Despliega el menú
Ocio y Cultura

Marta García Aller: "El fin del envejecimiento es el mayor cambio que se avecina"

Ha escrito ‘El fin del mundo tal y como lo conocemos’, libro que se presenta el próximo lunes a las 19.00 en el Patio de la Infanta de Ibercaja.

Marta García Aller, en Madrid.
Marta García Aller: "El fin del envejecimiento es el mayor cambio que se avecina"
Enrique Cidoncha

Dice que la vida está cambiando prácticamente a una velocidad ‘de años de perro’...

Cada año que vivimos ahora vale por siete de los de antes. No paramos de ver avances tecnológicos que hacen que el mundo cambie tan deprisa que apenas lo reconozcamos. Hace diez años ni siquiera teníamos un ‘smartphone’ en el bolsillo. Un simple teléfono con conexión a internet lo ha cambiado absolutamente todo.

Películas como ‘Regreso al Futuro II’ han tratado de vaticinar qué iba a ocurrir. ¿Hasta qué punto se puede acertar?

El arte de la predicción es arriesgado. Hollywood ha intentado adivinar por dónde iba a ir el futuro y ha acertado solo en algunas cosas. También se han equivocado con frecuencia los propios científicos. Hace 20 años, los mayores expertos en internet decían que hacer compras ‘online’ de manera segura sería imposible y que jamás leeríamos periódicos a través de la red.

¿Cuál es, en su opinión, el mayor cambio que se avecina?

El fin del petróleo es uno de los más grandes. El más ambicioso, no obstante, es el fin del envejecimiento. La ciencia está trabajando para que vivamos muchos años y lo hagamos con salud. Se está tratando el envejecimiento no como un proceso inevitable, sino como una enfermedad para la que todavía no se ha encontrado cura.

Hay científicos que dicen que la muerte será algo opcional... Suena un poco marciano, ¿no lo cree?

Sí, suena muy radical, pero hay quien cree que podríamos llegar a vivir 500 años. También hay tecnólogos que vaticinan que podremos alargar la vida gracias a una fusión de mente y máquina. Ya se está investigando cómo ‘descargar’ la conciencia humana en una CPU.

También asegura en su libro que la robotización destruirá millones de puestos de trabajo...

Hay muchísimos empleos que van a desaparecer. Algunos estudios apuntan a que hasta un 60% pueden ser automatizables, pero también dicen que se crearán cientos de puestos que todavía no existen. Es probable que los niños de hoy en día no puedan responder con realismo qué van a ser de mayores porque a lo que se van a dedicar no existe todavía.

¿Quién corre más peligro?

Los empleos rutinarios son los que menos futuro tienen. Los más ‘humanos’, en cambio, serán aquellos que requieran de creatividad y empatía.

Hay quien cree que esta será la última generación que sea más inteligente que las máquinas... Esto sí suena a ‘Terminator’.

Sí, y hay muchos expertos en inteligencia artificial que así lo defienden. Es una propuesta nada descabellada, de ahí que ahora haya un debate sobre cómo programar a las máquinas para que sean éticas.

Todo esto, ¿lo veremos nosotros?

Seguramente sí. De hecho, ya lo estamos viendo. Hay tecnologías, como la realidad virtual o la realidad aumentada, que podrían transformar los institutos. Los estudiantes serán capaces, por ejemplo, de viajar a la antigua Roma o a la Edad Media con solo ponerse unas gafas. Esa tecnología ya existe, pero no está generalizada.

Y eso teniendo en cuenta que hasta hace no mucho tenían que hacer los deberes con diccionario y enciclopedia...

Hay algo que la generación actual ha perdido, que es la paciencia. Antes, para hacer un trabajo del colegio llegabas a casa y buscabas en la enciclopedia confiando en que el tema en cuestión apareciera en ella. Si no estaba ahí había que esperar hasta el día siguiente para ir a la biblioteca. Ahora, con Google a mano, cualquier duda se resuelve en décimas de segundo.

Y eso, ¿es bueno o malo?

Los niños de ahora son capaces de hacer muchas cosas a la vez, de estar pendientes de muchas pantallas. A nosotros seguramente nos hubiera costado. Con esto quiero decir que se van adquiriendo nuevas capacidades y se pierden otras menos necesarias.

Y usted, ¿cómo se ve dentro de 50 años?

Espero estar comentado cuántas de estas predicciones se hicieron realidad y cuáles no llegaron a serlo. Las posibilidades son fascinantes. El futuro está lleno de preguntas y somos nosotros quienes tenemos que responderlas.

Etiquetas
Comentarios