Despliega el menú
Ocio y Cultura
Suscríbete

CIUDADES 3.0

Biella Nuei pone la banda sonora al proyecto 'Espejos de la memoria'

El grupo que lidera Luis Miguel Bajén graba con músicos catalanes y franceses el álbum 'Fraternité'. Huesca, Olot y Tournevuille participan en un proyecto europeo que apuesta por la acción cultural.

Luis Miguel Bajén, el alma de Biella Nuei.
Biella Nuei pone la banda sonora al proyecto 'Espejos de la memoria'
ARCHIVO PIRINEOS SUR

Biella Nuei y la ciudad de Huesca participaron en 2010 y parte de 2011 en un proyecto políglota titulado 'Espejos de la memoria / Miralls de la memoria / Miroirs de la mémorie', en la que se han integrado otras dos ciudades: Olot y Tournefeuille. Se ha publicado un libro-catálogo, con dos cedés, que recoge el nexo de unión de «tres territorios que ya compartían valores culturales. Estilos artísticos, pensamiento o lengua, que con un mismo orden, palabras similares, facilitaban el entendimiento y las relaciones entre sus habitantes, especialmente entre el catalán y el occitano», dice Ramón Lasaosa, que ha sido el comisario de una muestra que ha sido concebida para las tres ciudades y que abarca muchos campos. En la pasada primavera estuvo en Huesca; ahora se exhibe en Olot, hasta finales de agosto, y de diciembre a enero llegará a la ciudad francesa.

Esta propuesta multidisciplinar ha nacido al arrimo del proyecto Ciudades 3.0, que «busca el desarrollo de la ciudades socias mediante las acciones culturales». En el universo de las artes plásticas, se recogen pinturas (entre los aragoneses figuran Félix Lafuente y José Beulas); mapas; la sección 'Limes', que aborda lo que cuentan las calles; 'Faldes', que tendría mucho que ver con una intervención en el paisaje en relación con la idea del vestuario y las faldas que ha realizado Isabel Banal con «delantales, piedras y marcos digitales».

Marta Javierre es la autora de un vídeo, 'Lugares vividos', que cuenta con numerosos testimonios de los habitantes de las localidades. De algún modo, Javierre se hace eco de una sentencia: «La memoria es una parte fundamental de la construcción mental de la ciudad, asegura el presente del pasado». Erick Moncollin & Guillaume Bautista son los responsables del vídeo y las fotos iluminadas 'H. O. T. Paysages inconnus', que es un viaje a través de todo tipo de imágenes, muy especialmente callejeras, que resumen las formas de vida de los tres lugares. Toda esta iconografía se completa con un amplio conjunto de fotos de las tres poblaciones con materiales de Alvira Lizano, la Fototeca oscense o la Fundación Hospital de Benasque. En uno de los cedés se efectúa un viaje por la historia, y en lo que respecta a Huesca se habla de Sertorio, de la reconquista de la ciudad, de Lastanosa o de la Guerra Civil.

Este trabajo tan intenso se completa con el álbum 'Fraternité', que Ricardo Duerto define como un «un disco de quince canciones» y «la tónica (tònica, ton), la nota dominante de esta bella historia». 'Fraternité' también puede definirse como la banda sonora de esta muestra que ha confeccionado Biella Nuei y que apunta hacia el terreno de la utopía y el sueño.

Trasvase cultural

Ricardo Duerto recuerda algunos detalles: «En marzo de 2010 viajamos de Huesca a Tournefuille para preparar el terreno. En noviembre volvimos hasta allí para hacer la grabación con la Compagnie Cuanol. En enero de 2011 grabamos con Sol i Serena, músicos de la zona de Olot». Duerto añade que su cámara «acompañó a Luis Miguel Bajén en todos esos viajes que han trenzado el disco». Bajén estaba muy satisfecho con el trabajo: Biella Nuei había vivido una experiencia semejante con el grupo Azawan de Casablanca, con quien grabó un disco y dio un concierto de éxito en Pirineos Sur.

Bajén defiende siempre el trasvase de emociones y de sentimientos de la música, de las lenguas y de la cultura popular. Dice: «¿Podemos vivir con los demás, a pesar de nuestras diferencias, o levantamos muros que nos separen de la amenaza del otro? ¿Puede la música contribuir a la convivencia a crear una nueva sociedad basada en la fraternidad universal?». La del líder de Biella Nuei es una pregunta retórica: su trabajo, sus investigaciones y discos como este prueban que la música es un lenguaje universal de solidaridad.

Aquí se mezclan los estilos, las lenguas, las atmósferas, las tradiciones, alguna que otra melodía épica como 'La dama d'Arago'; se funden el humor, la alegría, la fiesta, y por fundir hasta se funde hasta el lirismo, la balada romántica o la composición intemporal como 'El cant dels ocells' («Pájaro de amor que cantas tu canción», se dice) o el himno 'Cant a la llibertat', de José Antonio Labordeta, interpretado aquí en catalán. Pone la piel de gallina. Toda una fiesta de la comunicación, de los músicos y de la convivencia en tres idiomas de tres ciudades hermanas.

Etiquetas