Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

'Utopía mudéjar' revive la Zaragoza de las tres culturas con teatro, música y poesía

El proyecto está dirigido a alumnos de primaria y fomenta valores como el respeto y la tolerancia

Tres tariyas, Luis Miguel Bajén, Fernando Rivarés e Inma Carné, en la presentación de 'Utopía mudéjar' ayer en Zaragoza.
Tres tariyas, Luis Miguel Bajén, Fernando Rivarés e Inma Carné, en la presentación de 'Utopía mudéjar' ayer en Zaragoza.
Oliver Duch

El arte mudéjar de Zaragoza supone la cristalización de la convivencia de las culturas cristiana, musulmana y judía en nuestra ciudad. ‘Utopía mudéjar’ revive esa época a través de un proyecto multidisciplinar que aúna poesía, teatro, música e ilustración y trata de potenciar el respeto y la tolerancia, especialmente entre los más pequeños.

Enmarcado dentro de este proyecto se encuentra también el trabajo discográfico de Biella Nuei, ‘¡Bailamos!’, que se presentará el próximo 3 de enero a las 20.00 en el Centro Cívico Universidad con un concierto en directo de la banda de folk, acompañada de varios músicos aragoneses. El disco sale a la venta el jueves y puede adquirirse por 10 euros.

Conciertos teatralizados

El grupo, que puso en marcha la iniciativa a principios de este curso, ha sido el encargado de representar una serie de conciertos teatralizados y de carácter didáctico que llevan por título ‘El tesoro de Saraqusta’. La mayoría de ellos han tenido lugar en centros cívicos municipales, donde han reunido a alumnos de primaria de diferentes colegios públicos. "Queremos que los niños conozcan esos espacios y que se junten con gente de otras escuelas, algo que también fomenta los valores de convivencia que proponemos", apuntó ayer en la presentación del proyecto el consejero de Economía y Cultura, Fernando Rivarés.

Los músicos Mustapha Ghouzal, a cargo del guembri, el laúd árabe, la tariya o el bendir; Inma Carné, que pone voz a los cuentos y los acompaña con su tariya –tambor andalusí–; Jorge Álvarez, con el albogue, la gaita, la dulzaina, el pífano o la percusión; y Luis Miguel Bajén, que hace sonar la flauta de ala de buitre, el pandero, la pandereta y la guitarra, son los intépretes de esta serie de conciertos, que tratan de transportar a los oyentes a la época medieval. "‘El tesoro de Saraqusta’ cuenta las historias que el abuelo de Fátima y Omar relata a sus nietos acerca del pasado de la ciudad de Zaragoza", explicó Carné. "Los protagonistas de la iniciativa, como en el cuento, son los niños" porque, al final, ellos son los "ciudadanos del futuro", añadió.

Luis Miguel Bajén explicó que es "una maravilla ver a los más pequeños cantando en árabe" y recalcó el carácter de ciudad abierta de Zaragoza, una localidad que fue hogar para muchos refugiados que huían de la situación de guerra del sur de la península durante la Reconquista.

Al son de ritmos africanos

En paralelo, ‘Utopía mudéjar’ desarrolla una serie de talleres de baile con música africana. "El proyecto nace motivado por el descubrimiento de una colección de tambores andalusíes del siglo XI en el barrio de San Pablo de Zaragoza –apuntó Bajén–. Se trata de una de las colecciones más grandes de Europa", insistió el artista miembro de Biella Nuei. La iniciativa quiere convertir el teatro, la danza y la música en herramientas de educación e inclusión social, en una llamada a la convivencia y a los valores de intercambio cultural. Y para ello se fija en la herencia andalusí y mudéjar de Aragón. "Zaragoza ha sido la capital del mestizaje cultural y queremos construir ese tipo de ciudad a través de la inspiración histórica", apuntó Rivarés.

"Para nosotros, esa época es el ejemplo de que una utopía mudéjar es posible. Y debemos centrar esfuerzos en la población más joven para evitar que esta sea víctima de la guerra de odios que reina hoy en día. Queremos educarles en el conocimiento y en el respeto, en la construcción de un espacio común para todos", explicaron los miembros del grupo. "Ante una sociedad con cada vez más muros y fronteras, la herencia mudéjar es toda una llamada a la convivencia colectiva y a los valores de intercambio cultural", concluyeron. Rivarés subrayó que Zaragoza fue en el pasado, es en el presente y ojalá siga siendo en el futuro "un ejemplo de progreso y de ciudad diversa".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión