Ocio y Cultura

La patrulla del 'Ministerio del Tiempo' se hospeda en Veruela

El tercer capítulo de la serie de TVE sobre Bécquer y una historia de brujería se rueda este lunes y martes en el monasterio zaragozano

Los patrulleros de 'El Ministerio del Tiempo' durante una escena del capítulo rodado en Peñíscola
Tamara Arranz.

Gustavo Adolfo Bécquer vuelve estos días a pasear por el claustro del Monasterio de Veruela de la mano del rodaje del tercer capítulo de la nueva temporada de ‘El Ministerio del Tiempo’. La patrulla de trotamundos por la historia tiene que viajar al siglo XIX para encontrarse con Gustavo Adolfo Bécquer y resolver con él un asunto de brujas que les trae de cabeza.

Los actores que encarnan a la escuadra ministérica, Aura Garrido (Amelia Folch en la ficción), Nacho Fresneda (el soldado Alonso de Entrerríos) y Hugo Silva (que ha regresado a la serie para volver a encarnar a Pacino) graban este lunes y martes en el cenobio cisterciense las escenas de su encuentro con el poeta y narrador del romanticismo encarnado por Tamar Novás (Goya el mejor actor revelación en 2004 por ‘Mar adentro’).

Los patrulleros del Ministerio han llegado este lunes a Veruela con la excusa de ser unos peregrinos del Camino de Santiago para coincidir con Bécquer, que entre finales de 1863 y mediados de 1864 vivió aquí aquejado por problemas de salud por los que tenía que alejarse de la ciudad. El creador de la serie, Javier Olivares, ha destacado que es la primera vez en la ficción que pueden filmar un episodio en el lugar histórico en el que realmente vivió el personaje central de la trama. “Es un lujo poder estar aquí, en su día el capítulo de Cervantes lo localizamos en el Corral de Comedias de Almagro, pero no se correspondía con la época”, ha explicado.

El realizador vasco Koldo Serra es el encargado de dirigir esta entrega en un “paraje que es un lujo y muy inspirador”. “La idea es llevar la estética de las leyendas de Bécquer y sus ‘Cartas desde mi celda’ a la pantalla, con todo el tema de la luna, la niebla y los parajes de la zona”, ha señalado Serra, que este pasado verano formó parte del jurado del Festival de Cine de Comedia de Tarazona. La trama del episodio se mantiene en secreto como oro en paño hasta su emisión en La 1, que se prevé para antes del verano.

Un equipo de unos 90 profesionales, entre personal técnico y artístico, ha desembarcado este lunes y martes en el monasterio de Veruela que ha visto así alterada su habitual tranquilidad en estas fechas. A lo largo de la mañana de este lunes la grabación se ha desarrollado en el claustro, la sala capitular y por la tarde la acción se traslada al interior de la iglesia. El martes está prevista una filmación nocturna en el cementerio, que promete ser una de las complicadas, se espera una considerable bajada de la temperaturas, a la vez que espectacular.

Javier Olivares ha destacado la implicación de la instituciones aragonesas para lograr la presencia de la ficción en tierras zaragozanas. En este sentido, ha recordado que la propia coordinadora de la Aragón Film Commission fue la que le propuso la posibilidad de ubicar uno de los episodios en tierras aragonesas cuando estuvo en Zaragoza dando una conferencia y que desde entonces “todo han sido facilidades” tanto por parte del Gobierno aragonés como por parte de la Diputación Provincial de Zaragoza, propietaria del inmueble.

Etiquetas
Comentarios