Ocio y Cultura

Arte

La Lonja reúne 43 obras del Prado sobre el paisaje nórdico

Montañas, bosques, campiñas, ríos, mares, parajes cubiertos de nieve o canales helados, inmersos en una luz naturalista, son los temas principales de los cuadros.

'Rubens, Brueghel, Lorena. El paisaje nórdico en el Prado' es el título de la exposición que desde acoge la Lonja de Zaragoza, 43 obras de los más destacados maestros del género en las que pueden verse su particular forma de ver del evocador mundo del paisaje nórdico. 

Montañas, bosques, campiñas, ríos, mares, parajes cubiertos de nieve o canales helados, inmersos en una luz naturalista, son los temas principales de los cuadros de la exposición, organizada por el Museo del Prado, la Obra Social 'la Caixa' y el Ayuntamiento de Zaragoza.

Se trata de "una exposición de gran importancia, tanto por la extraordinaria calidad de las obras que la componen y la categoría de los maestros que las realizaron, como por la aproximación que plantea a las diferentes tipologías del paisaje que surgieron a lo largo del siglo XVII en Flandes y Holanda", explican los organizadores en un comunicado.

La muestra permite al visitante disfrutar de un recorrido por el evocador mundo del paisaje nórdico apreciando la maestría y fidelidad con la que los pintores representaron aquello que apreciaban en su entorno.

Durante la Edad Moderna, los italianos llamaron 'nórdicos' a los pintores de las tierras que estaban más allá de los Alpes y fundamentalmente a los de los Países Bajos, donde el paisaje pasó a convertirse en un género pictórico independiente y en pretexto para representar con fidelidad los elementos de la naturaleza.

Teresa Posada Kubissa, conservadora de Pintura Flamenca y Escuelas del Norte (hasta 1700), es la comisaria de la exposición, compuesta por 43 obras de los más destacados maestros del género, con obras tan representativas como 'Paisaje alpino' de Tobias Verhaecht; o 'La vida campesina', 'La Abundancia' y 'Los Cuatro Elementos' y 'Boda campestre', de Jan Brueghel el Viejo.

Las dos tipologías más características del paisaje nórdico -el paisaje de invierno y el paisaje de agua- están representadas con obras tan delicadas como 'El puerto de Amsterdam en invierno', de Hendrick Jacobsz Dubbels, o 'Paisaje con patinadores', de Joos de Momper el Joven; y por pinturas como 'Playa con pescadores' de Adam Willaerts y 'Embarcando en una playa', de Bonaventura Peeters.

Y, por último, está Rubens, el gran maestro flamenco, cuyos paisajes constituyen la parte más íntima y más personal de su producción, como el soberbio Atalanta y Meleagro cazando el jabalí de Caledonia, una de las obras cumbres del paisaje nórdico.

La exposición concluye con algunos de los paisajes encargados por el monarca español Felipe IV para decorar el palacio del Buen Retiro de Madrid a Claudio de Lorena, Jan Both y Herman van Swanevelt, los jóvenes pintores nórdicos que iniciaron en Roma el llamado "paisaje italianizante" que en Holanda contó con numerosos seguidores.

Etiquetas