Ocio y Cultura

Paquirri: "Me dolió mucho y cuando me vi las tripas fuera, me di cuenta de que era grave"

El diestro ya ha llegado a Sevilla para estar presente en el nacimiento de su hija, Carmen.

Francisco Rivera a la salida del hospital.
Francisco Rivera a la salida del hospital.
Sandra Lario

Francisco Rivera ha abandonado este sábado el Hospital Quirón de Zaragoza para trasladarse en avión a Sevilla, dónde ha llegado a las 16.45, con un único pensamiento en su mente: el nacimiento de su hija Carmen.

Dolorido y visiblemente emocionado se ha presentado a los medios de comunicación para dar las gracias a los doctores que lo han atendido, "en especial, a don Carlos", haciendo referencia al doctor Val-Carreres, que le ha atendido en Zaragoza. 

Una vez en la puerta del centro hospitalario, el diestro ha asegurado que se encontraba bien, pero que lo ha pasado bastante mal. "Ahora estoy mejor, pero he estado muy sedado, aunque por suerte, me han cuidado muchísimo", ha añadido. 

Según el comunicado difundido por el hospital zaragozano, la evolución ha sido "satisfactoria en las últimas horas" y las pruebas de diagnóstico por la imagen manifiestan una "franca recuperación, lo que posibilita este traslado" ante el avanzado estado de gestación de su esposa.

Rivera ha rememorado el momento de la cogida. "Fue muy rápido. Recuerdo que me dolió mucho y cuando me vi las tripas fuera, me di cuenta de que era algo serio", ha relatado. Posteriormente ha señalado que en esos momentos "pasa todo muy rápido y el que menos se entera de todo es uno mismo". 

El diestro ha reconocido que la razón por la que se efectúa el traslado de manera tan rápida ha sido el inminente nacimiento de su hija Carmen. "Si no, sería imposible que saliera ya", ha recalcado. Rivera ingresará en la clínica Sagrado Corazón, donde está previsto que su mujer, Lourdes Montes, dé  a luz en la próxima semana. "Me ingreso allí y estaré con Carmen", ha repetido en varias ocasiones.  

De hecho, Lourdes Montes ya abandonó este viernes la capital aragonesa para llevar a cabo los preparativos necesarios para el nacimiento de la primera hija del matrimonio. 

Respecto a su vuelta a los ruedos, el torero ha querido dejar claro que lo que más ilusión le hace es volver a torear, aunque es consciente que su dolencia "va para largo". "Vamos a intentar apurar, ya que no me gustaría que este año se fuera sin poder volver a torear", ha recalcado. Sobre si podrá estar en la Feria del Pilar, Rivera ha destacado que le encantaría, "pero eso ya lo dirá el doctor". 

"En estos momentos estoy hecho polvo, por lo que lo importante es llegar a Sevilla y seguir allí el tratamiento", ha puntualizado. Una información que ha recalcado el doctor Val-Carreres: "Se va bajo control médico y todavía tendrá que estar un tiempo ingresado en Sevilla". 

Val-Carreres ha recordado que la herida sufrida ha sido "tremenda" y que ojalá sea la "más grave de toda la temporada".

Antes de abandonar el hospital de Zaragoza, Paquirri ha recibido este mediodía la visita de su hermano Kiko Rivera.

Francisco Rivera se encontraba ingresado en el hospital zaragozano desde el pasado martes, cuando fue trasladado desde la UCI del hospital San Jorge de Huesca. Allí había sido ingresado tras ser operado de la cornada de 25 centímetros que recibió en la tarde del lunes cuando toreaba al cuarto toro de la tarde de la primera corrida de la feria taurina oscense.

Etiquetas
Comentarios