Despliega el menú
Ocio y Cultura

Teatro terapéutico y solidario

La Fundación Vicente Ferrer organiza una obra para mejorar la parálisis cerebral.

Francisco Javier Sáenz, Antonio Garrido, Marimar Jaso, Raquel Vicente, María Iruela, Begoña Schumacher, Conchita Martín y Ana Artacho, en el colegio María Montesori.
Francisco Javier Sáenz, Antonio Garrido, Marimar Jaso, Raquel Vicente, María Iruela, Begoña Schumacher, Conchita Martín y Ana Artacho, en el colegio María Montesori.
Guillermo Mestre

De la mano de una obra de teatro, más de 200 zaragozanos conectaron este sábado con la Fundación Vicente Ferrer. Fue en el salón de actos del colegio María Montessori, donde los actores Antonio Garrido y Francisco Javier Sáenz, de la compañía Teatro de Vuelta, interpretaron la obra ‘Hijos de su madre’.

La puesta en escena se organizó con el objetivo de recaudar fondos para construir una escuela para niños con parálisis cerebral en el sureste de la India, donde la Fundación Vicente Ferrer da cobertura a más de cuatro millones de personas. "A través de este proyecto –comentó Marimar Jaso, representante en Aragón de esta entidad– queremos garantizar el acceso a una educación especial de calidad, rehabilitación y servicios terapéuticos a 40 niños y niñas afectados por parálisis cerebral en el centro de educación especial y rehabilitación integradora de Kuderu".

A la llamada solidaria asistieron muchos socios de la Fundación y voluntarias como Raquel Vicente, María Iruela, Begoña Schumacher, Conchita Martín y Ana Artacho. Ellas se encargaron de explicar la precaria situación que se vive en las zonas rurales. "Se estima que en la India hay alrededor de cuatro millones de niños pequeños que sufren algún tipo de parálisis cerebral", destacaron. Estos centros de rehabilitación están cerca de los hospitales y suponen un gran desahogo para las familias. "A lo largo del mes, los niños están tres semanas en régimen de internado y una la pasan con sus familias", comentó Marimar Jaso, que además de agradecer la numerosa asistencia de público también se refirió a las importantes aportaciones realizadas a la fila cero.

La risa y las carcajadas llegaron de la mano de los actores principales, que pusieron en escena una adaptación de otros dos textos, realizada por la actriz Nuria Herreros. Y como colofón, hubo un sorteo de productos ecológicos en una tarde cargada de solidaridad.

Etiquetas
Comentarios