Despliega el menú
Ocio y Cultura

Salvador Gabarre Fernández: "El flamenco no es exclusivo de ningún lugar"

Salvador Gabarre Fernández, ‘el Chapi’ (Zaragoza, 1999), es un bailaor que acaba de triunfar en Pafos (Chipre), Capital Europea de la Cultura en 2017.

Salvador Gabarre, 'el Chapi', en el Teatro del Mercado.
Salvador Gabarre, 'el Chapi', en el Teatro del Mercado.
José Miguel Marco

Un bailaor zaragozano, Salvador Gabarre ‘el Chapi’, acaba de romper en la ciudad chipriota de Pafos, Capital Cultural Europea en 2017. Y eso que dicen que el flamenco pertenece exclusivamente al sur...

Muchas preguntas a la vez (sonríe). ¿Lo último que ha dicho es que el flamenco pertenece al sur?

Eso dicen. Yo no afirmo nada. Mi oficio es preguntar.

El flamenco no es exclusivo de ningún lado. Es universal, como el aroma a romero y a tomillo. Otra cosa es que en otras zonas de España, como en Andalucía, se proteja y promocione incluso institucionalmente. Aquí, lamentablemente, no pasa lo mismo.

No se queje, no le va tan mal a usted...

Yo no me quejo. Estoy empezando. Esta semana hemos estado con la compañía flamenca en el Teatro del Mercado con gran éxito de público.

Taconeando no es sencillo ganar unos buenos cuartos, aunque su presencia en Chipre le ha puesto en el disparadero...

Y pensar que tuve que ir con permiso paterno al certamen de la Capital Cultural Europea...

¿Qué me dice...?

Es que cuando viajamos, todavía era menor de edad. Y era la primera vez que montaba en avión...

Le creo, le creo.

Cumplí la mayoría de edad el pasado día 7 de octubre.

Es un chaval...

Y tanto: el año pasado todavía estaba estudiando en el instituto de La Puebla de Alfindén.

Les he visto montando el espectáculo en el escenario, y lleva una compañía por su sitio.

Las cosas se hacen con seriedad. Si no, mejor no hacerlas.

Vamos con la presentación de los artistas.

A la percusión, Josué Barrés.

Barrés chanela con el cajón.

Buenísimo. Un respaldo fundamental dentro y fuera. Seguimos.

Vamos ahí.

Voz, el cantaor Pedro Bautista, ‘Titi’, un joven talento que más que una promesa es una realidad. Sigo. A la guitarra, José María Jiménez. Le ha tocado a Farruquito.

Palabras mayores...

Y a Pedro el Granaíno. Y a Juan Ramírez, que es el bailaor que iba en el sexteto con Paco de Lucía.

Acaba de mentar a Dios.

Paco de Lucía era otra historia, el número uno sin discusión. También como cantaor, Eugenio Tejero, ‘Konfu’. Y en el bajo, Juan Manuel Caballero.

Cuentan que le pegan a todos los palos: alegrías, seguiriyas, bulerías... Pero que a la vez manifiestan un estilo propio. Esa mixtura es muy difícil...

No me gusta hablar de mí mismo. Me gusta expresarme en el tablao.

También aseguran que le bendijo Farruquito.

Eso fue en un máster en Pamplona. Me encanta Farruquito. Igual que Joaquín Cortés.

¿Por qué?

Solo hay que verlos andar: arte puro. Y si bailan, ni le cuento...

Usted ya lo tenía en 2008, cuando actuó en la Expo. Y entonces solo tenía ocho años...

Ya le digo que me cuesta hablar de mí mismo.

Los toreros se suelen ir al sur para triunfar, territorio también propicio para el flamenco.

Iremos al sur. Y también al norte: en marzo vamos a Dusseldorf, en Alemania. Ya hemos actuado en Pau y Tarbes. Y en Pirineos Sur. Aunque ya le digo que el flamenco no es exclusivo de ningún lugar, es universal.

Etiquetas
Comentarios