Despliega el menú
Ocio y Cultura

El ceramista japonés Tanzan Kotoge donará algunas de sus obras al Museo de Zaragoza

El centro prepara una exposición para presentar el legado junto a piezas de la colección Torralba. El creador ha estado varias veces en Aragón e impartido un curso en la Escuela Taller de Muel.

Entre la tradición y la vanguardia. Tanzan Kotoge es uno de los ceramistas más reputados del mundo. Heredero de una de las líneas tradicionales de creación (fue discípulo de Shimaoka Tatsuzo), también ha apostado por la innovación. En la imagen, el ceramista en septiembre de 2013, comentando las características de algunas de las piezas que aportó a la exposición 'Siempre Japón', celebrada en el Centro de Historias de Zaragoza.
El ceramista japonés Tanzan Kotoge donará algunas de sus obras al Museo de Zaragoza
José Miguel Marco

El japonés Tanzan Kotoge, uno de los ceramistas vivos más afamados del mundo, va a donar algunas de sus obras al Museo de Zaragoza.

La donación, anunciada de forma privada hace unos meses, se presentará en marzo o abril próximo en el seno de una exposición que se está preparando para darla a conocer al público aragonés. Junto a las piezas del maestro Kotoge se mostrarán las joyas de la cerámica china y japonesa que atesora el museo correspondientes a la colección Federico Torralba. No hay fecha concreta para dicha muestra, pero algunas fuentes señalan que podría celebrarse en marzo o abril.

Tampoco se conoce la cantidad exacta de piezas que forman parte de la donación, por cuanto que el artista japonés tiene aún algún compromiso que cumplir. Kotoge cuenta desde hace tiempo con una exposición itinerante por Europa (recientemente se mostraba en Ucrania) y las piezas que va a donar a Zaragoza van a salir de dichos fondos, aunque tiene algún compromiso pendiente que quiere satisfacer.

Al parecer, Kotoge ha estado varias veces en la capital aragonesa y valora enormemente el aprecio que se tiene a la cultura japonesa y las actividades que se realizan habitualmente en torno a ella.

Su primer contacto con Zaragoza fue a finales de 2013, cuando se celebró la muestra ‘Siempre Japón’ en el Centro de Historias. La muestra incluía fotografías, pinturas a la tinta, cerámicas y objetos lacados que resumían la fuerza y la belleza de la naturaleza japonesa.

La exposición se enmarcaba en el Año Dual España-Japón, que se celebró desde junio de 2013 hasta julio de 2014 para conmemorar el cuarto centenario de la embajada Keichô a Europa (1613-1620), la primera delegación diplomática de carácter oficial enviada por el país oriental al Viejo Continente.

Kotoge mostraba en ella una treintena de piezas de cerámica, entre las que destacaban los cuencos utilizados para beber el té (‘chawan’).

El artista japonés regresó a Aragón dos veces en 2015. En mayo visitó el Taller Escuela de Cerámica de Muel, donde participó en un encuentro organizado en colaboración con la Asociación Cultural Aragón-Japón y decoró una serie de piezas elaboradas anteriormente en el propio taller. Las pintó con el azul tradicional que se emplea en la localidad y trabajó en piezas previamente vidriadas en blanco con la técnica del ‘reflejo metálico’ o ‘loza dorada’ de tradición árabe.

Visita a los fondos del museo

A finales de año repitió visita a la capital aragonesa, en esa ocasión expresamente para recorrer el Museo de Zaragoza y contemplar las piezas de la colección Torralba, lo que hizo acompañado de los dos especialistas en este arte que trabajan en la universidad, Elena Barlés y David Almazán.

Tanzan Kotoge nació en 1946 en la ciudad de Himeji y fue discípulo del maestro Shimaoka Tatsuzo, declarado Tesoro Nacional Viviente. Su nombre ha sonado también alguna vez para ser objeto de esta declaración, un honor que Japón reserva para todos aquellos creadores vivos que han marcado un sello especial en su arte.

Desde que en 1973 fuera seleccionado por primera vez para la Exposición de Artesanía Tradicional Japonesa de la región de Kansai, la carrera de Tanzan Kotoge ha ido creciendo hasta convertirse en uno de los grandes maestros de la cerámica tradicional de Japón, especialmente en la cerámica de Kioto.

Aunque trabaja con técnicas ancestrales, sus aportaciones personales le han valido numerosos premios y distinciones, como el de ser declarado ‘Eminente artesano de la industria tradicional’. Hoy es uno de los ceramistas más apreciados del mundo.

Etiquetas
Comentarios