventando nada. Lo que cambia son los códigos, no el mensaje.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión