Despliega el menú
Ocio y Cultura

El bailaor zaragozano el Chapi se gradúa en el Teatro del Mercado

El espectáculo ‘Alma, cuerda y tacón’ conjuga el cante más tradicional con las vertientes más modernas del flamenco y se representa los próximos jueves y viernes, a las 20.30.

Salvador Gabarre presentó ayer su nuevo espectáculo en Zaragoza.
El bailaor zaragozano el Chapi se gradúa en el Teatro del Mercado
José Miguel Marco

"El alma del Chapi se inspira en el sonido de las cuerdas y de la voz y transmite sus sentimientos y su pasión, de la forma más racial y auténtica, a través del baile y el tacón". Así definió ayer el percusionista Josué Barrés el espectáculo ‘Alma, cuerda y tacón’, de la compañía flamenca El Chapi, que se representará los próximos jueves y viernes en el Teatro del Mercado de Zaragoza, a las 20.30. Las entradas pueden adquirirse por 12 euros.

Salvador Gabarre, ‘el Chapi’, tiene 18 años y es uno de los "valores en alza del flamenco zaragozano y uno de los jóvenes talentos con más proyección", según explicó ayer el gerente del Patronato Municipal de las Artes, Víctor López, en la presentación del espectáculo. Barrés recalcó que se trata de un "proyecto de flamenco de calidad", cuya música ha sido creada especialmente para el espectáculo por el guitarrista José María Jiménez. La representación conjuga cante puro con el flamenco moderno de voces como la de Pedro Bautista ‘Titi’ y Eugenio Tejero ‘Konfu’, que aporta letras de cosecha propia.

Una gran carga rítmica

El bajo eléctrico de Juan Caballero y las percusiones del propio Josué Barrés son los dos pilares sobre los que gira la carga rítmica que tiene el repertorio del espectáculo. Barrés destacó el éxito de sus representaciones a nivel internacional, en festivales de flamenco franceses –como el de Pau o el de Tarbes– o, recientemente, en la ciudad chipriota de Pafos, nombrada este año Capital Cultural Europea. Todo ello, en su opinión, certifica la calidad y el talento del espectáculo, que gira en torno a la figura del bailador zaragozano. En este aspecto también quiso incidir Víctor López, que recordó que Zaragoza participa en el proyecto europeo Pirenart, que "favorece la exportación de artistas locales a escenarios del norte de España y del sur de Francia".

Un joven talento autodidacta

El Chapi taconeó durante años en el barrio de Las Fuentes. Allí ofreció sus primeros espectáculos en el bar La Caña y actuó en diferentes celebraciones gitanas.

La Expo de Zaragoza de 2008 fue la primera gran oportunidad para un entonces jovencísimo bailador gitano autodidacta que estaba llamado a hacer algo grande. Por aquel entonces, Salvador Gabarre tenía 8 años. A ello le siguió una participación en un curso impartido por Farruquito, en el que el propio artista le dijo que podía alcanzar "la cima".

Fue en 2014 cuando el Chapi decidió formar su propio proyecto y pasearlo por los escenarios de la Primavera Flamenca de Huesca o el Ciclo Flamenco de Zaragoza. El percusionista Josué Barrés explicó que siempre es más difícil triunfar en casa y que precisamente por ello esta oportunidad es única.

Tradicional y rompedor

Hoy Gabarre se define como un bailador tradicional, aunque con ciertos matices del flamenco más rompedor. El bailador quiso incidir en la variedad del espectáculo que protagoniza. "Tiene dos cantes, bailes, percusión y mucho, mucho jaleo", dijo.

"Casi todos los participantes en el espectáculo son zaragozanos", dijo Barrés. Pero no todos. La música la pone José María Jiménez, afincado en la capital aragonesa pero nacido en San Sebastián. El guitarrista ha compuesto explícitamente la música de este espectáculo, que, según destacó Barrés, posee, además, "un 60% de letras de canciones propias", algo muy poco común.

Descendiente de una saga guitarrística formada musicalmente por Sabicas, Jiménez se instruyó en Granada de la mano de Emilio Maya y recorrió la geografía española con diferentes formaciones flamencas.

El guitarrista ha acompañado a figuras del cante y del baile como Farruquito o Juan Ramírez y ha compartido cartel con el Lebrijano o José Mercé. Además, ha compuesto la música de espectáculos de la bailadora Nuria Cazorla o del ballet flamenco de Ángela Cruces.

Martinetes, fandangos, alegrías, bulerías, seguiriyas, jaleos, tangos y soleás son los palos que ofrece el espectáculo de un bailador que actúa desde los tres años, ha recibido clases de Farruquito, ha compartido escenario con Antonio Canales o Belén Maya y es uno de los jóvenes talentos del flamenco zaragozano.

Etiquetas
Comentarios