Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Trece al sol de... Cristina Monge

"París me actualiza los valores revolucionarios"

Cristina Monge (Zaragoza, 1975) es politóloga, profesora de la Universidad de Zaragoza y ecologista. Dirige el área de Proyección Externa de la Fundación Ecología y Desarrollo.

Antón Castro. Zaragoza Actualizada 23/08/2012 a las 16:26
5 Comentarios
Cristina Monte en Duna de Pylat, en Arcachon (Landes).

1. ¿Qué hace una ecologista en verano?
-No morir en el intento. Es decir, sobrevivir a una ola de calor tras otra, aunque especialmente recalentada cuando todavía lees o escuchas a gente negando las evidencias del cambio climático.


2. ¿Dónde ha veraneado a lo largo de los años?
-Me gusta el nomadismo: un poco de playa, bastante montaña y recorridos para descubrir otros parajes. Cuanto más diferentes sean a lo cotidiano, mejor.

3. ¿Por qué?
-Para veranear soy de cualquier sitio donde se esté fresco. Para viajar –que es lo que suelo hacer en vacaciones-, paisajes y territorios exóticos. Me gusta descubrir las diferencias.

4. ¿Cuál ha sido el viaje de verano de su vida? ¿Y la ciudad?
-El viaje de mi vida siempre está por llegar. Y respecto a la ciudad, soy una clásica: desde que cumplí 19 años, voy a París, al menos, una vez al año. Esa ciudad tiene magia, me reconcilia con mi condición de occidental, y me actualiza los valores revolucionarios

5. ¿Cuál sería el menú de un día perfecto de verano?
Desayuno relajado sin madrugar en exceso: zumo de naranja recién exprimido, tostadas con pan tumaca y buen jamón, y un estupendo café con leche, tamaño francés. Botas de montaña y al monte. Bosque con sombra, un par de riachuelos y a media mañana chapuzón en aquella poza solitaria. Continuamos el paseo, llegamos al fondo del valle y es momento de ascender… Una pieza de fruta y para arriba. De repente, la cima: vistas espectaculares, un ibón de agua azul intenso y agradable compañía. Descenso –no sin algo de dificultad– con la adrenalina a tope, y cervecita para celebrarlo. Ducha y transformación: las botas por tacones, la crema solar por un rímmel negro intenso y los pantalones de montaña por vaqueros. Es hora de cenar y siempre que haya algo de verdura en la mesa, acompañada por un buen vino (blanco si es con pescado; tinto si es con carne), será un menú fantástico con el que amenizar el auténtico alimento: una conversación de esas que reviven el alma. Y tras el café, no puede faltar, para un día perfecto, un refrescante gin-tonic. Me ha preguntado por el día. Así que la noche no se la cuento…

6. Algo podríamos imaginar. El verano está asociado a la infancia y a la adolescencia, a los ritos de paso y al amor. ¿Cómo fue esa época?
-Recuerdo con cariño los veranos de la infancia y adolescencia, pero también el resto. De los primeros, lo normal: pueblo, playa, familia y, aunque quede pedante, a mitad de vacaciones, ganas ya de volver al cole. Unos años después, los veranos ya se hacían cortos…

7. ¿Cómo definiría o explicaría su relación con la naturaleza?
-Lo cierto es que la descubrí de verdad cuando ya era un poco mayor, probablemente empujada por la conciencia cívica y militante, pero inmediatamente me atrapó. A partir de entonces, y fruto del día a día, mi relación con ella es de un amor furtivo: para verla y disfrutarla tengo que escaparme de las obligaciones cotidianas, cosa que no puedo hacer siempre que quiero, pero cuando lo consigo lo disfruto enormemente.

8. ¿Qué actividades que no suele hacer el resto del año realiza en las vacaciones?
-Consigo sacar algo más de tiempo para disfrutar de mi peque, me permito el lujo de leer alguna novela y en el caso de este año, dedico las calurosas tardes de calles impracticables a darle un empujón a la tesis doctoral… ¡Que buena falta le hace!

9. ¿Qué libro, qué cuadro, qué museo, qué película, qué vindicaciones o qué canciones están asociados a un verano inolvidable?
-Es que veranos inolvidables tengo unos cuantos, así que los mezclaré: un libro de un verano de adolescente: ‘Siddharta’, de Herman Hesse. Un museo que descubrí en un verano de la primera juventud: el Centro Georges Pompidou… bien sûr… Una peli de todos los veranos: ‘Casablanca’ (con la excusa de verla en versión original…). Canciones: cualquiera en un concierto por la noche en un escenario natural. Lanuza es de mis favoritos. Y reivindicaciones todas. No hay tiempo que perder… Aunque le tengo especial cariño a unas movilizaciones antimilitaristas en plena feria de Málaga, cuando el servicio militar aún era obligatorio y la gente iba a la cárcel por defender sus ideas pacifistas. No está tan lejos.

