Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Periodismo

El disparo a las conciencias de Manu Brabo

El zaragozano premio Pulitzer en 2013 expone en Madrid 90 imágenes que buscan "una reacción". Su tarea, admite, "invade en ocasiones la intimidad" de las víctimas.

Joseba Vázquez 12/11/2017 a las 06:00
Etiquetas
Horrores cotidianos. 'Mi primer trabajo en Alepo' (2012).Manu Brabo

El oficio de fotoperiodista no debe de resultar sencillo si te dedicas a retratar conflictos bélicos. Además de convivir con el espanto, te expones a acabar como un cadáver más entre quienes matan y mueren a tu alrededor, a ser secuestrado o detenido y, ocasionalmente, a verte obligado a juzgarte a ti mismo. En estas circunstancias ha trabajado Manuel Varela de Seijas Brabo, Manu Brabo, que hasta el próximo 3 de diciembre expone en el centro de artes La Neomudéjar de Madrid 90 imágenes de impacto presentadas bajo el título ‘Un día cualquiera’. La muestra, primera en solitario del autor, se integra en una programación más amplia de National Geographic y ofrece un resumen de su trabajo de los últimos siete años en escenarios de alto riesgo como Libia, Siria, Egipto o Iraq.

Y, sí, durante ese recorrido por el horror, Manu –nacido en Zaragoza en 1981– se ha visto sometido al paquete completo de pruebas que examinan la resistencia del fotorreportero. Pudo morir en cualquier balacera o por la metralla del obús de mortero que estalló a unos metros de su posición el pasado diciembre en Ganus (Iraq), fue detenido y encarcelado de forma ilegal durante 44 días por las tropas leales a Gadafi en Libia en 2011, y tomó conciencia de la parte más controvertida de su trabajo precisamente con la instantánea que le convirtió en 2013 en el segundo, y por ahora último, fotógrafo español distinguido con el Premio Pulitzer. Uno de esos lienzos desgarradores. Es octubre del año 2012 en la ciudad de Alepo (Siria) y un hombre, roto por dentro, llora mientras sujeta el cuerpo sin vida de su hijo. Una composición que remite a ‘La Piedad’ de Miguel Ángel, pero en vivo, real. Manu Brabo, ahora ‘freelance’, entonces contratado por la agencia Associated Press, congela el momento. Y le duele. "El hombre sale del hospital con el niño en brazos, ya cadáver, y en la calle se desmorona –rememora el reportero gráfico–. Trato de hacer las fotos lo más rápido posible porque es una de esas situaciones en las que realmente eres invasivo. Ese hombre trata de buscar un poco de privacidad en la calle, pero aún así tienes que hacer el trabajo".

"El objetivo al final –asegura Brabo– es reclamar una ciudadanía más activa y más entregada, más trabajadora y más eficaz, para solucionar problemas que son de todos. Las políticas europeas que hablan ahora de cerrar fronteras cuando hasta hace tres años se hablaba de abrirlas vienen de mirar a otro lado. El objetivo es que la gente vea lo que pasa, que reaccione y no se sienta intocable. Se trata de arrear al público".

Porque la muestra actual no habla de ‘Un día cualquiera’ en el quehacer de Manu Brabo en Oriente Próximo, sino de la terrible cotidianeidad que azota a las poblaciones de esa zona maltratada del mundo. Y cada disparo de su cámara tiene una misma destinataria: nuestra conciencia.





Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo