Despliega el menú
Ocio y Cultura

Jaime Vicente, director del Museo de Teruel: "Los turistas valoran ahora con cinco estrellas el Museo de Teruel"

Bajo su dirección se han producido los mayores cambios en el museo turolense. Ahora, se prepara para afrontar su transformación más ambiciosa.

El director, Jaime Vicente, en la logia del Museo de Teruel.
El director, Jaime Vicente, en la logia del Museo de Teruel.
Javier Escriche

¿El proyecto de ampliación que se está llevando a cabo en el Museo permitirá a Teruel contar con un centro cultural de gran altura?

Creo que favorecerá el desarrollo de una actividad más ambiciosa todavía que la que se ha hecho en estos últimos años, porque la superficie crecerá de una manera muy considerable, tanto la expositiva como la dedicada al público y personal.

Las obras, sin embargo, se desarrollan con muchas interrupciones. ¿Cree que es porque la cultura va a la cola en las inversiones públicas?

No niego esta afirmación; es evidente que hay un retroceso tremendo en los últimos años en inversión en cultura. Pero en este caso concreto, el que se haya detenido más tiempo de lo deseado es por cuestiones burocráticas relacionadas con incompatibilidades a la hora de contratar unas modificaciones en el proyecto.

El Museo de Teruel fue un referente de vanguardias desde los años noventa. ¿Sigue esta estela o le afectó la crisis?

En esos años desarrollamos un proyecto muy ambicioso de análisis de las vanguardias, con el surrealismo como una de sus etapas, pero a partir de 2011, y como consecuencia de la crisis, surgió la debacle, de tal manera que de disponer de un presupuesto de 500.000 euros para actividades pasamos a contar con 80.000. Eso condicionó un cambio de proyectos.

¿Se ha recuperado su capacidad presupuestaria?

Los recortes económicos han repercutido principalmente en la organización de actividades y eso no se ha recuperado, incluso, cada vez se dedica menos dinero.

¿Estas limitaciones fueron las causantes de la desaparición de las prestigiosas Becas Endesa?

No. Se debió a un cambio en la titularidad de la empresa de electricidad que financiaba las becas al 50%. La Diputación Provincial, de la que depende el Museo, mantuvo su aportación durante un tiempo, para ver si Endesa cambiaba de opinión. Pero no fue posible; los nuevos propietarios no tenían esa vinculación con el territorio de la antigua compañía.

Las Becas Endesa contribuyeron durante 26 años a que el Museo reuniese una importante colección de arte contemporáneo. ¿La veremos expuesta alguna vez?

De forma conjunta es muy difícil, porque hay 368 obras, pero la idea es dedicar nuevas salas en cuanto termine la ampliación a mostrar una importante representación de la colección y, además, a programar exposiciones tematizadas, porque hay tanta variedad que se presta a este tipo de producciones.

¿Fue bien recibida en los años noventa la apuesta del Museo por el arte contemporáneo?

Al principio fue un poco duro, porque la mentalidad en Teruel era muy conservadora en el mundo del arte. Recuerdo los típicos comentarios en las primeras exposiciones de surrealismo: ‘esto es un engaño. Eso lo hago yo...’. Pero poco a poco fue captando el interés del público.

También ha habido un cambio en la estética del sistema expositivo de las secciones clásicas. ¿Los visitantes lo valoran?

Había que adaptarse a las nuevas tendencias y creo que acertamos, porque en las valoraciones que los visitantes hacen en las redes sociales nos aportan en la inmensa mayoría cinco estrellas, tanto en las explicaciones, como en personal o limpieza.

¿El número de visitantes está creciendo más que nunca?

La verdad es que el pico que registramos en 2008, con motivo de la Expo de Zaragoza, nunca se ha vuelto a alcanzar, pero estamos detectando un crecimiento sostenido a lo largo de todos los meses. Tengo que precisar, no obstante, que no es una institución fundamentalmente turística, sino que nuestro objetivo es educativo.

Etiquetas
Comentarios