Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

'Moonlight' irrumpe con inesperado suspense en los Óscar de 'La La Land'

El musical acapara los reconocimientos de la 89 edición y gana seis estatuillas, pero el drama independiente logra el de mejor película después de que se rectificara un sorprendente error.

Por dinámica ganadora, el tono que articula su narración y el fenómeno que lleva aparejado, todo indicaba que la 89 edición de los Óscar iba a ser la de ‘La ciudad de las estrellas (La La Land)’. Los hechos se correspondieron con la intuición cinéfila hasta que se produjo un histórico, sorprendente e inesperado error: cuando el equipo del musical celebraba en el escenario su premio a la mejor película, el cual hubiera supuesto su séptima estatuilla, sus miembros se percataron de que la ganadora era sin embargo ‘Moonlight’, que obtuvo tres distinciones. Todo se debió a una equivocación con la tarjeta que llevaban Warren Beatty y Faye Dunaway, encargados de anunciar el veredicto de la Academia. La anécdota implicó un tenso momento de desconcierto en una ceremonia en la que como se esperaba Damien Chazelle fue elegido mejor director y Emma Stone y Casey Affleck triunfaron como actriz y actor. [Consulte el listado completo de ganadores]

Con 14 candidaturas, el musical en torno a las aspiraciones profesionales y al amor se llevó seis trofeos: fotografía, diseño de producción, banda sonora y canción (‘City of stars’) además de los dos ya citados para Chazelle y Stone. La cifra refleja el atractivo imperecedero de la esencia clásica que articula el largometraje, que al final tuvo que compartir protagonismo con la también notable ‘Moonlight’, la envolvente historia de un joven negro que sufre rechazo por su homosexualidad. La obra de Barry Jenkins brilló en la categoría de guión adaptado, escrito por el propio director, y con Mahershala Ali en la de actor de reparto.

 

Damien Chazelle, quien ya expuso la dificultad del camino a los sueños en la enérgica ‘Whiplash’, se convirtió con 32 años en el cineasta más joven en recoger un óscar y rompió la tendencia por la que desde 2011 el trofeo recaía de forma sucesiva en autores no nacidos en Estados Unidos.

A pesar de la seria competencia de Isabelle Huppert (‘Elle’) y de Natalie Portman (‘Jackie’), los pronósticos se cumplieron y Stone se alzó victoriosa en su segunda nominación (en 2015 optó como secundaria por ‘Birdman’). En los posados de honor no estuvo junto a su compañero en ‘La La Land’, Ryan Gosling, sino con Casey Affleck, el rival a batir en categoría masculina por los matices dramáticos que aporta a su personaje en ‘Manchester frente al mar’, cuidada propuesta por la que su autor, Kenneth Lonergan, brilló en el apartado de guión original.

También parecían bastante probables, como así se confirmó, los galardones para los secundarios Viola Davis (‘Fences’, en un papel de carga emocional que antes encarnó en el teatro) y el ya comentado de Mahershala Ali (‘Moonlight’). Sus merecidas estatuillas se enmarcan en la mayor sensibilidad de la Academia hacia la cuestión racial, con actores negros entre los aspirantes de las cuatro categorías interpretativas en contraste con el polémico olvido de estos en la anterior edición.

La iraní ‘El viajante’, que se estrena en España el próximo viernes, se impuso a la compleja e insólita película alemana ‘Toni Erdmann’ en el apartado de obra extranjera. Con ella llegó uno de los momentos más contestatarios, simbolizado en la anunciada ausencia de Asghar Farhadi (cineasta que en su día ganó el óscar por ‘Nader y Simin, una separación’) en protesta por las medidas antiinmigración de Donald Trump. Se plasmó a su vez en la lectura de una carta en la que este exigía respeto por los ciudadanos de los países afectados y alertaba de los peligros de la deriva emprendida por el Gobierno estadounidense.

Con la producción Disney ‘Zootrópolis’ como triunfadora en la muy igualada categoría de animación, ‘Hasta el último hombre’ (montaje y mezcla de sonido), ‘El libro de la selva’ (efectos visuales), ‘La llegada’ (edición de sonido), ‘Escuadrón suicida’ (maquillaje y peluquería) y ‘Animales fantásticos y dónde encontrarlos’ (vestuario) se repartieron los trofeos de carácter técnico en una velada en la que la alegría de tener a un español entre los candidatos no se completó con el Óscar. Juanjo Giménez, catalán de madre turolense, no pudo subir al escenario por su cortometraje ‘Timecode’.

Había curiosidad por comprobar el perfil que asumiría Jimmy Kimmel al frente de la gala. El presentador, correcto en su faceta, tuvo un comienzo inspirado, si bien después se vio afectado por la inevitable irregularidad de una ceremonia tan larga, dinámica que rebajó con su hilarante idea de escribir un tuit a Trump ante su conocida fijación por esa red social. Sus destellos irónicos animaron una gala que manifestó el clima sociopolítico que vive Estados Unidos, aunque la carga crítica fue menor de la esperada.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión