Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

A la luz el último Caravaggio

?Descubren después de cuatro siglos en una casa privada, la 'Maddalena'.

'Maddalena'
A la luz el último Caravaggio

El diario italiano 'La Repubblica' publicaba este jueves en primera página la reproducción de un cuadro de Caravaggio que nunca se había visto hasta ahora. Es la legendaria 'Maddalena', uno de los últimos lienzos que pintó el artista y que llevaba consigo cuando murió en 1610, fugitivo de la justicia, enfermo y exhausto, al desembarcar en una playa de Porto Ercole, cerca de Roma.

Se sabía que en la barca tenía tres telas. Dos 'San Giovanni' -uno se da por perdido, el otro está en la Galleria Borghese de la capital italiana- y una 'Maddalena in estasi' que llevaba cuatro siglos desaparecida, sólo se conocían copias. Ahora Mina Gregori, una de las máximas expertas mundiales de Caravaggio, la ha encontrado en casa de un coleccionista privado europeo, que ni sabía lo que tenía, y asegura "al cien por cien" que es el original. "Por fin, es ella", dijo al verla.

Es una noticia fabulosa llamada a convulsionar el mundo del arte. A la espera de la opinión de otros expertos lo cierto es que la atribución de Gregori, discípula del gran historiador Roberto Longhi y presidenta de su fundación en Florencia, no se basa sólo en su ojo clínico.

En la parte trasera del cuadro había una hoja con un texto de la época que confirmaría "de modo definitivo" la autoría de la obra. Dice así: "Madalena reversa di Caravaggio a Chiaia ivi da servare pel beneficio del Cardinale Borghese di Roma". Es decir, es un lienzo enviado a Chiaia, un barrio de Nápoles, para el cardenal Borghese, protector del artista. Encaja con la historia conocida del cuadro.

Cuando murió el pobre Michelangelo Merisi, alias Caravaggio, el nuncio vaticano en el Reino de Nápoles escribió una carta al cardenal Borghese para darle la noticia y contarle que el pintor llevaba en el barco tres cuadros, que identificaba. Esta misiva fue hallada en el Archivo Secreto del Vaticano en 1994. 

El barco siguió su ruta hasta Nápoles y entregó las pinturas a la marquesa Costanza Colonna, amiga del artista, que vivía precisamente en Chiaia. Se supone que ella debió de enviarlas al cardenal a Roma, pero a partir de aquí la historia se oscurece.

Sólo se sabía a ciencia cierta que uno de los óleos llegó al cardenal y es el que ahora se puede ver en la Galleria Borghese. 

La 'Maddalena' debió de estar algunos años en Nápoles y es entonces cuando algunos pintores hicieron copias de ella. Actualmente se conocen ocho. Algunos expertos han llegado a señalar una de ellas, la llamada 'Maddalena Klein', como el original de Caravaggio, tesis que ahora quedaría refutada, aunque habrá que verlo, porque las guerras de especialistas suelen ser enconadas.

El cuadro descubierto tiene otro indicio relevante que indica que en algún momento llegó por fin a Roma: un sello de cera de la aduana de la ciudad papal, un tipo de timbre usado sólo a finales del XVII. Entonces acabó en manos de una familia, donde ha estado colgado en salones de generación en generación. Hasta que alguien entendido intuyó la mano de Caravaggio y aconsejó a sus actuales descendientes consultar a un experto. Entonces llamaron a Mina Gregori.

Etiquetas