Despliega el menú
Ocio y Cultura

Los tribunales de Aragón resolverán sobre el destino de los 111 bienes del Obispado de Barbastro

El juez de Barbastro desestima la pretensión del Obispado y el Museo de Lérida para que el caso se decida en Cataluña. Propone además la mediación como salida al conflicto

Una de las vitrinas del Museo de Barbastro a la espera de los bienes retenidos en Lérida
Una de las vitrinas del Museo de Barbastro a la espera de los bienes retenidos en Lérida
RAFAEL GOBANTES

Los tribunales de Aragón y no los de Cataluña serán los encargados de juzgar sobre el retorno de los 111 bienes de arte sacro propiedad del Obispado de Barbastro pero que siguen en depósito en el Museo Diocesano de Lérida. El juzgado de Barbastro encargado de la demanda acaba de determinar que la competencia territorial es de Aragón y que el caso pertenece a la jurisdicción civil.

Se pronuncia así en contra de la petición realizada por los abogados del Consorcio Museístico y del Obispado de Lérida, que presentaron una cuestión de competencia indicando que el litigio debía resolverse en tribunales catalanes y no en Aragón. Incluso el Consorcio Museístico, que aglutina al Obispado ilerdense y a las administraciones civiles del Ayuntamiento, Comarca, Diputación Provincial y Generalitat, cuestionó que la jurisdicción civil fuera la adecuada y planteó reconducirlo por la vía contencioso-administrativa. Por su parte, el abogado del Obispado de Barbastro-Monzón, Joaquín Guerrero, presentó alegaciones manteniendo que los juzgados competentes eran los de Aragón.

El pasado 27 de febrero, el Juzgado número 1 de Barbastro admitió la demanda reivindicatoria del Obispado de Barbastro-Monzón para recuperar los bienes, ya que, a pesar de que el Obispado de Lérida reconoce la propiedad aragonesa, justifica que los dejó en depósito en el Museo y no está en su mano devolverlos. Guerrero recurrió a la vía civil para hacer valer las sentencias de los tribunales eclesiásticos, concretamente el Decreto definitivo de la Signatura Apostólica que no dejaba dudas sobre la titularidad.

Un aspecto novedoso del auto es que invita a las partes en conflicto a acudir a la mediación para resolver este litigo sin necesidad de iniciar un trámite que podría ser largo y costoso. Sin embargo, él mismo recuerda que ya ha habido otros intentos, en alusión a los encuentros con el Nuncio y a las reuniones entre obispos y el Consorcio, y al acto de conciliación de octubre de 2017 en el Juzgado de Lérida número 3, donde el obispado catalán reconoció la propiedad aragonesa.

El letrado del Obispado de Barbastro, Joaquín Guerrero, se mostró muy satisfecho. Para él, se ha dado un paso importante en este litigio, aunque no tiene dudas de que habrá un recurso contra el auto ante la Audiencia de Huesca, porque la finalidad es «poner trampas para retrasar este litigio». Sobre la propuesta de la mediación, considera que sí que se podría llevar a cabo entre los dos obispos pero no con el Consorcio, que reiteradamente ha manifestado que no las devolverá. «Ellos (el Consorcio) van por otro camino que es el de no llegar a ningún acuerdo si no a retrasar este proceso todo lo máximo posible», explica Guerrero, quien recuerda por otra parte que los obispos de Lérida han firmado pactos pero «siempre se escudan en que el Museo no les deja devolverlo».

Etiquetas
Comentarios