Despliega el menú
Ocio y Cultura

Eduardo Noriega: "La gente está volviendo a los cines y quiere reírse"

A Eduardo Noriega no le gustan las etiquetas y dice que él no es un galán de cine. Pero lo cierto es que, al menos en ‘Nuestros amantes’, la última película del director zaragozano Miguel Ángel Lamata, enamora. Y nada menos que a Michelle Jenner, su compañera de reparto, para la que solo tiene buenas palabras: «Es un escandalazo lo guapa que está y lo que brilla».

El actor Eduardo Noriega, ayer, en el palacio de Sástago de Zaragoza.
Eduardo Noriega: "La gente está volviendo a los cines y quiere reírse"
Aránzazu Navarro

Hace un año, la maquinaria de la grabación de ‘Nuestros amantes’ estaba funcionando a pleno rendimiento. ¿Cómo fueron aquellas semanas por tierras aragonesas?

Fue un rodaje diferente para todo el equipo. Esta es una película atípica en el fondo y en la forma: tiene un guión muy dialogado y una puesta en escena muy teatral, con planos secuencia muy largos por las calles de Zaragoza y por otros lugares de Aragón. También fue atípico el proceso de ensayos y de rodajes. Con Lamata hicimos un trabajo de reaprendizaje como intérpretes: intentamos que, a la hora de actuar, no fuera la cabeza la que dirigiera las secuencias, sino que lo hiciera el instinto.

¿Cómo es Lamata con sus actores?

Es un gran director por la sencilla razón de que saca lo mejor de cada actor. Crea un clima de trabajo ideal para estar sensible, creativo y expresivo, algo fundamental para un intérprete. Da mucha confianza y eso es esencial. Con él ahondas en cosas que ya sabes, pero que, según el director y el guión con el que te encuentres, profundizas más o menos.

¿Cómo llegó a ser uno de sus ‘amantes’?

Miguel Ángel tenía ganas de trabajar conmigo desde hace bastante tiempo. Y hace justo tres años me mandó un par de proyectos y me advirtió de que tenía más en el cajón. Él es un tío muy trabajador y creativo y no para de desarrollar las ideas que tiene en su cráneo privilegiado. Cuando leí el primer proyecto, que era este, me entusiasmó la idea de participar en esta historia de amor distinta a lo que yo había hecho antes y distinta en general.

Es una comedia romántica en la que sus protagonistas tienen prohibido enamorarse. ¿Es eso lo que la hace diferente?

La comedia romántica no es un género muy desarrollado en España. En Francia o Estados Unidos es más habitual y ha tenido más recorrido que aquí, donde hacemos mucha comedia y mucho drama, pero poca comedia romántica. Esta es una cinta atípica dentro del panorama español porque es muy universal, tiene un humor inteligente y no local y es muy exportable. De hecho, ya se ha vendido a diferentes países. A veces la gente, para piropearla, te dice: «Parece americana, parece de Woody Allen, parece francesa». Pues no, es española. Por todo eso me apetecía estar en este proyecto, todo un reto para el actor por sus secuencias, sus conversaciones, sus personajes extraños y su utilización del humor para hablar de cosas serias.

Ustedes mismos hablan de ‘Nuestros amantes’ como de una cinta de amor y de humor.

Me encanta esa definición de peli de humor y amor o peli de amor con humor. El humor es un vehículo extraordinario para hablar de cosas serias: puede romper barreras y, a la vez, hablar de temas que afectan seriamente. Porque en el amor no todo es bonito: hay separaciones, infidelidades, desamor, celos, traiciones... Todo eso, contado con humor, es mucho más fácil. Y el público se identifica con ‘Nuestros amantes’, de repente está sonriendo o riendo mientras se recuerda a sí mismo en esa situación.

Con esta cinta y la anterior en la que trabajó, ‘Los miércoles no existen’, encadena dos comedias con papeles muy distintos a los de ‘Tesis’ o ‘Abre los ojos’, que le dieron la fama. ¿Está cambiando de registro?

Sí. Desde ‘Cha cha cha’ no había hecho un personaje tan cómico como este. A mí la comedia me gusta mucho, pero es verdad que he sido eminentemente dramático. Empecé haciendo ‘thrillers’ con Amenábar y eso marca el tono de tu carrera. Pero, por suerte, puedo hacer géneros distintos. Además, es tiempo de comedia. La gente está volviendo al cine y lo que quiere es distraerse y reírse. Y esta peli es muy recomendable para eso.

