Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Cine

Un 'Amor' inolvidable

Michael Haneke explora, con precisión, desgarro y belleza, la relación de una pareja de octogenarios que une a dos leyendas del cine, Emmanuelle Riva y Jean-Louis Trintignant.

Antón Castro Actualizada 14/01/2013 a las 12:51
5 Comentarios
Fotograma del film

Michael Haneke es alemán, de Munich, donde nació en 1942, pero se considera un cineasta austriaco. Sus padres –Fritz, actor y director; Beatrix, actriz austriaca- se separaron pronto y se él se formó en Viena. Antes de ser cineasta, fue crítico de cine. En los años de su infancia y adolescencia tuvo una tía que puso fin a su vida y que inspiraría, muchos años después, su película ‘Amor’: una de esas piezas donde habla el silencio, el dolor, la enfermedad y el amor. Ese amor que da título a una película especial: dolorosa, casi insoportable en su minuciosidad, conmovedora en su ternura. Haneke tiene fama de director duro, incluso violento, capaz de abordar cualquier conflicto emocional de modo descarnado y a la vez con una lentitud estudiada. Intenta ser fiel a sí mismo, ser coherente, y su violencia tiene algo de violencia íntima e irritante que emerge de la conciencia. Entre otras películas firmó ‘Funny games’, ‘La pianista’ (con Isabelle Huppert, que trabaja en ‘Amor’) o ‘La cinta blanca’, con guión de Jean-Claude Carriére

‘Amor’ es un formidable poema visual. Todo está medido: el encuadre, que a veces parece registrar el friso de época de un apacible matrimonio parisino más o menos burgués, dedicado a la música; los objetos, los libros, los lienzos de paisajes que presentan el barrido del cielo, una amenaza de tormenta; la cocina, los sillones, las composiciones de Schubert (tocadas aquí por Alexandre Tharaut, que da vida a sí mismo), el juego de puertas, que tienen algo de escenografía vinculada a la día del tránsito: ‘Amor’ es, en el fondo y en la superficie, la preparación del camino del adiós. Es el abismo que llega de súbito, la irrupción del sufrimiento. Y hay también una ventana abierta: a ella se asoma el esposo, por ella entra una enigmática y suavísima paloma que, según los títulos de crédito, ha contado con un adiestrador.

Amor’ es una película sobre la relación de dos octogenarios, vinculados a la música. Ambos asisten a un concierto de un alumno de ella, Anne, que es Alexandre Tharaut. Y poco después, al volver a casa, sufre un infarto, que le dejará inmovilizada la parte derecha de su cuerpo, aunque, de entrada, no su buen humor. La situación se agrava paulatinamente, y Haneke, con sosiego pero con intensidad, con esa mirada escrutadora y precisa, va contando qué ocurre. Cuenta una compleja historia sobre la pérdida de autonomía, sobre la memoria que se vuelve borrosa; narra cómo ella, una espléndida Emmanuelle Riva, va perdiendo los asideros con la vida y no se adapta a la silla de ruedas ni a las lagunas del olvido y de la inmovilidad. Y, a la vez, ‘Amor’ desarrolla como él, Georges, Jean Louis Trintignant, se vuelve cómplice, se entrega hasta el límite, hasta la desesperación y quiere ser fiel a una promesa que marca la evolución de la película. Le cuenta historias, es bonito pensar que dos personas no acaban de conocerse y nunca lo saben todo del otro; le da de comer, la limpia, la mira con los acuosos ojos del enamorado que se da cuenta de que aún no se lo ha dicho todo a su amada. El dolor, la piedad y el amor se alían de una manera casi inefable, hermosa y brutal a la vez.

Haneke se ha enfrentado al adiós a la vida y a la abrupta vecindad de la muerte con lucidez, con un enorme talento, con su manejo habitual del tiempo, que a veces parece el tiempo de un sueño, y con un respeto increíble que va más allá de la verosimilitud. Suele definirse como un realista que indaga en el lado oscuro del ser humano. ‘Amor’ es una película inolvidable que explica otro de los problemas acuciantes de nuestro tiempo: la dependencia. La película es candidata, con absoluto merecimiento, a cinco Oscars. Si pueden verla en versión original, en los Aragonia, mejor. Suena el francés suave y preciso de un guión muy trabajado.


  • Uno del montón15/01/13 00:00
    Nos salimos a mitad de película porque no aguantábamos más. Es muy aburrida, demasiado lenta. Tanto plano fijo cansa. Y algunos diálogos lamentables (e.g cuando la hija después de estar hablando con el padre de frivolidades le pregunta que qué tal ha ido la operación de su madre, sin comentarios). Que conste que Haneke ya nos engañó con La Cinta Blanca, pero esta vez, con Amour nos hemos sentido realmente estafados. No quiero ofender a los que les haya gustado, sólo expresar otra opinión.
  • angela15/01/13 00:00
    Todavía no la he visto, pero es curioso que hasta ahora los comentarios de los hombres son de película aburrida y lenta y los de las mujeres de obra maestra y sensibilidad. Creo que como soy mujer la veré, pues seguramente nosotras captamos mejor este tipo de películas que son todo sentimiento, porque tenemos la sensibilidad a flor de piel y a algunos hombres les cuesta más sacarla, hay que excarvar un poquito, pero si se dejaran llevar lo disfrutarían igual que nosotras.
  • Javier Ropago14/01/13 00:00
    Mi opinión es que no merece la pena ir a verla. Esta pelicula es muy lenta y larga. Estabamos pocos en el cine, y los comentarios eran todos del mismo tipo. No gasten el dinero en esta pelicula.
  • angelines14/01/13 00:00
    Película extraordinaria que muestra con gran sensibilidad uno de los mayores problemas que hay en la sociedad actual. Muy humana y realista. Merece la pena verla y reflexionar sobre nuestro posible futuro.
  • Mireya14/01/13 00:00
    La vi anoche. Es una verdadera obra maestra. Bravo -otra vez- por Haneke, que no deja puntada sin hilo. Maravillosa.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo