Despliega el menú
Ocio y Cultura

´Blanco 16/17`, una retrospectiva de la Universidad San Jorge

La retrospectiva de los artistas que expusieron el curso pasado en la Universidad San Jorge se puede ver hasta el 10 de febrero en el Centro Joaquín Roncal.

La retrospectiva de los artistas que expusieron el curso pasado en la Universidad San Jorge se puede ver hasta el 10 de febrero en el Centro Joaquín Roncal.
La retrospectiva de los artistas que expusieron el curso pasado en la Universidad San Jorge se puede ver hasta el 10 de febrero en el Centro Joaquín Roncal.
Oliver Duch

Que convivan los artistas, que compartan un espacio y que muestren a los zaragozanos las últimas tendencias del arte contemporáneo. Esto persigue la exposición ´Blanco 16/17`, que ayer se inauguró en el Centro Joaquín Roncal.

Minutos antes de la puesta de largo, Lourdes Diego, responsable de Cultura de la Universidad San Jorge (USJ), y Olga Julián, directora del Servicio Cultural de la Fundación CAI, ultimaban todos los detalles. La retrospectiva muestra el trabajo de los artistas que expusieron el curso pasado en la USJ. “Es el segundo año que colaboramos y estamos muy contentas del resultado”, confesaron.

Pintura y fotografía conviven en el espacio central en el que se dio la bienvenida. La acogida fue muy calurosa. Decenas de personas se acercaron, así que Olga y Lourdes estaban exultantes. Igual que los fotógrafos Pedro Anguila y Julián Fallas, que sobre una especie de caballetes hechos a mano muestran el proyecto ´5 minutes to play`. “Son retratos de los instantes previos a los conciertos”, comentaron, pinceladas en las que se juega mucho con la luz –más bien con su ausencia–, que lo es todo en la fotografía.

Justo al lado, el pintor turolense Diego Aznar expone parte de ´Constructo`. Tal y como recoge uno de los paneles de la muestra, “el artista contemporáneo es valiente y se atreve a superar los límites de un resultado artístico aprehensible y esperado; desconcierta y despierta sensibilidades, a la par que conmueve y provoca la reacción del público”. Una etiqueta que casa con la forma y el fondo de su obra, con su condición de joven promesa consolidada.

Al acceder a la sala principal espera Julia Dorado. Ella es la más veterana de la muestra, pero su espíritu dice todo lo contrario. Para la ocasión ha recuperado un trabajo que no veía la luz desde hace 37 años. Pintura sobre papel. Unas anilinas que durante este tiempo conservó en un armario para que no se decolorasen.

Julia enmarca el vacío en un paspartú. Juega con la idea del marco sin obra dentro realizando un montaje que cambia, que en el Joaquín Roncal no es el mismo que mostró en la Universidad San Jorge. “Es como quitarle a la pintura la obligación de ser un paisaje, un bodegón o un retrato. Me gusta la idea que la pintura se organice a sí misma”, confesó.

Sus anilinas conviven con ´Hauha`, de la ilustradora Coco Escribano, “una metáfora de esas situaciones en las que aparentemente todo es lujoso o tranquilo pero de repente tienes la sensación de que algo puede pasar”. Así describió su obra delante de una ilustración creada para la ocasión como si fuera una actuación efímera.

El colofón y la sorpresa llegan de la mano de la escultura y la pintura. El artista multidisciplinar Sergio Muro acerca la propuesta ´Yo tengo un embudo` del Espacio Visiones, y el escultor Steve Gibson, dos de las piezas de ´BoxHead`. No es su única actuación. Sobre el suelo presenta una obra no expuesta en Zaragoza llenando de vida un gran espacio que merece la pena visitar.

A la puesta de largo asistieron los autores de los textos del catálogo Manuel García Guatas, Jesús Pedro Lorente, Paula Blesa, Verónica Durán, Jaime Quintana y Bocainfierno. También participó el rector de la Universidad San Jorge, Carlos Pérez Caseiras, que animó a los zaragozanos a ver la exposición hasta el 10 de febrero.

Etiquetas
Comentarios