¿Esa es la enseñanza que se desprende de la cinta, que es tiempo de comedia?

No sé si lo es, pero, ahora mismo, la comedia me parece muy importante. Hubo un tiempo en el que el público dio la espalda al cine español y está volviendo a las salas gracias a este género. Porque la gente quiere evadirse y si, además, es con un humor inteligente que habla de cosas que nos afectan a todos, mucho mejor.

Comparte plano con Michelle Jenner y Amaia Salamanca, dos de las actrices del panorama nacional más solicitadas. ¿Cuál fue su aportación a la película?

Son dos actrices con mucha personalidad. Amaia ha contribuido con su humor tan peculiar e irónico a crear su personaje. Y lo de Michelle es un escandalazo: cómo está de guapa, de brillante, de encantadora. Es un hada chalada perfecta.

‘Hada chalada’ es, precisamente, el título de la canción que Enrique Bunbury ha compuesto para la cinta.

Sí, ha hecho dos versiones y ambas son magníficas. Es otro artistazo aragonés y universal, un genio cuya música se escucha en todo el mundo. Por eso es muy importante para la película que él también haya estado.

Ha vuelto a trabajar con Fele Martínez, con el que no se le veía en la gran pantalla desde ‘Abre los ojos’ (1997). ¿Cómo ha sido el reencuentro?

Reencontrarte con Fele siempre es una alegría. Él, como persona, es muy payaso, muy gracioso y muy cómico. Es una máquina expendedora de chorradas gratuita y estropeada, porque no para de contar chistes. Rodando también aplica ese humor, y al personaje que hace en ‘Nuestros amantes’, que es tan extravagante y tan exagerado, le venían muy bien Fele y su humor. Ha sido un placer volver a trabajar con él 19 años después. Fue Lamata quien propició el encuentro: hace cinco años nos dijo que quería vernos juntos en una comedia. Y no solo lo ha cumplido, sino que la escribió pensando en nosotros.

Parece que el director y usted han congeniado. ¿Repetirán como pareja artística?

Lamata tiene varios proyectos y en alguno de ellos me encuentro yo. Si todo va bien, espero que comencemos uno nuevo el año que viene. Soy un ‘lamatista’ fervoroso y practicante y espero hacer muchos trabajos con él.

Él es uno de los protagonistas de lo que aquí hemos dado en llamar ‘la primavera del cine aragonés’. ¿Este fenómeno también se percibe desde fuera?

Creo que se está haciendo un cine en Aragón y con directores aragoneses que está llamando la atención fuera de esta Comunidad. No es solo una percepción local: está siendo muy exportado a todo el mundo, y eso es bueno para Aragón, para España y para el cine. Y hay que decir que no solo tenéis a los cabezas visibles, guionistas, directores y actores. También hay muchos técnicos trabajando en Madrid en este sector. La verdad es que se nota la eclosión del cine aragonés. Por ejemplo, dentro de poco viajaré a Uruguay a la entrega de los Premios Platino, donde ‘La novia’ es una de las películas favoritas de todo el mundo latinoamericano, nada menos. Tiene varias nominaciones, y eso la pondrá en el mapa mundial.

En ese continente, el americano, también ha trabajado como actor. De hecho, compartió cartel con Schwarzenegger en ‘El último desafío’, pero se ha mantenido radicado en España, sin dar el salto a Hollywood.

Siempre ha sido así. Surgió de forma natural porque hice algún proyecto fuera, en México, Argentina, Francia y Estados Unidos. Si ya me parece un milagro poder hacer una película en España, trabajar en diferentes cinematografías e idiomas me enriquece como actor y es toda una suerte. Ojalá pueda seguir haciendo cine dentro y fuera mucho tiempo.

A estas alturas de la película, ¿se siente un galán del cine español?

No. Los actores siempre queremos deshacernos de las etiquetas. No queremos hacer constantemente de algo que se relacione con otra cosa. Creemos que la interpretación te permite hacer géneros distintos y personajes diversos. Y yo aspiro a eso: me encanta de hacer de galán o de héroe si también puedo hacer de villano y antihéroe.

Etiquetas
Comentarios