Ocio y Cultura

Fiesta por la música zíngara y la complicidad

Teatro Che y Moche celebra los 10 años en escena de su espectáculo ‘El funeral’.

Las referencias a la muerte implican a menudo un homenaje a la vida, planteamiento clásico de la comedia que se entrecruza con el espíritu de la música zíngara y la improvisación interpretativa en ‘El funeral’, obra de Teatro Che y Moche que anoche conmemoró sus 10 años en escena, periodo en el que se ha convertido en un referente por su humor y el modo de apelar a la complicidad del público.

La compañía aragonesa vivió una jornada especial en el Teatro de las Esquinas, donde tras dos funciones (una matinal y otra vespertina) celebró con amigos una fiesta musical en la que se reunieron los artistas que han contribuido a construir el universo ‘Oua Umplute’ (huevo relleno en rumano), denominación con la que también se conoce la propuesta.

El director Joaquín Murillo, Ioaqim en la ficción, estuvo de nuevo acompañado por los actores/músicos Tereza Polyvka, Kike Lera y Fran Gazol. Entre bastidores se encontraban Tatoño Perales, Raquel Anadón y Marian Pueo, socios de Murillo, quien recordó que el origen de ‘El funeral’ fue un espectáculo de calle que evolucionó hacia las salas al añadirse una estructura dramática. Che y Moche ha representado más de un millar de veces una obra que ha adquirido un carácter internacional, realidad que a juicio de Murillo conlleva satisfacción y agradecimiento al permitirles seguir adelante con uno de sus emblemas.

La sencillez de la historia, centrada en cuatro músicos que honran a su abuelo fallecido, motiva que la importancia resida en cómo se articulan las situaciones, aspecto clave en el objetivo de promover las risas. El buen ambiente se detectó ya conforme la gente ocupaba sus butacas, minutos en los que se pudo ver a David Ardid y David Sánchez, que se alternan con Lera y Gazol en los papeles de Yuri y Zoltan (encarnan esos personajes en la función de hoy sábado), Eugenio Arnau, Gaby Morgan y Jorge Aparicio. Durante los aplausos finales se sacó una tarta de cumpleaños para sorpresa del reparto.

Gancho Drom ofreció después en el ambigú el concierto de presentación de su disco ‘Ta tante et toi’. La conexión de los ‘francomaños’ y sus raíces jazz ‘manouche’ con ‘El funeral’ vino de la mano de Jean-Pierre Bailly, participante en la secuela ‘Liquidación por cierre’. En la medianoche se desarrolló la fiesta zíngaro ‘loca’, a la que también asistieron Alberto Castrillo, Sergio Domínguez y Sergi Polyvka, pianista y hermano de Tereza.

Etiquetas
Comentarios