Despliega el menú
Ocio y Cultura

Concepción Ferrer: "La injerencia de Hacienda en la sanidad es un grave problema"

Concepción Ferrer afronta su segundo y último mandato al frente del Colegio de Médicos de Zaragoza con la intención de "echar el resto" y consolidar lo hecho hasta ahora.

Concepción Ferrer, frente a la sede del Colegio de Médicos.
Concepción Ferrer, frente a la sede del Colegio de Médicos.
Oliver Duch

¿Qué le gustaría conseguir del Departamento de Sanidad en los próximos cuatro años?

Diálogo. Le pediría a toda la Consejería, no solo al consejero Sebastián Celaya, poder hablar, debatir. Desde el Colegio de Médicos partimos de la idea de que tenemos que planificar a largo plazo; no podemos estar improvisando. Y las políticas sanitarias se tienen que ajustar a los tiempos y deben ser realistas. Es decir, si jubilamos anticipadamente a todo el mundo tenemos que saber que vamos a crear un grave problema porque luego no vamos a tener suficientes especialistas. Hay que planificar para no llegar a situaciones tan graves y críticas como las actuales, donde nos faltan médicos para cubrir puestos.

La falta de especialistas es uno de los problemas más importantes en este momento, ¿qué cree usted que ha llevado a esta situación?

La crisis económica. Y una política de jubilar profesionales y no reponerlos. En mi opinión, un problema gravísimo es la injerencia de Hacienda en la sanidad, porque Hacienda son números y la sanidad son personas y, además, pacientes. Y en los momentos de crisis nos encontramos con que no es que no aumente el gasto sanitario, sino que disminuye.

¿Cree que hay que aumentar el número de alumnos en las facultades de Medicina?

Para saber esto es necesario hacer un estudio en profundidad y sin ambiciones particulares. Y tenemos que saber que si aumentamos ahora el número de alumnos no vamos a tener los profesionales mañana, sino dentro de once o doce años. Y esto tenemos que tenerlo en cuenta. Habrá que planificar cuántos médicos se van a jubilar, cuántos facultativos vamos a necesitar en la próxima década... Y también tenemos que saber cómo vamos a remunerarlos después para que no se vayan a otras comunidades.

En este contexto, ¿qué le parece la medida adoptada por la Consejería de Sanidad de permitir que los médicos retrasen hasta los 67 años la edad de jubilación?

Me parece una medida extraordinaria que puede paliar la situación actual. Desde el Colegio de Médicos de Zaragoza vamos a animar a los profesionales para que sigan en activo hasta los 67. Hace unos años, cuando se suprimió el retraso de la edad de jubilación, la medida sentó muy mal y muchos médicos presentaron demandas. La situación que nos podemos encontrar ahora es que no se quieran quedar más tiempo del debido. Por eso invitamos a los profesionales a que echen una mano y les pedimos que retrasen un poco la jubilación para cubrir las plazas vacantes hasta que se asienten las plantillas.

Se ha producido una importante fuga de profesionales en los últimos años, ¿cree usted que se les ha maltratado?

Yo no hablaría de maltrato, pero la Administración tendría que saber que a cualquier otra empresa no se le permitiría tener a un trabajador durante cinco días, mandarlo a su casa, volver a llamarlo al mes... Las empresas no tienen estos vaivenes. Ahora nos hemos propuesto dejar la tasa de temporalidad de las plantillas en el 8%, pero hemos estado en índices del 40% hasta hace dos días.

Quizá no se les ha maltratado, pero contratarlos por meses, días e incluso horas...

Hemos mantenido mucho trabajo en precario. Durante años hemos tenido un volumen altísimo de interinos y la persona que no tiene asentado su puesto de trabajo no da todo lo que tiene que dar. Es una relación viciada porque el sistema no le trata bien: le da un puesto de trabajo, a las pocas semanas lo deja fuera... Y esto pasa en toda la sanidad y repercute en los pacientes.

¿Plantearía un pacto por la sanidad al margen de rivalidades políticas?

Por supuesto que sí. Querría que la sanidad estuviera fuera del ámbito político. Que se llevara por profesionales sanitarios que buscaran el bien del sistema y el de los pacientes. Y eso no lo conseguiremos mientras la sanidad esté en manos de políticos, que solo se mueven en la medida en que tengan un rédito electoral.

Etiquetas
Comentarios