Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

Una exposición viaja a tres espacios de "rebeldía" de la Zaragoza de los 60

Café de Levante, Bonanza y Casa Emilio protagonizan en el Centro de Historias ‘Una ciudad en la crisálida’.

Detalle con una de las mesas y una fotografía del bar Bonanza, en la calle Calle Refugio, 4
Detalle con una de las mesas y una fotografía del bar Bonanza, en la calle Calle Refugio, 4
Aránzazu Navarro

Dos bares –el Café de Levante y el Bonanza– y un restaurante, Casa Emilio, son los principales protagonistas de la exposición ‘Una ciudad en la crisálida. Zaragoza y sus espacios-proyección, 1969-1979’, que el Ayuntamiento de la ciudad inauguró ayer en el Centro de Historias.

"Una historia de historias", dijo este miércoles en la presentación de la exposición el consejero de Economía y Cultura, Fernando Rivarés, que pretende "mostrar algunos de los momentos, lugares y personajes que sostenían e incluso protegían la vanguardia socio-política y cultural" en los últimos años del franquismo.

La exposición refleja a una Zaragoza aún en blanco y negro, "de tonos grises y en cierto modo desordenada", señaló Beatriz Lucea, encargada de la museografía, en la que convivía la radio en FM de la base americana con las calles embarradas, la Coca cola con el botijo. "Son también años, según Rivarés, donde se oían voces nuevas como la del profesor José Antonio Labordeta, que musicaba sus poemas, años también de rebeldía y movimiento en la ciudad de Miguel Labordeta", fallecido en 1969.

La Zaragoza de los años 60 es, en cierto modo, "una ciudad crisálida, de contradicciones, años donde experimenta unos pálpitos de inquietud que la llevarán a la democracia en los 80 con otro color", según dijo Carlos Serrano, comisario de la muestra.

La exposición habla del Café de Levante, el Bonanza y Casa Emilio como tres espacios diferentes, pero que se asemejan entre sí porque "representan la creatividad, la contestación política y el compromiso social con la ciudad de la época", señaló Serrano.

Tour por la exposición

El recorrido de la muestra, dividida en tres espacios ubicados en la planta primera del Centro de Historias (plaza de San Agustín, 2), arranca con Casa Emilio, "cobijo de disidencias, iniciativas culturales y vinculada con la Zaragoza de protesta contra el franquismo o el trasvase", señaló el comisario. Desde la primera guitarra de Labordeta a un audiovisual, la exposición narra en diversos paneles la historia de esta peculiar casa de comidas de la Avenida de Madrid. Entre todos los objetos expuestos destaca una colección de dedicatorias a su propietario Emilio Lacambra, entre las que están las de escritores como Alberti, artistas como Tricicle o Marcel Marceau y presentadores de televisión como El Gran Wyoming. "Son el reflejo del cariño que despierta Casa Emilio en Zaragoza", señaló Lucea.

El Bonanza de García Maya

La segunda sala de la exposición está dedicada al Bonanza, un bar de la calle del Refugio que puso de de moda Manuel García Maya "como espacio para la noche, la plástica y el underground, un lugar de creación, rebeldía y amistad".

Del último espacio, dedicado al Café de Levante, ubicado desde 1976 en la calle Almagro con Carlos Blázquez y su esposa Pilar al frente del renovado negocio, Lucea destacó la fotografía del local cuando estuvo ubicado junto a la Puerta del Carmen, obra de la Hermandad Pictórica formada por Ángel y Vicente Pascual Rodrigo.

La exposición, que se inauguró ayer, estará abierta al público hasta el próximo 10 de junio. En octubre, adelantó Rivarés, el Centro de Historias acogerá otra muestra en la misma línea argumental, pero, en esta ocasión, sobre las Fiestas del Pilar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión