Ocio y Cultura

Nueve cantantes españolas elevan el espíritu de Pilar Lorengar en una gran noche

Repasaron arias de ópera y piezas de zarzuela que interpretó y grabó la soprano zaragozana. La Orquesta Reino de Aragón, dirigida por Ricardo Casero, amenizó la gala del Principal.

Un emotivo momento de una noche llena de cariño, belleza y recuerdo en honor de Pilar Lorengar: Eugenia Boix canta 'Las noches de Fígaro' de Mozart.
Guillermo Mestre

En los preámbulos de la noche de ‘Homenaje a Pilar Lorengar. XX Aniversario de su fallecimiento’, durante los ensayos, las sopranos elogiaron la solidez de su repertorio y su modo de cantar. Para muchas de ellas "ha sido una referencia", así lo dijo Ainhoa Arteta. Todas aceptaron con sumo gusto cantar fragmentos de ópera y de zarzuela que ella interpretó. Pilar Lorengar (Zaragoza, 1928-Berlín, 1996) encarnó la soprano luminosa y simpática que hizo una carrera impecable. Un espejo del canto.

Todas las cantantes líricas, las nueve de anoche –y Ainhoa Arteta el pasado miércoles– se desplazaron a Zaragoza con absoluta generosidad. Ensayaron con la Orquesta Reino de Aragón, formada por 50 instrumentistas de diversos lugares y conservatorios, dirigidos por Ricardo Casero..

La emoción se instaló en el ambiente: el Teatro Principal al fin y al cabo ha sido el gran escenario de aquella Pamina ideal del barrio del Gancho. La orquesta atacó la obertura de ‘Las noches de Fígaro’ y sonaron los primeros aplausos. Había compromiso, calidad, pasión y deseos de agradar.

 

Maite Alberola cantó un fragmento de ‘Fausto’ de Gounod en francés y su voz, bien empastada y brillante, pareció mecer el recinto. Yolanda Auyanet se lució con ‘Cosí fan tutte’ de Mozart, y alguien gritó con espontaneidad: "Fantástico. Qué noche tan maravillosa". Era una señora de Huelva que había venido a ver a una hermana y quiso acercarse al Teatro Principal; por instantes pareció levitar aupada por las voces.

Eugenia Boix interpretó una pieza de ‘Las noches de Fígaro’, con una plasticidad especial y una garganta delicada, que dibujaba nota a nota su suavidad, su temblor y su coloratura. Parecía estar en la película ‘Arroz amargo’ de Giuseppe de Santis. Logró muchos aplausos. Alguien, de nuevo desde las filas de atrás, susurró: "Qué forma tan bonita de interpretar. Es que me encanta".

Rebeca Cardiel, con un vestido azul marino y afilada sobre sí misma, se convirtió en Pamina de ‘La flauta mágica’ de Mozart y resultó sofisticada, soñadora, como transida por un viaje interior. Si alguien no la conocía bien, fue una hermosa sorpresa. Alejandro Martínez, uno de los promotores del recital, dijo:"Sabía que iba a gustar mucho". Eugenia Enguita abordó el ‘Caro nome’ de ‘Rigoletto’ de Verdi y alcanzó momentos impresionantes: es una cantante con oficio, con energía, con sensibilidad y brillo. Otra voz deslizó una valoración global: "Esto es emocionante".

El concierto, variado, ascendía canción a canción. Y quizá la apoteosis llegó cuando Ruth Iniesta, menuda y vibrante, expresiva como una actriz dramática, se atrevió con ‘Follie… Sempre libera’ de ‘La traviata’. Lo hizo con coraje y apasionamiento, segura de su voz, pero tenía un as en la manga: el tenor Jorge Franco, recién llegado de Huesca, le respondía desde lejos. Fue un momento más que mágico, y el teatro pudo venirse abajo. Si el nivel de las sopranos aragonesas ya estaba siendo deslumbrante, Ruth se metió a la gente en el bolsillo.

Amparo Navarro pareció ayer, con su cabello rizado, una estatua griega o quizá Irene Papas: cantó con elocuencia y mucha clase un tema de ‘Don Carlo’ de Verdi, y pareció despedirse como defraudada de sí misma, con un mohín de disgusto. Quizá fuese una impresión falsa. Isabel Rey lució su experiencia en un breve fragmento de ‘Tosca’ de Puccini, y cosechó muchos aplausos por su elegante sobriedad. Y fue una espléndida y meticulosa Carmen Solís quien cerró esta primera parte con ‘Un bel di vedremo’ de ‘Madama Butterfly’ de Puccini.

La narradora de emociones observó: "La voz es el instrumento más hermoso". En el descanso, Alberto Castejón, que trabajó en el Teatro Circo, dijo: "Tardará algunos años en darse una conjunción así. Qué bonito todo".

Alejandro Martínez y Sergio Castillo, organizadores del recital desde la Asociación Aragonesa de la Opera Miguel Fleta, estaban radiantes: por el color de las voces, por la hondura y la luz de la emoción, creyeron oír (y ver) a Pilar Lorengar en el escenario del Principal. La noche, eso sí, seguiría con un escalofrío general de romanzas de zarzuela.

Etiquetas
Comentarios