Despliega el menú
Ocio y Cultura

Gastronomía

El bar Darlalata gana el premio a la mejor tapa de Zaragoza con su 'Bonito estacional'

La creación de Alejandro Viñal fue elegida vencedora del XXIII Concurso de Tapas por unanimidad. Representará a la ciudad en ferias y otras citas gastronómicas.

El ‘Bonito estacional’ de Alejandro Viñal, del bar Darlalata, fue elegida por el jurado del XXIII Concurso de Tapas de Zaragoza como la mejor tapa del año. Se trata de una especie de ‘tataki’ de bonito que evoca las cuatro estaciones: las flores de la primavera, el bonito seco del otoño, y el frío y el calor –invierno y verano– de la propia elaboración del pescado. La tapa representará a la ciudad en próximas ferias y citas gastronómicas.

Más complicado resultó decidir el resto de premios. ‘¡Hoy cocido!’, del bar El Escondite, logró el premio a la Mejor Tapa Tradicional de esta edición. Por su parte, David Fernández, del restaurante Gratal de Ejea de los Caballeros, con su ‘T-M-T unos huevos’ –una recreación en torno a los huevos fritos, la grasa de cerdo y la fritada de tomate–, fue el vencedor en la categoría de Tapa Aragonesa.

La mejor tapa Original fue ‘Sushi mañó!’, un trampantojo de borraja y pasta de pescado obra de Susana Casanova, para La Clandestina Café. Respecto a la Popular, elegida gracias a los votos de los clientes a lo largo del desarrollo del concurso, la vencedora fue la de Casa Pedro, ‘Gyoza marino’.

Tapas aptas para todos

Además, atendiendo a la sensibilidad hacia las intolerancias, el concurso premia también la mejor tapa apta para celiacos, áccesit que decide la Asociación Celiaca Aragonesa. En esta ocasión, el premio ha ido para la tapa ‘Capuchino de setas del Moncayo’, obra de Blanca Rodríguez, del bar restaurante Rodi.

Los premios se han entregado a lo largo de una cena celebrada en el restaurante el Cachirulo, que también conmemoró los cuarenta años de vida de la asociación de Cafés y Bares, responsable del concurso oficial de tapas de Zaragoza, el más antiguo de España y del mundo.

El jurado del certamen estuvo compuesto en esta ocasión por los responsables de los restaurantes aragoneses con estrella Michelin: María Barberán, de La Prensa; Rafael Abadía, de Las Torres; Tonino Valiente, del Tatau Bistró;María José Meda, de la hospedería El Batán y Manolito Barranco, del Lillas Pastia.

Les acompañaron Alberto Ferruz, natural de Cariñena y socio del restaurante Bon Amb, en Jávea (Alicante), también con estrella; la periodista especializada, colaboradora de ‘El Mundo’, Raquel Castillo; y Javier Nicolau, cocinero de La Vieja Caldera y ganador del certamen del año pasado. David García y Jonás Villel, representantes de la empresa Tellsa –que regaló un horno tradicional al creador de la mejor tapa– completaron el jurado de esta edición.

Segundos y terceros premios

Las tapas que quedaron en segundo y tercer lugar también vieron reconocida su obra en las diferentes categorías.

En el apartado de tapa tradicional, quedaron segunda y tercera, respectivamente las creaciones: ‘Ossobuco de Ariza con su tuétano’, del restaurante Rodi, de Fuendejalón, y ‘Gua bao de calamar bravo’, de El Windsor, de Zaragoza; y ‘Marinera’, de Brasería Mica, también de la capital aragonesa.

En la categoría de tapas aragonesas, el restaurante zaragozano La Bocca quedó en segundo lugar con sus ‘Migas crujientes’, que conjugan crema untuosa de torreznos, espuma de pimentón y caviar de moscatel. Tras ella, el ‘Mini mollete de cebolla de Fuentes y guiso de ternasco de Aragón’ de El Ciclón.

Originales fueron también la ‘Papeleta rellena’, del ‘pub’ Loringan, de Morata de Jalón, así como el ‘Arroz cremoso con setas’ del Masclaras Miralbueno, que quedaron en segundo y tercer puesto, respectivamente. Los votos de los clientes decidieron que la segunda tapa más popular fuese ‘Los Corazones de alcachofa con salsa de trufa, virutas de foie y polvo de jamón de Teruel’, del Morris gastrobar, seguida de la ‘Panceta chilli dulce y puré kimchi’, de la Cantina Borago.

Al acto asistieron los consejeros del Gobierno de Aragón de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, y de Vertebración del Territorio, Movilidad y Vivienda, José Luis Soro, que fueron los encargados de cerrar un certamen pleno de sabores, sorpresas e imaginación y arraigado en la vida social y cultural.

Etiquetas
Comentarios