Ocio y Cultura

Música y baile en el aniversario de la Asociación de Gaiteros de Aragón

Sus bodas de plata se conmemoraron con un recital improvisado y una exposición.

Durante el siglo XX, la música tradicional aragonesa interpretada con la gaita de boto y la dulzaina prácticamente llegó a desaparecer, excepto en las comarcas de Monegros y del Bajo Aragón. Afortunadamente, en los años 70 un grupo de jóvenes músicos contactó con dulzaineros como Camilo Ronzano y entre todos empezaron a recuperar melodías e instrumentos.

Ese fue el germen que años después, en 1990, dio lugar al nacimiento de la Asociación de Gaiteros de Aragón y ayer, con un año de retraso, sus socios empezaron a celebrar las bodas de plata con un amplio programa de actividades. La primera tuvo lugar por la tarde en varios escenarios de Zaragoza. Alrededor de 30 gaiteros protagonizaron tres pasacalles que confluyeron en la plaza del Pilar. Unos salieron de la plaza de la Seo; otros de las murallas romanas y, los últimos, de la calle Alfonso para juntarse minutos después.

El improvisado recital se centró en temas de su repertorio clásico: ´El Ball de Benás`, ´La marcha de gigantes`, el ´Pasodoble de Albalate`... “Son tres de las piezas más conocidas –comentó Manuel Bernad, presidente de la Asociación de Gaiteros de Aragón–, las que más identifica la gente y no podían faltar en este acto”.

La intensidad sonora fue creciendo en la misma medida que lo hizo la curiosidad de los viandantes. Finalmente, el público les rodeó completamente, así que los gaiteros se vinieron arriban y ofrecieron algunos bises más de los previstos. Sonaron el ´Pasacalles de Marcuello`, el ´Pasodoble de Borja` y otras piezas populares. Hasta hubo quien se animó a bailar. “En estos momentos, la música tradicional aragonesa vive un estado de esplendor”, comentaron el presidente y el secretario de la asociación, José Grima.

Tras estas palabras, los músicos iniciaron un corto desplazamiento hasta el Centro Joaquín Roncal, donde se inauguró una exposición conmemorativa del 25 aniversario. En ella se exhibe una pequeña colección de instrumentos antiguos (gaitas de boto, dulzainas, tambores, chiflos y pífanos); también hay 14 paneles donde se explica su trayectoria a través de fotografías y textos, además de las publicaciones y discos que se han editado. A la cita acudieron muchos socios que no son músicos y participó el profesor de gaita de boto, Mario Gros.

Manuel Bernad informó que la muestra estará abierta hasta el 29 de octubre y la semana que viene habrá actividades gratuitas como una demostración didáctica de instrumentos caseros o un taller de instrumentos de caña. El viernes 28, Alberto Turón impartirá la conferencia ´La música popular desde una perspectiva funcional`.

Etiquetas
Comentarios