10. ¿Cuál ha sido el gran personaje de sus veranos?
-De niña ‘Los Cinco’ y Chanquete. De menos niña, Asterix. De más mayor, Mafalda. Este año, De Guindos se lleva la palma. Y siempre, siempre, el tiempo. Todo para mí.

11. ¿En qué han cambiado los veranos con internet? ¿Y con la crisis?
-Internet es una herramienta que hay que saber utilizar. Si consigues aprender, no tiene porqué esclavizarte ni tenerte atado. Es cuestión de aprender a decir que “no”. Así que el verano tampoco ha cambiado tanto con internet. A lo sumo, como el resto del año, en que la comunicación es más accesible. Y con la crisis creo que está pasando algo curioso: más allá de que se gaste más o menos, lo cierto es que creo que todos estamos valorando más los momentos de ocio y disfrute. En primer lugar, porque no sabemos si volverán a repetirse, pero sobre todo, porque empezamos a verlos como algo “excepcional”, dándole así el valor que tienen las cosas que no son “normales”.

12. ¿Cómo resumiría en un ‘tuit’ el espíritu veraniego?
-Voy a preguntar en twitter…

13. ¿Cuál es la mejor, la más extraña o sorprendente anécdota veraniega vinculada a su profesión?
-Le cuento la última: el fin de semana pasado en Canfranc, ola de calor tremenda, rozando los 40º en uno de los sitios más frescos de Aragón, con sequía galopante, arroyos inexistentes, fuentes que algún día lo fueron. Los comentarios eran obvios “¿qué está pasando?”. “En la vida habíamos visto esto”. Y al día siguiente, portada de HERALDO: “El Gobierno de Aragón continuará con los trámites para ampliar la estación de Cerler por Castanesa”. ¿Extraña? ¿Sorprendente? No sé. Indescriptible.


  • Montesquieu24/08/12 00:00
    ¿Ser perroflauta es mérito para acceder a un puesto de docente en vuestra Universidad?
  • El sueño de la razon24/08/12 00:00
    Ya veis como esta la universidad , en manos de gente excentrica , extravagante , antipatriota y que ha perdido el sentido comun ,el sentido de la realidad , mas le valiera a la profesora veranear en Zaragoza , pasear por la plaza del Pilar , entrar a rezar a la Virgen y leer la frase de Goya escrita frente a la Lonja : " El sueño de la razon produce monstruos " , en este caso monstruos franceses .
  • Palafox24/08/12 00:00
    Se ve la politologa no ha visto el nombre de Saragosse en el Arco del Triunfo de Paris , o si lo ha visto no se le han revuelto las tripas , como se le revuelven a un buen aragones contra los invasores franceses . Tampoco sabe que en los años 60 , hace poco , los franceses mataron a 1 millon de argelinos en la guerra de la independencia de Argelia , mas la guerra de Indochina , las dos Guerras Mundiales a las que tanto contribuyò Francia , las guerra del opio junto a los ingleses en el siglo XIX para llenar a china de opio , los franceses invadieron Mexico en siglo XIX, a Argentina ,a media Africa .... Hace unos meses Francia bombardeo a Libia favoreciendo un golpe de estado , ahora esta colaborando en el Golpe de Estado en Siria y armando a mercenarios islamistas sunnitas anticristianos . La politiloga se debe referir a los conocidos valores imperialistas , colonialistas y criminales de los herederos del prenazi Napoleon ,
  • Agustina de Aragon23/08/12 00:00
    ¿ Paris , valores revolucionarios ????? ,se referira a " valores " vandalicos y criminales . Parece metira que una zaragozana no recuerde que los franceses con sus " valores " revolucionarios cometieron un genocidio en los Sitios de Zaragoza ,en los que mataron a 50.000 personas , y en toda España en la guerra de la Independencia en la que mataron a 500.000 personas de 12 millones de habitantes que habia .Si esta señora es profesora de la Universidad de Zaragoza , y apoya los " valores " de los genocidas , no me extraña que la Universidad egrese a tanto pobre mental desorientado .
  • Y que pasa, CO23/08/12 00:00
    Una politologa es una experta en politonos del movil


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo