Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

LITERATURA

Félix Romeo, el escritor libre, ya descansa para siempre en Torrero

La emoción, el dolor y las lágrimas protagonizaron el adiós multitudinario a un hombre ilustrado y generoso al que nada le era indiferente.

Juan Aguirre y Eva Amaral, entre los asistentes al sepelio
Félix Romeo, el escritor libre, ya descansa para siempre en Torrero
GUILLERMO MESTRE

A Félix Romeo Pescador (Zaragoza, 1968-2011) “nada le era indiferente”, dijo su amigo, el escritor y filósofo Ismael Grasa en un discurso emocionante en la capilla uno del cementerio de Torrero. Recordó quién era Félix, que fue enterrado ayer en un sepelio multitudinario, de varios centenares de personas: ese amigo de los niños que era capaz de gastarse de golpe mil pesetas, hace más de tres lustros, en cromos de fútbol para que un niño completase su álbum de la Liga.

Recordó las palabras de la ministra de Cultura Ángeles González Sinde que dijo que Félix Romeo había sido un hombre intergeneracional. Ismael precisó que el autor de 'Dibujos animados' había sido en Aragón el puente con los mayores, como José Antonio Labordeta, Javier Tomeo o Fernando Ferreró, y de los más jóvenes como Aloma Rodríguez, en cuya casa fallecía el pasado viernes, o Eva Puyó. Y ha sido el animador de las generaciones intermedias. Y a la vez era un hombre de la generosidad y del dinamismo cultural de la altura de los Miguel Labordeta, Julio Antonio Gómez o Sergio Algora.

El sacerdote, amigo de la familia Romeo Pescador, dijo que “Félix, que me dio algunos quebrantos hace años, era una buena persona. Y un gran amigo, y a los grandes amigos no se les dice adiós. Se les dice 'Hasta luego'. Hasta luego, Félix”. Su propio padre, que ha mostrado una entereza increíble durante estos tres días de pesadilla, digo las gracias a todos y dijo que tenía dos cosas muy claras: “Félix era bueno y tenía un gran corazón”, y mandó besos a la gente que llenaba la capilla uno; afuera quedaron muchos amigos. Quizá no supiera que Félix solía terminar muchos de sus correos con la frase “Quédate con mil besos”, como recuerda Picos Laguna, editora del suplemento 'Hoy Domingo' de HERALDO, del que era columnista.

Lina Vila, su compañera, estaba destrozaba: hoy era su cumpleaños y acababa de celebrar sus cuatro años de convivencia y amor con Félix Romeo Pescador, querido y elogiado en España y en diversos lugares del mundo como México y Argentina especialmente.

Etiquetas