Despliega el menú
Ocio y Cultura

Cuatro películas que se hacen mayores de edad en 2018

El tiempo pasa irremediablemente para todos. Parece mentira que ya hayan pasado 18 años desde que se estrenasen algunos largometrajes que se recuerdan vivamente en la actualidad. Aquí tienes cuatro ejemplos de obras maestras que se han conservado como los mejores vinos.

Imagen de una de las representaciones del musical Billy Elliot, basado en la película homónima del año 2000 y que cosechó un notable éxito.
Imagen de una de las representaciones del musical Billy Elliot, basado en la película homónima del año 2000 y que cosechó un notable éxito.
@billyelliotelmusical.

Con la llegada del año 2000 se aunaron las entradas a un nuevo año, siglo y milenio. Y, con ello, se abría un periodo fundamental en el que se iban a consolidar los avances que ya venían produciéndose en diversos campos como la tecnología, la arquitectura o la medicina.

Acontecimientos de diversa índole que se produjeron hace 18 años hicieron historia. La destitución del que posteriormente sería condenado por crímenes de lesa humanidad (y ahora indultado) mientras era presidente de la República de Perú, Alberto Fujimori; la elección por segunda vez de Hugo Chávez como presidente de Venezuela o la inauguración de los Juegos Olímpicos de Sidney son algunos ejemplos.

El mundo del celuloide seguía también su andadura en una época en la que los principales avances se centraban en la mejora de los efectos especiales y la tendencia a la recuperación del cine clásico. En este curso verían la luz algunas joyas del séptimo arte que este año se hacen ya mayores de edad pero cuyo recuerdo sigue vivo dada su enorme calidad.

‘Gladiator’: considerada la mejor película del año por multitud de publicaciones especializadas, se trata de la obra cumbre del director británico Ridley Scott, que en su ya larga trayectoria había firmado clásicos como ‘Alien, el octavo pasajero’ (1979), ‘Blade Runner’ (1982) o ‘Thelma y Louise’ (1991). Este grandioso proyecto presenta una historia clásica ubicada en el imperio romano en la que se conjuga la armonía de una trama, unos personajes y una banda sonora que rayan la perfección. ‘Billy Elliot’: los fans con mejor memoria aún recordarán de vez en cuando los acordes del ‘Town called malice’, de The Jam, sonando mientras el pequeño Billy trataba de vencer sus miedos y ser el mejor bailarín de ballet profesional de su ciudad. Se trata de un brillante relato (del que recientemente se llevó a cabo un musical) de superación enmarcado en la Inglaterra de los años ochenta, con sus huelgas de mineros y las dificultades económicas que sufrían muchas familias, que removió conciencias e hizo vibrar a todo tipo de espectadores. ‘Erin Brokovich’:Julia Roberts hizo el papel de su carrera con este trabajo basado en una historia real con el que logró el Óscar a la Mejor Actriz y que contaba la vida de una madre divorciada con tres hijos a cuestas que tras sufrir un accidente de coche y perder el posterior juicio, empieza a trabajar en el despacho de su abogado. Se inicia con un caso en el que trata de probar que las enfermedades de una familia han sido causadas por las contaminaciones de aguas originadas por la actividad de una empresa. Un abrumador drama que a su vez cuenta con elegantes dosis de humor y que se apoya en la fuerza del personaje de Brokovich para lograr unos diálogos sublimes en lo que constituye un proyecto redondo. ‘La Comunidad’: en España también se hizo buen cine ese año, siendo ‘La Comunidad’, de Álex de la Iglesia, uno de los trabajos más destacados. El golpe de suerte que vive la trabajadora de una inmobiliaria al descubrir una fortuna en metálico en una de las casas que enseña le llevará a tener que lidiar con los vecinos más perversos (y extravagantes) de Madrid. Un 'filme' impecable en el que Carmen Maura borda un papel que le volvió a reportar el Goya a la Mejor Actriz tras haberlo obtenido antes por ‘Mujeres al borde de un ataque de nervios’ (1988) y ‘¡Ay, Carmela!’ (1990).Si quieres consultar la cartelera de los cines de Aragón, consulta el portal Heraldo Ocio.

Etiquetas
Comentarios