Despliega el menú
Ocio y Cultura

Un 'sí quiero' que es un show

El zaragozano Luis Cebrián lleva seis años ejerciendo de maestro de ceremonias en Zaragoza en este tipo de bodas que arrasan en Aragón.

El zaragozano Luis Cebrián, ejerciendo de maestro de ceremonias en una boda en Zaragoza.
El zaragozano Luis Cebrián, ejerciendo de maestro de ceremonias en una boda en Zaragoza.
bodasdecine.es

Distinta, diferente o desenfadada son adjetivos que, a priori, no nos vienen a la mente al pensar en una boda. Sin embargo, los zaragozanos Jesús y Claudia tenían claro que querían “dar el paso”, pero que su enlace fuese una cita muy especial. Por eso se decantaron por el concepto de boda-show, una tendencia en alza en Aragón.

La boda tuvo lugar 28 mayo de 2016 en el restaurante Aura, y Luis Cebrián, maestro de ceremonias de estos eventos desde hace seis años, fue el encargado de oficiar el enlace. “Lo vimos un par de veces antes en otras bodas y nos gustó mucho. Queríamos una boda dinámica y fue tal cual, un día en el que tan pronto llorabas de alegría como te partías de la risa”, recuerda Jesús, vecino de Fuentes de Ebro. “Luis no solo canta y recita, sino que organizó los textos y los tiempos de la gente que participaba en la ceremonia”, relata.

Aunque lleva siempre un guión como si de un espectáculo se tratase, la improvisación es otra de las facetas más valoradas del artista zaragozano. “Sabíamos quién iba a hablar y el orden de las intervenciones. Aun así no dejó de sorprendernos”, asegura el novio.

En su caso contaron con más de 200 invitados, muchos jóvenes pero también algunos más “tradicionales”. “La abuela de mi mujer tiene más de 80 años, y mi padre 70, y les encantó. Tras varias citas con él llega un momento en el que sabe bastante de ti, y es lo que utiliza para que todo sea diferente. Si nos volviésemos a casar lo haríamos todo exactamente igual”, asevera.

Cebrián es uno de los precursores de estas bodas a medida en Aragón. Este artista multidisciplinar llegó a ‘oficiar’ este tipo de ceremonias en 2011 casi por casualidad. “Yo me dedicaba a mi labor de 'showman' y a la música cuando una ‘wedding planner’ contactó conmigo y me lo ofreció. Por aquel entonces no se hacía mucho pero decidí probar y hasta la fecha ya he casado a un centenar de parejas”, asegura Cebrián.

Sin ir más lejos, esta semana tiene programados otros tres enlaces. “Es algo que se ha ido extendiendo hasta convertirse en uno de mis trabajos principales y que cada vez se demanda más”, añade. Durante unos 50 minutos, Cebrián, vestido casi siempre de traje, aunque puede adaptar su vestuario –como en aquel caso en el que ofició una boda ibicenca-, y acompañado por su inseparable guitarra, su micro y el resto de sus herramientas de trabajo, ofrece un espectáculo “único e irrepetible”.

“Utilizo todas mis facetas como comunicador, presentador, músico y humorista en menos de una hora para que el rito no pierda su esencia, pero sin dejar de lado los juegos, las canciones especiales o ‘la ola del amor’, mi firma personal”, explica.

Un enlace de estas características puede costar de 400 euros en adelante, dependiendo del equipo requerido, el tiempo y de si se solicita solo la ceremonia o se incluye el evento posterior, el decorado, etc. A día de hoy asegura que ya ha visitado casi todas las fincas de Aragón, e incluso le han contratado en otras comunidades, como Navarra o Cataluña.

En su opinión, el auge de este tipo de servicios guarda relación con un cambio de tendencia hacia este tipo de ritos más tradicionales. “Cambia el concepto pero no la demostración de amor. Cambia el lugar, el tipo de cita, el vestuario, la celebración… pero la gente quiere disfrutarlo igual y quiere que los que les acompañen formen parte del evento”, explica Cebrián. “El invitado ya no es algo impuesto, ahora los novios deciden con quién quieren estar ese día y cómo vivirlo”, asegura.

El boca-oído

Cebrián afirma que la gran mayoría de los enlaces que ha oficiado le han llegado gracias al boca-oído y a las experiencias vividas entre los invitados. “Tengo incluso grupos de amigos en los que ya he casado a varias parejas”, explica. Pero sin duda, para él lo mejor son los “mensajes de los lunes, cuando los novios se ponen en contacto conmigo y me dan las gracias, eso es lo más gratificante”.

Myryam y Jordi también se han decantado por Cebrián para darse el ‘sí quiero’, en este caso el 15 de septiembre de 2017 en la finca de La Dehesa. “Queríamos algo diferente, y que la boda no girase solo en torno a nosotros. Cuando lo conocimos empatizamos enseguida con él y nos dio muchas ideas. Casi nos ha hecho tener más ganas de que llegase el momento”, explica Myryam.

Etiquetas
Comentarios