Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Moda

'Vida y moda'

Una exposición en el Museo de Zaragoza muestra, hasta el 3 de agosto, el diálogo entre la indumentaria típica aragonesa y la sociedad de los siglos XVIII al XX.

19/05/2018 a las 05:00
La muestra incluye ropa interior.Raquel Labodía

Antes del advenimiento unificador de las tendencias en el mundo de la moda, la manera de vestir estaba íntimamente ligada al entorno geográfico. Aunque, como ahora, también a la capacidad económica. El dinero y el terruño son las dos principales variables que sirven de hilo conductor a la exposición ‘Vida y moda. Entorno y clase social’, que ya puede visitarse en el Museo de Zaragoza. Es una aproximación a la indumentaria tradicional aragonesa desde el prisma de la moda, en la que, a través de 150 piezas, se muestran las diferencias de estilo y la evolución de los ropajes a lo largo de la geografía de la comunidad autónoma, del Pirineo al Valle del Ebro o los campos de Teruel, en un periodo de casi 200 años.

Del entorno rural a la ciudad, de las clases más humildes a las señoras ociosas, ‘Vida y moda’ saca a la luz valiosos trajes no solo en lo material sino también en lo patrimonial. Coleccionistas como Ana Corina, Miguel Ángel Lahoz o Raquel Sangüesa, entre otros, han prestado algunos de sus trajes, así como el grupo Somerondón, que a lo largo de su historia ha ido atesorando más de 2.000 piezas. Como explicó este viernes en la presentación la periodista Marian Rebolledo, comisaria de la muestra, "hay más lujo que clase baja". El motivo es económico: "El que podía permitirse no trabajar se vestía para una vida de ocio y usaba los mejores materiales. Pero el que no tenía dinero se vestía para ir a trabajar. Y cuando la ropa estaba hecha unos zorros, la reciclaba para el niño, y todavía después, la convertía en trapos".

Abarcas y sedas

Por eso, en ‘Vida y moda’ conviven espectaculares prendas, como una saya fragatina de seda de espolín valorada en 12.000 euros, con unas abarcas de madera. Se puede ver un magnífico mantón de Manila con carillas de marfil y una enagua de algodón. Y, precisamente por lo complicado que es encontrarlas, son las piezas más ‘humildes’ las que, paradójicamente, resultan más valiosas expositivamente hablando. Son más raras. Entre ellas, trasunto de la vida de quienes las llevaron, se exponen trajes de labranza de Teruel. Como refajos recios para soportar el frío que a la luz del 2018 resultan espectaculares. O calzado hecho de madera o esparto, fabricado artesanalmente con lo que se tenía más mano. En el Pirineo, también el ‘estilo’ lo marcaban las bajas temperaturas: hay gorras ‘llargas’ de lana, zuecos abotinados o capuchos, que cubrían la cabeza de las mujeres sobrepuestos al pañuelo.  La moda en las ciudades estaba más expuesta a los vaivanes de la moda, a otros países. Y en este grupo no hay que perderse, por ejemplo, sendas casacas de hombre y mujer, del siglo XVIII, confeccionadas con una riquísima seda.

Esfuerzo didáctico

La muestra, por lo demás, se esfuerza en ser didáctica. Los visitantes podrán ver cómo se pone un traje de ansotana, del que se muestran todas sus capas en un audiovisual. Precisamente, este traje típico merece un capítulo aparte con ejemplos de los propios fondos del museo, que incluyen una curiosidad: los maniquíes que, a principios del XX, la familia ansotana de los Cativiela encargó a su imagen y semejanza al ceder una importante colección de trajes de la localidad oscense. Entre las curiosidades, también, el ‘majismo’, una moda del XIX en la que, contrariamente a lo habitual, las clases altas adoptaron prendas de las bajas, como una manta que a modo de adorno lucían en el hombro los señores adinerados.

En la apertura de la exposición, que estará abierta hasta el próximo 3 de agosto, estuvieron presentes tanto el director del museo, Isidro Aguilera, como Ignacio Escuín, director general de Cultura, quien recordó la coincidencia del arranque de esta exposición con la celebración del centenario del nacimiento de Manuel Pertegaz, al que este viernes se homenajeó en Olba.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo