Despliega el menú
Ocio y Cultura

La reconversión del asesino

En once años, la realizadora y guionista Ana Murugarren ha dirigido un documental sobre Javier Krahe –‘Esta no es la vida privada de Javier Krahe’–, una serie para televisión, un largo de ficción sobre los niños robados –‘Tres mentiras’– y, ahora, un filme que se sitúa en Getxo al final de la Guerra Civil española y la posguerra y que está basado en una novela de Ramiro Pinilla. Como se puede apreciar, apuestas argumentales radicalmente diferentes con las que la cineasta parece demostrar que no le interesa un género en especial ni, tampoco, un único estilo narrativo.

La historia de un falangista que se obsesiona con la mirada de un niño, hijo y hermano de dos de sus víctimas, y acaba convertido en un anacoreta que pasa el tiempo cuidando de una higuera, tenía inmensas posibilidades. No he leído el libro de Pinilla, pero solo el punto de partida del relato parece lo suficientemente interesante como para armar una película de peso.

Ana Murugarren demuestra que sabe hacer buenas composiciones estéticas, filmar con autoridad sus hermosos escenarios exteriores y crear una atmósfera apropiada al lugar y al momento. Pero se pierde en lo fundamental. Para empezar, el desarrollo de la historia, en la que sobran los sobreentendidos y escasean las explicaciones de lo que verdaderamente importa, en la que todo sucede de repente sin lograr saber cómo se ha llegado hasta allí. Todo evoluciona de manera desordenada, con un cierto caos, amontonándose y, luego, precipitándose los acontecimientos. Pero lo peor es la creación de personajes y la pésima dirección de actores, y ello a pesar de contar con un buen reparto y con dos figuras como Karra Elejalde –al que no hace falta que le dirijan, eso sí– y Carlos Areces. Con fallos que afectan, incluso, al desarrollo temporal de lo que está pasando, a la cineasta se le escapa la historia casi desde el principio y se le escapan los intérpretes, con algunas actuaciones sorprendentemente flojas.

‘La higuera de los bastardos’ 

Directora y guionista: Ana Murugarren. Guión basado en la novela de Ramiro Pinilla. Fotografía: Josu Inchaustegui.

Intérpretes: Karra Elejalde, Carlos Areces, Jordi Sánchez, Pepa Aniorte.

España. 2017. 111 minutos.

Etiquetas