Ocio y Cultura
Suscríbete por 1€

"Un superhéroe es alguien que no busca la gloria sino el bien común"

Sébastien Perez y Benjamin Lacombe han presentado en Zaragoza su último libro.

Benjamin Lacombe y Sébastien Perez.
Benjamin Lacombe y Sébastien Perez.
Laura Uranga

La capital aragonesa ha sido estos últimos dos últimos días el escenario escogido para la presentación mundial del libro 'Los superhéroes odian las alcachofas' (Edelvives), una joya literaria realizado por dos autores franceses: el escritor Sébastien Perez y el ilustrador Benjamin Lacombe, dos de las figuras mas representativas en el ámbito internacional de la ilustración.

¿Cómo nace la idea de este libro?

Sébastien Perez: Realmente es un proyecto en el que llevaba trabajando bastante tiempo. Surgió justo después de 'El herbario de las hadas', que también fue un libro en colaboración con Benjamin. La idea inicial era que fuese una especial de manual de superhéroes donde aparecería una guia para fabricarte tu propia indumentaria de superhéroes, pequeñas instrucciones, texto, etc. Con un perfil de edad orientado a un público más joven. En un inicio presente el proyecto a un ilustrador con el que yo ya había publicado un libro en Francia. Estuvo trabajando al respecto más de medio año, incluso hizo varias ilustraciones pero le pareció muy complejo abordarlo y acabó tirando la toalla.

¿Y qué ocurrió después?

S. P.: En el segundo intento probé con otro ilustrador y a los seis meses pasó exactamente lo mismo. En el tercer intento probé con un ilustrador muy conocido en Francia, con muchísima experiencia, al que le gustaba el proyecto pero también dijo que era complejísimo, y que le llevaría tres o cuatro años abordarlo en su totalidad. En ese momento, Benjamin, que siempre está muy pendiente de mi obra, me dijo: "Es una pena que no se lleve a la práctica este proyecto. Me encanta, me lanzo a ello". Introdujo algunas modificaciones para ahondar más en la psicología de los personajes e incluso aumentar un pelín el perfil de edad. Es ahí cuando también introdujimos el concepto del diario íntimo de un superhéroe.

¿Era inevitable que sus caminos volvieran a cruzarse?

Benjamin Lacombe: Esta vez ha sido un poco peculiar porque, normalmente, cuando hemos trabajado juntos el punto de partida ha sido exactamente el mismo. Escribimos el libro a la vez, desde el inicio, como si fuera un pastel, un milhojas de esos que se van solapando. Aquí, nada que ver, porque era Sébastien quien llevaba bastante tiempo trabajando en este manual de superhéroes y eso ha modificado la forma de realizarlo. Había concebido un libro enorme durante tres años, con 64 personajes. Luego tuvimos que reducirlos a la mitad y añadir y quitar ciertos elementos.

Las alcachofas, ¿son la kryptonita de sus superhéroes?

B. L.: Sí. Realmente es una forma de demostrar que todos los superhéroes tienen sus debilidades, su talón de Aquiles... y que nadie es perfecto. Lo común a todos ellos no es que tengan superpoderes, sino que todos tienen un comportamiento excepcional en la forma de ayudar al prójimo de forma altruista.

¿Qué técnicas se han utilizado en las ilustraciones?

B. L.: Hay muchísimas técnicas en este libro. Mi preferida es al gouache con óleo. Pero hay otras como el collage, tinta china sobre papel para dar ese aporte más científico; acuarela, tinta carboncillo y 'lavis' (aguada). La técnica también aporta un sentimiento diferente y por eso hemos ido eligiendo las distintas técnicas.

¿Y cuáles son sus referentes?

B. L. También muchísimas. Todo influye en función del libro de que estemos hablando. En este, en concreto, hay tantas que por ese motivo creo que Sébastien no pensó en mí en un primer momento, ni tampoco yo me introduje en el proyecto desde un principio porque no era lo que suelo hacer. Son referencias muy variadas, unas son del pop art, otros son de los anuncios de propaganda rusa o americana, de los años 40 y 50. Pero en otro libro como 'Madame Butterfly', serían las estampas japonesas, la filosofía y el dibujo zen. En general, diría que mis referencias clave se encuentran más en otros medios.No en el dibujo o en la ilustración sino en el cine, la fotografía, la literatura o en la vida cotidiana. Por ejemplo, Fosfo, el personaje principal de 'Los superhéroes odian las alcachofas' es Sébastien.

¿Les tienta trabajar en el campo de la animación y el cine?

S. P.: Claro que sí. Justo a raíz de los superhéroes hemos abordado el proyecto del libro electrónico. Hemos introducido el concepto de tres dimensiones y empezado a desarrollar distintos escenarios interactivos. El ebook incluirá 10 pequeños cortometrajes de alrededor de un minuto de duración con un toque divertido, en 3D y 2D.

B. L. No va a ser un libro electrónico al uso. Es como si te fueras adentrando en un bosque, vas de un lado a otro, se van superponiendo distintas capas con partes más interactivas, realidad aumentada... incluso el lector tendrá la oportunidad de 'superheroizarse', estará conectado con las redes sociales y podrá crear su avatar. Es la misma historia pero aprovechando las posibilidades de los soportes digitales.

El diseño del libro, ¿también es un aspecto importante en el ámbito digital?

B. L.: Son soportes distintos y no hay que leerlos del mismo modo. Para mí no tiene sentido convertir este libro en formato PDF y pasar las páginas en el iPad porque no tiene nada que ver. Esto tiene un componente de tacto, es algo material, incluye unas gafas para ver los dibujos 3D que aparecen a lo largo de la historia... Es algo que, simplemente por formato, por el tamaño de las tabletas, no tiene sentido alguno. Hay que concebirlos de forma diferente

Y también participan en el diseño del libro electrónico?

Sébastien. Por supuesto. Es un trabajo enorme. Y también hay un equipo de un montón de gente participando en el desarrollo de este libro electrónico.

¿Qué condiciones se precisan para ser un superhéroe de la ilustración y de la literatura como ustedes?

Eso nos encantaría saberlo. No tenemos ni idea.

¿Quiénes son para ustedes los auténticos superhéroes?

B. L. Realmente, un superhéroe puede ser una madre trabajadora que se ocupa de sus niños y que al mismo tiempo va a trabajar. Hay muchísimas personas en nuestro día a día cotidiano que son superhéores y no son conocidos, personas que trabajan en organizaciones humanitarias... Gente así son los auténticos superhéroes.

S. P. Un superhéore es alguien que no busca la gloria. Por eso no son conocidos. Hacen su trabajo a escondidas, sin perseguir el reconocimiento de los demás, simplemente por el bien común.

Etiquetas