Despliega el menú
Ocio y Cultura

Fin de curso de las escuelas de folclore, flamenco y swing

La Escuela Municipal de Música y Danza de Zaragoza, la Escuela de Mamá y Zaraswing han celebrado esta semana las fiestas de fin de curso.

Las alumnas, posando al final de una actuación.
Fin de curso de las escuelas de folclore, flamenco y swing
Oliver Duch/Raquel Labodía.

La semana ha llegado cargada de fiestas de fin de curso, como la organizada por la Escuela Municipal de Música y Danza de Zaragoza, en la que hay inscritos más de 1.500 alumnos en los departamentos de Clásica, Folclore y Música Moderna. No todos pudieron participar el jueves en el concierto que se celebró en el Teatro Principal, pero los que lo hicieron se sintieron muy arropados.

Dos días antes, la despedida del curso, en el mismo escenario, fue alrededor del folclore y de todas sus especialidades. El director, Chema Peralta, se mostró “muy satisfecho” del trabajo, de la labor de recuperación de la tradición aragonesa representada en instrumentos como la gaita de Boto. Rafael García, profesor de este instrumento, destacaba orgulloso la importante labor que se ha llevado a cabo para no perderla, igual que ha sucedido con otros como la dulzaina, el pandero o el redoble de caja.

Otros profesores como Fernando Gabarrús, Juanjo Almarza, Alberto Artigas, Sergio Asso o Begoña García participaron activamente en la preparación del festival que se inició con bailes populares, continuó con una orquesta de gaitas, coro y percusión y, a partir de ahí, la jota, el baile y el canto.

Minutos antes de levantarse el telón del escenario, el profesor Miguel Ángel Berna ultimaba con sus alumnos todos los detalles de la actuación. “Es una de las partes más importantes de mi trabajo –comentaba–, la labor de siembra”. Con los niños vestidos de calle, Miguel Ángel destacaba que “en absoluto supone un desprecio al traje regional, sino la idea de mostrar que la jota tiene presente hoy y que, al fin y al cabo, lo importante es que bailemos”.

En otro escenario, el Teatro de las Esquinas, el mismo día y casi a la misma hora, la Escuela de Mamá también celebraba su gran fiesta de fin de curso alrededor del flamenco y de la danza española en Zaragoza con mucha ilusión. Al menos es la que tienen y transmiten a diaro a sus alumnos los responsables del centro, Mamen Martínez y José Manuel Hernández de la Torre.

Pisaron el escenario 147 alumnos –la mayoría mujeres–, y de todos ellos casi un centenar alrededor del flamenco. La cita también fue una estupenda pasarela de moda ya que Mamen diseña y vende todo tipo de trajes. “Este año se lleva mucho el estampado, y los lunares son un clásico que no pasa de moda”.

Los nervios previos enseguida se calmaron y sobre el escenario la música y el baile se fundieron. Uno de los momentos más emotivos fue la interpretación de una pieza con música en directo, la que protagonizaron Israel Dual, el cantaor; Nacho el Niño, a la guitarra, y el percusionista José Barrués, junto a Mamen Martínez.

El público, formado mayoritariamente por familiares y amigos de los protagonistas, además de alumnos como la galerista Cristina Marín, disfrutó de una velada cargada de emociones en la que “lo menos importante son los pequeños fallos que haya podido haber; ha sido una cita para divertirse y expresar lo que cada uno lleva dentro”, comentó la directora del centro.

Y el jueves, en CaixaForum, los que despidieron el curso fueron los 160 alumnos de Zaraswing convocando un clandestino, que estaba previsto realizar en la calle, pero que por el calor se tuvo que trasladar a la cafetería de la tercera planta.

´La noche de swing`, organizada por CaixaForum, llegó cargada de ritmo. Los profesores Jorge Cuadri,Marta Monserrat y Marta Lafarga estuvieron muy atentos de todos los detalles y de que nada les faltase a Gustav Jakobsson y Laia Puig, llegados desde Barcelona para participar en un taller de jazz steaps. También tuvieron un gran protagonismo las White Chocolates (Sonia Ortega, Eva Bret, Nuria Bonet y Gloria García) y los incombustibles Shakin’ All.

Hasta el domingo, la gran fiesta de graduación Zaraswing continúa en distintos escenarios de la ciudad. Esta tarde con un clandestino en la plaza de San Felipe y el sábado con una gran fiesta en el Jardín del Temple, el escenario preferido de los amantes del lindy hop para bailar.

Etiquetas
Comentarios