Despliega el menú
Ocio y Cultura

LA RECOMENDACIÓN

Ismael Grasa: una filosofía de la libertad

El escritor oscense publica ?La flecha en el aire? (Debate), un diario sobre sus experiencias en el aula.

Ismael Grasa
Ismael Grasa: una filosofía de la libertad
JUAN CARLOS ARCOS

Ismael Grasa (Huesca, 1968) es, ante todo, un narrador que ha firmado novelas como ‘De Madrid al cielo’ (Anagrama. Premio Tigre Juan, 1994), ‘Brindis’ (Xordica, 2008) o los relatos ‘Trescientos días de sol’ (Xordica, Premio Ojo Crítico, 2007). Licenciado en Filosofía, dio clases en China y ejerció el periodismo en HERALDO, donde sigue colaborando. Escribió durante más de un lustro en la edición de Huesca: allí se reveló como un inteligente columnista.

Un día vio un anuncio donde se pedía un filósofo. Querían un profesor de filosofía. Se hizo con el puesto y empezó a desarrollar ese “saber radical que aspira a la totalidad”. Y, de la mano de Aristóteles más que de Platón, Ismael inició su trabajo: abrió un cuaderno, lo llenaba de notas y observaciones, que luego eran material de clase o el resultado de debates apasionados y acalorados con sus alumnos. Ahora, con esas maletas de profesor dialéctico que no da nada por sabido, Ismael Grasa ha publicado ‘La flecha en el aire. Diario de la clase de la filosofía’ (Debate). El título nace de una curiosa anécdota: en sus explicaciones, llena la pizarra de flechas y más flechas que parecen apuntar las direcciones del pensamiento.

Ismael defiende la libertad, la democracia, la lectura, y propone continuas discusiones, miradas sobre lo real (la vida pública, la política, la economía, el totalitarismo), viajes en compañía de los grandes filósofos o de escritores como Jorge Semprún: por ejemplo, explica el ‘mito de la caverna’ de Platón como el mito de la luz y la oscuridad, reflexiona sobre un aforismo de Nietzsche antes de ir a dormir, expresa su distanciamiento de Jean Paul Sartre o Schopenhauer, y les explica a los alumnos la vida, la sexualidad y la obra de Alain Turing, el precursor de la informática moderna. Recuerda que a la filosofía no le sientan bien las compañías del tipo ‘Filosofía y ciudadanía’.

‘La flecha en el aire’ es un libro de perlas cultivadas y de invitación a la reflexión, desde la serenidad y la ausencia de fanatismo: “El límite de la libertad es la libertad del otro, no las creencias del otro”, dice donde aborda la presencia de la religiosidad en la vida cotidiana. Matiza: “Lo que caracteriza al ser humano, a las personas, no es la naturaleza, sino su libertad. Antes que la distinción entre mujeres y hombres, heterosexuales y homosexuales, está la de buenas y malas personas, quienes están dispuestos a respetar la libertad de los demás y quienes no”. El libro tiene también un aroma narrativo: el profesor de filosofía conversa con el profesor de matemáticas o de ciencias y se ofrecen sus puntos de vista. Y, por otra parte, ‘La flecha en el aire’ es una defensa de la enseñanza, de la duda, del sentido común y de la atmósfera de convivencia y debate del aula. Al fin y al cabo, para Grasa “la filosofía es la historia de la libertad”.

‘La flecha en el aire’ (Debate). Ismael Grasa. Debate. Madrid, 2011. [Se presenta este viernes, 23, a las 20.00 en Librería Antígona, con el autor y el escritor y traductor Daniel Gascón.]

Etiquetas