Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Màxim Huerta sitúa su novela 'Firmamento' en el paraíso marino de Formentor

El autor se citó con sus lectores en El Corte Inglés y firmó su historia de amor. "Quería hablar de la mentira, y decidí que los protagonistas fueran escritores".

Màxim Huerta, periodista y escritor, visitó este martes Zaragoza.
Màxim Huerta, periodista y escritor, visitó este martes Zaragoza.
Asís G. Ayerbe

Màxim Huerta (Utiel, Valencia, 1971), como el mismísimo judío argentino Adán Diehl, sucumbió al hechizo de Pollensa, al paraíso de Formentor (Mallorca), y de esa atracción irresistible nació su novela ‘Firmamento’ (Espasa), que firmó este martes en El Corte Inglés.

"Se han escrito muchas novelas pero no había una novela que sucediese allí. Quería que el lugar y su entorno fuera protagonistas. ‘Firmamento’ no es más que un lugar y dos protagonistas, una especie de Eva y Adán en un paraíso. Me parecía que por el entorno, por dificultad de acceso, por belleza, por la historia en las paredes de ese hotel decadente, por la sensación de máquina del tiempo que se vive, ahí había el escenario de una novela".

En un principio, el autor de ‘La noche soñada’ (donde narró la historia de Ava Gardner y Frank Sinatra en España), barajó centrar su novela a finales de los año 20, cuando se inauguró el hotel Barceló Formentor. "Prefería hacer una novela actual como el peso de la historia. El peso del firmamento y de la historia es como una especie de responsabilidad y desafío. Decidí que fuera una novela de dos con el lastre o las maletas del este martes", confiesa.

La ficción más elevada

Esos dos son el escritor Mario Bellver, que intenta acabar allí la novela de otro, y Ana Monteleón, que inicia en el aquel lugar sus vacaciones. Los dos van a ser sacudidos por el oleaje de la escritura. Insiste Màxim Huerta, que parece a veces hablar con aforismos: "Como quería hablar de la mentira, decidí que fueran dos escritores. Los escritores trabajan con la ficción, que es la mentira elevada. Y para ellos hay más cosas: la decadencia, allí estuvo medio mundo, el impacto de los personajes, pero también quería hablar de otro peso: el peso de las estrellas y el peso del destino. Quería hablar de dos personajes solitarios que no en encajan en su vida, ni en el colchón ni en la casa". No encajan ni siquiera en ese lugar, con escaleras, con sendas hacia un mar de aguas transparentes, de grandes montañas en frente y de pinares que modulan a cualquier hora su melodía.

"Quería escribir una novela que hablara del agua salada que todo lo cura, de lágrimas, de sudor y mar. Ese lugar es excepcional. Me he ido a bañar por la mañana y a última hora de la tarde, cuando el sol tiñe aquello de hasta 200 colores, y se convierte en más paraíso, en una isla dentro de la isla, en una isla interior, como la que llevamos nosotros a diario dentro", añade el escritor.

‘Firmamento’ es varias cosas: es una narración epistolar, es un texto metaliterario donde se usan varias voces, y es un intento de depuración expresiva, como si Huerta intentase refrenar la exuberancia natural de ese espacio. "Con el paso de los años, he aprendido a quitar adornos. Me he dado cuenta de que con un verbo certero o un adjetivo sobran veinte páginas".

Las heridas del amor

A la vez, ‘Firmamento’ es una novela de amor. Mario y Ana, vencidos por su pasado y el desamor, víctimas de la desolación y del peso astral, son dos derrotados, llenos de heridas, sin esperanza ni futuro. Son dos solitarios. "El título explica algunas cosas. Firmamento es el cielo, claro, las estrellas, pero también tiene mucho que ver con algo que se decía antes: echar el firmamento, apuntarlos los pilares. Esta es una novela de pilares rotos", dice.

Otros temas son las mentiras, la posibilidad de conquistar la felicidad, la tentativa de superar ese estado de ánimo que puede ser terrible, como la tristeza, el abatimiento o la vulnerabilidad. Una debilidad que, con afán, quizá se pueda superar con pasión, con voluptuosidad, con deseos de culminar una nueva verdad. "También hablo de la fragilidad de las emociones". La atmósfera huele a una multitud de flores que encienden su olor de noche.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión