Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

Música

Salas y centros comerciales sustituyen al apagón de los macroconciertos en Zaragoza

Las actuaciones internacionales en grandes recintos como la Feria de Muestras se han cambiado por apuestas menos ambiciosas y diversificadas.

Concierto de Madonna (Archivo)
Concierto de Madonna en Zaragoza
HA

El panorama musical de Zaragoza ha cambiado mucho en los últimos años. De los macroconciertos en grandes recintos como la Romareda o la Feria de Muestras se ha pasado a la diversificación de la oferta en pequeñas salas de la ciudad.

Tras el 'boom' de la Expo 2008 vino la visita de Madonna en septiembre de 2009 y los conciertos masivos sufrieron un apagón. Bruce Springsteen paseó por la mente de muchos zaragozanos para este mes de mayo pero tal y como publicó HERALDO DE ARAGÓN tras arduas negociaciones se canceló porque los gastos logísticos no eran asumibles por las arcas municipales y los patrocinadores privados no aparecieron.

El próximo 13 de junio Alejandro Sanz presenta su último disco, 'La música no se toca', en el Príncipe Felipe. Mientras tanto, salas y bares más pequeños como 'La Casa del Loco', 'Sala López', 'La lata de bombillas', 'Arena Rock', etc., ofrecen una continua y variada oferta musical que anima las noches zaragozanas. Además, centros comerciales como Plaza aprovechan el tirón de las actuaciones gratuitas para atraer a los ciudadanos hasta sus establecimientos.

Crisis, abandono institucional y diversificación

Chema Fernández, de Antípodas Producciones, corrobora que el panorama ha cambiado totalmente: "Hay más conciertos pero de menor tamaño. Se han multiplicado en los últimos años y demuestran la vitalidad de la escena musical zaragozana".

Los motivos de este cambio no residen solo en la crisis y en el menor coste de un concierto en sala sino que, según Fernández, el público está mucho más diversificado. Además, las propias circunstancias hacen que "si tienes un negocio pruebas a ver si así marcas la diferencia con el vecino".

Este productor también reclama el abandono de las instituciones como clave para el cambio. "Hay ocasiones en que los grandes eventos no son solo para hacer caja en ese momento sino que generan una repercusión para toda la ciudad muy importante. Aragón -añade- tiene un enorme potencial turístico y podría ser mucho mayor pero se ha abandonado el apoyo a los festivales, que están en situación crítica, cuando son un gran atractivo turístico".

Grandes apuestas antes de la crisis

Desde los 90 la capital aragonesa ha recibido a grandes figuras del panorama internacional y nacional.

Por el estadio municipal de fútbol pasó Tina Turner en 1990, Michael Jackson en el 96 y Metallica en 2004. El Príncipe Felipe ha reunido a miles de personas con Ricky Martin en 1997, Depeche Mode un año después y Guns'n'Roses, que hicieron esperar más de media hora a los 5.000 asistentes.

La Feria de Muestras, por su parte, ha acogido a los 'grandes' éxitos pero también fracasos. Los Rolling Stones congregaron en 2003 a más de 40.000 espectadores, 15.000 disfrutaron de R.E.M en 2005 y, finalmente, en 2009 llegó el pinchazo de la diva rubia. Madonna no logró llenar el recinto y las pérdidas para la ciudad fueron sustanciales.

Un panorama difícil pero no imposible

Para Slick Trio, una banda que empieza a sonar con fuerza en la ciudad, el panorama aragonés está "difícil". "Cada vez hay más variedad, lo cual es bueno y malo al mismo tiempo. Antes puede que fuera más fácil decidir dónde ir a ver un concierto, pero ahora hay tantos en una sola noche que el público se dispersa o, directamente, se decanta por no ir. Hay que pensar una forma distinta de organizar las programaciones o de atraer a la gente", aseguran.

A pesar de todo, el pasado fin de semana lograron reunir a un público numeroso en 'La Casa del Loco'. Álvaro Aragües, guitarra y voz principal del grupo explica que fue "una gran noche, con un ambiente maravilloso y mucha implicación del público". Más de 200 personas llenaron la sala en la presentación de su primer EP algo que "cobrando entrada -añade el músico- es difícil de conseguir por una banda local".

Chema Fernández lleva 16 años programando para la sala y explica que el éxito de actuaciones como esta reside en un trabajo diario y el cuidado de los detalles. "Este año ha sido bastante agradecido, con grupos como Dover o Tako hemos llenado la sala. Los buenos resultados -cuenta- te animan a continuar no solo por llenar sino porque este trabajo te permite estar en contacto con toda la escena y el público aragonés y nacional".

Para los artistas, el tamaño no importa

Slick Trio, además de en diversas salas, ha actuado en recintos más grandes como la Sala Multiusos en la final del Popyrock 2011 y asegura que, en el caso de la música, el tamaño no importa. "Lo que más te importa es que el público te escuche y te vea bien, que esté cómodo y disfrute. Así que no depende de lo grande que sea la sala sino de cómo está acondicionada o del equipo que tiene para dar conciertos. Eso lo pueden tener tanto salas enormes como pequeños locales".

Para Fernández, que fue también el director de programación de la Expo, la diferencia de tamaño se basa en las sensaciones que se transmiten de artista a audiencia y viceversa. "En algo masivo -explica- hay más lejanía pero en una sala pequeña no hay escapatoria, el artista mira a los ojos de su público".

Centros comerciales como recintos alternativos

En Plaza Imperial llevan varios años organizando actuaciones y conciertos de manera gratuita. Una apuesta por atraer a los ciudadanos hasta sus establecimientos.

Guadalupe López, gerente del centro comercial asegura que los conciertos están funcionando muy bien. "Buscamos propuestas que respondan a los gustos de un público amplio y familiar como es el que visita el centro -explica- y eso se nota en la excelente respuesta que estamos encontrando. Tenemos la suerte de contar con un espacio cubierto, amplio y confortable apto para acoger cualquier tipo de actuación y cada sábado lo estamos llenando".

Según datos del centro un promedio de 1.800 espectadores disfrutan de sus actuaciones, "aunque en varias ocasiones se ha completado el aforo de 2.000 personas".

Han sido sede de la II Semana de la Música Aragonesa y por su escenario han pasado artistas como Guillermo Marín, Tachenko, Conchita, Pecker, Volador o Gisela, entre otros muchos. Aunque, sin duda, el mayor éxito fue el cosechado por 'Cantajuego', un espectáculo para los más pequeños que tuvo "un lleno absoluto" que hizo que se repitiera la actividad. Recientemente, también la actuación de Soraya fue de las más multitudinarias.

Los próximos fines de semana el centro comercial recibirá al famoso violinista Ara Malikian el 11 de mayo, a la cantante Tamara el 18 de mayo y el 25 a Álex Ubago.

Respecto a los beneficios de esta apuesta musical Guadalupe concreta: "El hecho de programar conciertos que puedan atraer a un público de forma masiva genera mayores afluencias aunque eso tampoco garantiza que las tiendas y restaurantes vayan a vender más". Sin embargo, añade: "La rentabilidad económica no es lo que nos mueve tal y como prueba el hecho de que todas las actividades son gratuitas. En este caso la rentabilidad no se mide en términos económicos, si conseguimos que nuestros visitantes vivan una experiencia distinta y que disfruten con nuestras propuestas, sí que es rentable".

Etiquetas